Enlaces accesibilidad

El 'Imprescindibles' dedicado a Joaquín Sorolla, premiado en el Festival de Nueva York

|

Por
Imprescindibles - Joaquín Sorolla: "Los viajes de la luz" - presentación
 Cartel de 'Sorolla, los viajes de la luz', de 'Imprescindibles'

Cartel de 'Sorolla, los viajes de la luz', de 'Imprescindibles'/rtve

‘Sorolla: los viajes de la luz’, de Sonia Tercero Ramiro, emitido en el programa de La 2 ‘Imprescindibles’, ha recibido la medalla de bronce en la categoría de biografía.

Se trata de un documental centrado en la internacionalización de la obra del pintor valenciano y el encargo de su vida, ‘Visión de España’, para la Hispanic Society of América en Nueva York. 

En él, Blanca Pons Sorolla, biznieta del pintor, Antonio López y los historiadores Felipe Garín y Tomás Llorens, junto con el cineasta José Luis Alcaine, desvelan las claves de su pintura, su lenguaje y sus logros en el mercado del arte europeo y norteamericano.

El documental está coproducido por Time Zone y RTVE y fue rodado en localizaciones naturales y museos de en Nueva York, Alicante, Jávea, Denia, Valencia y Madrid.

Para todos los públicos Imprescindibles - Joaquín Sorolla: los viajes de la luz - ver ahora
Transcripción completa

Joaquín Sorolla fue el primer pintor español en alcanzar,

a principios del siglo XX reconocimiento y fama

en los Estados Unidos de América.

Su trabajo está presente en colecciones de arte

de todo el mundo.

Desarrolló un lenguaje propio marcado por la luz y las escenas

del mar Mediterráneo.

Fue capaz de mezclar colores con su pincel en el lienzo,

una técnica que todavía hoy maravilla a los pintores.

Todos los que hemos estado en la playa tenemos

en nuestro pensamiento ese ruido, la sensación de la brisa en tu piel

y esto, él en los lienzos, nos lo pone como recuerdo.

En el mercado del arte internacional es considerado un un artista

tan importante como Goya, Dalí, Picasso

o su propio maestro, Velázquez.

Yo me siento muy próximo a Sorolla, entiendo muy bien su actitud

ante la pintura, sus emociones con lo natural,

cómo las describe, con qué intensidad siente la luz.

Cómo...

Qué importante es para él, notas que es el principal motor.

Gozó y sufrió con su pintura durante más de 40 años,

en los que realizó 3000 cuadros y 4000 dibujos.

Su temprana orfandad determinó su lucha y el esfuerzo que realizó

para lograr el éxito, terminó con su vida.

Dedicó su vida a todo eso.

No ahorró esfuerzos.

A mí esa parte de Sorolla, me parece muy emocionante,

y está en su pintura.

(Música)

Aquí tenemos que poner dos. -Claro.

-Ahí van estos dos y otros dos pequeñitos.

-¿No la harías medio centímetro más pequeña?

-Absolutamente increíble.

El joven Sorolla, nacido en Valencia en 1863,

seducido por la pintura, ingresa

con 13 años en la escuela de artesanos

y un año después en la escuela de bellas artes de Valencia.

Comienza a presentar sus obras a concurso y con éxito,

la Diputación Provincial le becará en Roma,

donde vivirá durante cuatro años.

Él empieza a hacer una serie de cuadros

muy en la línea de la pintura valenciana del momento.

Los temas, a veces son los que le encargan,

ya se nota en ellos una fuerza expresiva

mayor que otros contemporáneos, por ejemplo los que hace

del Palleter declarando la guerra a los franceses,

o el que hace del padre Jofré atendiendo a los pobres chicos

que están siendo apedreados por otros.

Son cuadros de temas valencianos,

pero muy bien pintados. Y las academias que hace, también.

Este también, este es prácticamente de la misma época.

Es muy bonito el detalle ese del rojo,

para dar un poco, romper un poco la monotonía del blanco.

El pie muy bien tratado.

Pero él va evolucionando, diríamos hacia una pintura social,

muy característica, "Otra margarita",

"Y aún dicen que el pescado es caro".

Desde Italia viajará a París en 1885 para conocer de primera mano

la pintura de sus contemporáneos y las nuevas tendencias

del arte moderno internacional.

Sorolla percibe una división en los salones de París,

en la que la Société des Artistes Français,

representa a los artistas académicos y la recién creada

Société Nationale des Beaux Arts reunía a los artistas modernos

que será la nueva corriente en la que Sorolla se sitúe.

Hace visitas a todas las exposiciones,

hace visitas a los galeristas, a los marchantes.

