Enlaces accesibilidad

Datos

El número de divorcios se ha multiplicado por cinco desde 1982

  • La Ley de Divorcio se aprobó en 1981 y fue reformada en 2005
  • En su inicio el divorcio sólo se podía producir tras un año de separación
  • Quienes estaban en contra preveían una avalancha de divorcios que nunca se produjo

Por
 Divorcioneta
Divorcioneta ¿Te acuerdas?

El 7 de julio de 1981  las Cortes Generales aprueban la primera ley de divorcio desde la República. Cuarenta años antes la dictadura franquista convirtió España en un estado confesional y el matrimonio católico fue indisoluble. La nueva ley empezó a aplicarse en septiembre e inmediatamente, el día 7,  se produjo la primera sentencia  en Santander. El caso lo llevó el abogado Antonio Sarabia que asesoró a Julia Ibars y Vidal Gutiérrez, que fueron los primeros en poner fin a su unión.

La catástrofe social que auguraban quienes estaban en contra de la ley no se produjo. En los últimos meses de 1981 en que ya estuvo vigente se produjeron 9.483 divorcios. Y en todo el año siguiente 21.464. En los años siguientes la cifra continuó siguiendo. Pero el gran salto se produce en 2006 cuando se llega a la cifra récord de 126.952. El año anterior se había producido la reforma de la ley que eliminaba el requisito de estar separados un año antes de solicitar el divorcio

App iUrisfy

App iUrisfy ¿Te acuerdas?

A partir de entonces la cifra descendió hasta estabilizarse en los últimos años ligerante por debajo de los 100.000. Los divorcios hoy son más rápidos y más baratos, si hay mutuo acuerdo. Basta con formalizarlo ante notario sin necesidad de pasar por el juzgado. Hay despachos de abogados que ofrecen resolver los trámites a precios de los años 80, unos trescientos euros entre los dos cónyuges. E incluso aplicaciones informáticas que agilizan el convenio previo que puede resolverse en cuestión de minutos y abarata también los precios por debajo de los 400 euros.

Y para quienes carezcan de recursos el dinero tampoco debe ser un obstáculo. Se puede acudir a los abogados y procuradores de oficio para resolver ese problema de fin de la convivencia.