Enlaces accesibilidad

Las grasas saludables

  • A pesar de estar demonizada en dietas y demás, la grasa es necesaria para la vida
  • Solo tenemos que distinguir cuáles son las fuentes más saludables
  • Más consejos de nutrición y salud en nuestra web

Por
Las grasas

A pesar de que han sido denostadas durante años, las grasas son imprescindibles para que nuestro organismo funcione correctamente, además de uno de los pilares fundamentales de una dieta saludable. Afortunadamente, poco a poco se van haciendo un hueco en nuestro plato. Sin duda el matiz está en realizar un consumo adecuado y en aprender a identificar cuáles son las fuentes de grasas más saludables.

Para qué sirven las grasas

Antes de nada, debemos tener claro para qué nos sirven. Las grasas o lípidos son, junto a los hidratos de carbono y las proteínas, uno de los tres macronutrientes, (nutrientes esenciales) que necesita nuestro organismo para funcionar correctamente.

De hecho, cumplen múltiples funciones, por ejemplo la absorción de ciertas vitaminas liposolubles como la A, D, E y K. También ayudan a regular nuestras hormonas, aunque su papel principal es el de almacenar y producir energía. Son tan eficientes que mientras que los hidratos de carbono nos aportan unas 4 kilocalorías por gramo las grasas nos proporcionan 9 kilocalorías por gramo.

Grasas que debemos evitar

Dentro de las grasas de origen vegetal intenta mantener bien lejos las grasas que sean hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas. Son las llamadas, y temidas, grasas trans, y que son las que encontramos en cantidades abundantes en productos poco saludables como la margarina, la bollería industrial o en ciertos platos precocinados. También deberías evitar ciertos aceites vegetales poco recomendable como el de coco o el de palma y palmiste, muy ricos en ácidos grasos saturados.

Aunque la mayor parte de ácidos grasos saturados son de origen animal. Aunque eliminarlos por completo de nuestra dieta no es estrictamente necesario, sí es recomendable reducir su ingesta ya que están directamente relacionadas con la obesidad, aumentan los niveles de colesterol “malo”, etc.

Las grasas más saludables

Por el contrario, las grasas que nos interesa consumir porque son beneficiosas para la salud son las grasas insaturadas. Fundamentalmente las podemos obtener de fuentes vegetales como el aguacate, (por ejemplo en esta deliciosa receta de cheesecake de aguacate que nos enseñó a preparar Marta Verona). Y aquí tenemos que hacer un inciso: es muy interesante que intentes comprar frutas y vegetales cultivados lo más cerca posible de tu lugar de residencia ya que reducirás la contaminación por la menor distancia de transporte desde su origen hasta el punto de compra.

De igual forma están muy presentes en los frutos secos, (de cuyas propiedades ya os hablamos en este artículo); en semillas como las de girasol, chía, calabaza o sésamo; en los huevos... También las encontramos en pescados azules como el salmón, el atún o las sardinas.

Y, como no podía ser de otra manera, también encontramos grasas saludables en nuestro querido y sanísimo aceite de oliva (y por extensión, en las aceitunas, aunque mejor elegir preparaciones que utilicen la menor cantidad de sal posible, etc.)