Él quiere llegar a ser un pintor internacional.

Él sabe que es en París donde tiene que presentarse.

-Él es un hombre muy intuitivo que es capaz de comprender enseguida

por dónde va a un pintor. Muchos pintores tienen

esa capacidad. En cuanto ven un cuadro,

para un pintor es fácil identificar la manera de hacer,

y además les interesa probar esto y aquello.

Es una época en que explotan las grandes ciudades europeas.

La población está creciendo vertiginosamente.

Desarrollan unos modos de vida nuevos,

que son los característicos de la vida moderna.

Pintores atentos al mercado burgués, tienen una orientación naturalista,

quieren representar la vida de su tiempo.

Son modernos, buscan la belleza de lo efímero,

de la moda, de la pasión, de los sentimientos

y esa tendencia, tiene como santo patrono a Velázquez

y a Rembrandt, y a Franz Hals.

Esos son los tres grandes santos patronos de los naturalistas,

mientras que el santo patrono de los académicos es Rafael.

-Él utiliza todo lo que ve también de los impresionistas,

como es el uso del color, el momento, la instantaneidad,

pero él no pierde el dibujo.

Él está pensando con la ropa de su familia en cuadros

y no hay más que ver, o sea...

Todos los retratos que hace de su mujer,

en un montón de ocasiones él va persiguiendo a una señora

que ha visto maravillosamente bien vestida, hasta que se entera

quién es el modisto y entonces le pide que le mande un bodi

para que le hagan inmediatamente un traje con el que piensa,

ya se lo dice, hacerle un retrato.

(Música)

En un viaje al pueblo alicantino de Jesús Pobre,

donde vivía su cuñada, Sorolla empieza a oír hablar de Denia.

En el año 1896, se traslada a su costa para comenzar a trabajar

sobre el tratamiento artesanal de la pasa.

En una visita a Jávea, descubre la luminosidad

de sus costas y la transparencia del agua.

Desde ese momento, regresa siempre que puede, llegando al máximo

en la representación del color y el movimiento,

y donde descubrirá un nuevo camino para su pintura.

Cuando viene a Jávea, pinta con la luz que ve,

que es la luz del Mediterráneo, responde a esa necesidad naturalista

de pintar al aire libre con la luz real, con la luz de verdad,

que tienen las cosas cuando el pintor las pinta mirándolas.

-Él siempre estaba pintando con los ojos.

Supone una emoción continua, un sobresalto continuo,

y evidentemente, eso es muy difícil de aguantar durante muchos años.

No, en esos momentos no siente dolor, no siente frío, no siente calor,

el arrebato que le produce su deseo de pintar

le lleva a olvidarse de todo.

Cuando está pintando "Los contrabandistas" en Ibiza,

pintando entre piedras, que dices: "Se va a caer",

porque está haciendo un equilibrio completo.

Sí, se olvida.

-Pienso que la transparencia del agua en un vaso es muy fácil de pintar.

La transparencia del agua que él pinta, de un agua que se mueve,

en donde hay espuma, y hay un movimiento que deforma

la forma que hay en el interior, todo eso, a mí me parece verdaderamente...

Nadie lo ha hecho como él,

creo yo, ni lo ha intentado, tampoco.

Él tiene una facultad para representar el mundo físico

como, como...

Bueno, como nadie,

creo yo,

como nadie en ese lenguaje.

Lo mejor de Sorolla es la capacidad que tiene de pintar,

de pintar, de poner un verde, de poner un...

De hacer el movimiento del agua, todas esas cosas las realiza

con un instinto tan grande, desde el lenguaje de la pintura,

que acaba acercándose a la abstracción,

yo pienso que eso ha salvado a Sorolla,

cosa que no pasa con Sargent, y con otros pintores de ese momento.

-Los colores materiales que tiene disponibles varían según la época,

y al final, el pintor se acostumbra a usar unas determinadas tierras,

unos determinados carmines, unas determinadas...

Y construye su lenguaje, construye su paleta,

y esa paleta es parte de su personalidad pictórica,

Sorolla construye una paleta muy singular, muy peculiar,

muy fácil de distinguir, que todos los críticos de la época distinguen,

y la identifican con: "Ah, eso es el Mediterráneo.

Bueno, el Mediterráneo no, es Sorolla".

-Sorolla es un pintor con el que me siento muchas cosas en común:

su manera de pintar, su manera de ir a trabajar al tema,

que le picaban los mosquitos, que le picaba...

O sea, padecer y gozar del sol, y de los inconvenientes,

todo eso, a mí me lo acerca mucho.

Las dificultades de que se nublaba y no podía seguir,

de que estaba varios días que el tema no...

Había cambiado demasiado, y tuvo que dejar casi el trabajo,

intentando ver si empezaba nuevos trabajos con otra luz,

esa dependencia de la realidad,

que a mí me parece tan interesante en él,

esa búsqueda de lo que está ocurriendo, de captarlo.

Es como el que está en la guerra, el fotógrafo,

y trata de reflejar un poco todo lo que está ocurriendo,

y se adapta a las cosas, cuando se adapta, siempre se sale.

(Música)

-El retrato, que es uno de los grandes retratos,

de la pintura no solo española, sino de la pintura europea

de los últimos años del siglo XIX, el retrato de Sorolla con su familia,

son cuadros de fondos oscuros.

(Música)

-Yo no me podía imaginar que era un retratista, el mejor de su época.

Yo creo que no ya en España,

yo creo que en el mundo, en ese momento,

no hubo nadie que retratara como él retrató.

Nunca se habla de Sorolla como retratista,

pero es un continuador de Goya.

(Música)

(Música)

-Si hay movimiento... -Los cambios de humedad,

la vibración, indudablemente...

Y si el cuadro ya está un poco delicado, se paga un precio.

-Sí.

(Música)

A lo largo de la mañana, póngale un poquito de cola,

con suavidad, que va a reaccionar,

y luego, por la tarde, un papel. He visto que hay dos trocitos solo

que hay que estucar un poquito.

-Ella se va mañana, sale el avión a las 3.

-Da tiempo de sobra. -Lo que a ella le gustaría,

es estar presente. -Claro, claro.

Es una cosa que es común, no es que sea una circunstancia

de esta exposición, o del cuadro...

-Hoy lo consolidamos. -Esto también.

-Pero esos puntitos... Aquí, ese puntito...

-Exacto. -Eso es poner un minipunto

de estuco, y reintegrarlo con la pared,

yo creo que se puede hacer.

Si vas a estar aquí, lo vemos juntas.

(Música)

-Mi bisabuelo fundó una tienda de bellas artes en 1886,

y fue contemporáneo de Sorolla,

y le suministró durante años los materiales.

Hay tres cartas entre mi bisabuelo y Joaquín Sorolla,

la primera se la escribe estando Joaquín Sorolla en Zarautz,

probablemente pintando "Bajo el toldo", hay otra carta en 1912,

que también podría estar vinculada con alguno de los cuadros

que pintó para la Hispanic, en la que le explica

que tiene dos lienzos del 8 y del 10,

le envía unos colores blancos y violetas,

y le hace saber que tiene a su disposición cinco tubos más.

Quizás alguno de estos colores, ¿quién sabe?,

puede haber llegado a "El palmeral",

que creo que puede estar datado de esa fecha.

-Echaste allí, ¿no? -Varios.

-¿Me ayudáis? -Voy yo.

-Un travesaño, y lo ponían desde abajo.

-Sí, claro. -¿Prefieres?

-Sí, sí, sí.

-¿Prefieres que lo haga...? -Sí, sí.

-Él está yendo a la Malvarrosa,

ve a uno de los frailes del asilo de San Juan de Dios,

está en el mar con una serie de niños,

que son unos tullidos, unos cojos, otros mancos, unos ciegos,

pide permiso para pintarlos.

Y el cuadro de "Triste herencia" es un cuadro que no es nada alegre,

es un cuadro duro, con un mar tenebroso,

con un cielo muy denso, con un fraile que parece sacado

de un esquema zurbaranesco,

sin embargo, es un cuadro capital en su producción.

Primero, porque él tiene muchas dudas

de presentarlo a la Exposición de París,

él lo llamaba un título mucho más expresivo,

lo llamaba "Los hijos del placer", le convencen para que lo presente,

le modifica el título, lo llama "Triste herencia",

que es un título algo más suave.

No es un cuadro de luz y de sol, es un cuadro donde él refleja

un drama humano importante, que está vinculado al pensamiento

más defendido por la ciencia médica, que son las consecuencias patológicas

que tiene la prostitución, o las drogas.

(Música)

En el año 1900, Sorolla obtiene el Grand Prix

de la Exposición Universal de París.

Comienza ya a olvidarse de las obligaciones que imponen

la participación en los salones.

Un año después, en 1901, por primera vez recibe,

con el mismo cuadro, "Triste herencia",

el reconocimiento en España, donde es galardonado

con la medalla de honor del Premio Nacional de Pintura.

En la prensa se está diciendo, desde tiempo antes,

que injustamente no le han dado la medalla de honor.

Por primera vez el jurado fueron artistas, los que votaron.

Hombre, yo supongo que Sorolla era valenciano,

Madrid es Castilla...

y había sus tiranteces por unos los lados y por otros.

-Es curioso, porque Sorolla consigue

el reconocimiento internacional en su tiempo.

Es decir, mientras él vivió

era un pintor con un gran reconocimiento internacional

y el reconocimiento español

le viene como reflejo del reconocimiento internacional.

Mientras Sorolla triunfa a contracorriente

de la opinión de los intelectuales de su país,

Pío Baroja, Valle-Inclán y Unamuno, de la generación del 98,

mantienen fuertes críticas contra el concepto de España

que plasma en su pintura en favor de Zuloaga,

más próximo una España oscura, marcada por las tradiciones.

Juan Ramón Jiménez y Azorín destacan en Sorolla

una nueva visión de España, una España clara y luminosa.

Unamuno es... un excelente representante de esta tendencia,

Además es un intelectual realmente de una gran originalidad

y muy destacado, pero una gran parte de la cultura española del siglo XX

influida por ese conjunto antimoderno

y se desarrolla a final del 10 y comienzos del 20

exalta, de algún modo, la singularidad nacional

como un rechazo de la modernidad,

como un rechazo del materialismo,

y eso se asocia, en este caso, a una especie de contraposición

entre la austeridad castellana y la sensualidad valenciana

o de levante.

Entre el vigor del frío mar Cantábrico del norte

y la sensualidad del...

¿Cómo van a ser los valencianos si viven junto a un mar de aguas tibias?

-Esa...

inquina que le tienen algunos pintores españoles

a Sorolla indica algo, indica también celos, seguramente.

Le salva la burguesía, como tantas veces pasa,

como le pasó a Ingres.

Y los modernos se meten con él. En mi época era así.

-Él era un reformista que confía

en la modernidad y en la juventud de Alfonso XIII.

Él habla con elogio siempre de un rey joven, viajero, que sabe inglés,

que se mueve con soltura por los países europeos...

Yo creo que él bebe de la esencia, mucho,

de la institución libre de enseñanza.

Él retrata muchos de estos personajes de la institución libre de enseñanza

y tiene una mentalidad próxima a ellos,

tanto él como la familia de su mujer.

Este está dedicado a su suegro.

(LEE) "A mi querido protector don Antonio García.

Su afectísimo Sorolla".

Es muy bonito el...

la dedicatoria. A veces son muy reveladoras.

Y este de su mujer. Su mujer fue una gran...,

diríamos..., una gran musa inspiradora de Sorolla,

incluso en retratos. Hay muchos retratos de Clotilde.

Algunos bellísimos, bellísimos de ver.

Y de sus hijos y de...

Retrata mucho a su familia. Utiliza mucho a su familia como...

Y este de su hija, su hija María, es magnífico.

"María convaleciente"... María estaba delicada.

Una enfermedad... Tuberculosis.

Y hay bastantes cuadros de ella. Pero este es muy...

A mí este...

Este cuadro es de una modernidad de pincelada absoluta.

Tiene estos colores rosáceos tan característicos de Sorolla,

ese pincel largo, valiente, sin titubeos,

cómo resuelve la cara y lo demás lo deja absolutamente...

Y esto, que en realidad es una manera de compensar

la composición del cuadro, que no es nada

más que unos conjuntos verdes ahí, aparentemente,

simplemente para compensar la potencia de la cara de María.

Un cuadro espléndido.

-Él se va a vivir a un chalé con un jardín, evidentemente,

porque le gusta el aire libre, quiere pintar al aire libre,

pero también porque su mujer se muere metida en un estudio.

Clotilde necesitaba, como él, el jardín, la flor, el naranjo...

O sea, esa vida al aire libre.

Es ese hogar que él no pudo tener con sus padres

en el que está la familia reunida y que tiene en estudio al lado

y sabe que por esa ventana, que entonces no había un cristal,

puede darle una voz y bajar inmediatamente Clotilde

que está, mientras, cosiendo o está cosiendo con él.

(Música)

Le influyó mucho que él fue huérfano.

Él se quedó huérfano siendo muy pequeño,

con una hermana nada más..., en una epidemia de cólera.

Y él deseó siempre dar a los suyos lo que él no había tenido.

Era esa familia.

Y aunque él fue recogido y querido por unos tíos,

pero siempre les consideró como lo que eran, sus tíos,

a los que quería y con los que siguió ayudando

y colaborando el resto de su vida, pero su padre y su madre...

los echaba en falta continuamente.

(Música)

Los retratos a Clotilde son un amor completo.

Igual que lo son a sus hijas.

Y él se enamora siendo un crío de Clotilde.

Yo creo que, además, ese amor se acrecienta

con ese enorme agradecimiento también que tenía por su padre,

por Antonio García, su agradecimiento porque realmente había sido

la persona que le había encauzado.

Antonio García es considerado uno de los mejores fotógrafos

de la burguesía valenciana.

Sorolla trabaja durante su juventud en el taller de su suegro

coloreando fotografías en blanco y negro.

La fotografía se integrará de manera determinante en su vida

y dará modernidad a su obra,

incluyendo el ángulo fotográfico en la composición de sus cuadros

y el movimiento, una de las nuevas tendencias

de las vanguardias surgidas en el cambio de siglo.

Hay muchísimos encuadres, muchísimas composiciones,

que no hubieran sido posibles si no hubiera existido la fotografía.

Pero así como Degas

hace de ese enfoque fotográfico una preocupación teórica central,

para Sorolla la aproximación a la fotografía

es espontánea, es natural.

(Música)

Lo fenomenal de Sorolla, en sus figuras,

sobre todo en la playa y tal, es el movimiento que tiene.

La captación del movimiento.

Parecen absolutamente fotografías pero de 50 años más tarde.

Da mucho aire por debajo del cuadro.

Los cielos de Valencia son cielos que, generalmente, en verano

no tiene ninguna corporeidad... Entre la calima y tal

son cielos muy unidos. Se nota el espesor del aire pero no existe nada.

Se ve que está cortado el horizonte. No se ve el horizonte.

O se ve nada, una rajita de horizonte.

No se ve otra cosa.

El punto de vista siempre es un poco alto,

pero para tener el fondo del mar y de las olas y la arena

en primer término en el cuadro.

Si es verdad que hay un componente, de alguna manera fotográfico,

es un componente de excelencia.

Quiero decir, que ojalá la fotografía fuese así.

-Ahí la tela es fundamental.

La brisa leve en los vestidos de gasa

o en las gasas de los sombreros en las damas.

Las maravillosas velas de las barcas valencianas

que se hinchan con el viento... Realmente son espectaculares.

(Música)

En 1906 se plantea hacer su primera exposición individual en París.

Presenta 400 obras que cubrirán todas las paredes

de la galería Georges Petit,

promotor de grandes artistas franceses,

donde incluye "Sol de la tarde" y "Verano",

precedidas un año antes por el mismo éxito

que recibe por el conjunto de su obra.

Nunca nadie había cubierto con todas sus obras

todas las galerías de este lugar tan importante en París.

Camille Mauclair decía:

"Esto no es impresionismo pero, realmente, es impresionante".

Y el mismo Monet dijo que no había visto plasmar a nadie

con esa veracidad la luz como lo hacía Sorolla.

-La obra de Sorolla en cierto sentido cambiaba con "Sol de la tarde"

porque fue el primer cuadro en que pensaba que había captado

el efecto que quería de la luz en el agua y todo eso

y su estilo cambió desde ese momento

y las obras hoy en día más populares de Sorolla

son a partir de "Sol de la tarde".

La repercusión obtenida en París

dará pie a sucesivas presentaciones internacionales.

En 1908 inaugura en las galerías Grafton, en Londres,

donde acuden coleccionistas americanos,

entre ellos el hispanista Archer Milton Huntington

que le propone exhibir en Nueva York un año más tarde

junto con el pintor Zuloaga en la Hispanic Society

las dos visiones contrapuestas de España.

(Música)

Cuando llegó a Nueva York, llegó con su esposa, con Clotilde

y con sus dos hijos, con Joaquín y María,

y creo que llegaron un domingo al atardecer o así

y los fue a recibir William Starkweather,

que era un artista americano

que había estudiado con Sorolla en España

y poco más tarde llegó Huntington... a conocerse, realmente,

porque se conocían a través de cartas.

Con esa pasión y ese entusiasmo que caracteriza a Sorolla

esa misma tarde quiso ir a ver el museo, las salas, cómo era todo.

Él ya había mandado sus obras, que eran 320 y tantas,

y, efectivamente, vinieron, y estuvieron trabajando hasta tarde.

(Música)

Archer Milton Huntington heredó una cantidad inmensa de dinero.

Con este dinero fundó 12 instituciones, tres en España,

por ejemplo Casa Museo El Greco en Toledo,

y sobre todo fundó la Hispanic Society de Nueva York.

La Hispanic Society es una sociedad

dedicada a la cultura ibérica y la cultura hispánica internacional.

-Empezaron ya con el montaje esa misma noche.

Desde el primer momento la relación con Huntington fue buenísima.

Esa misma noche Huntington escribe en su diario

que le ha encantado Sorolla,

que les ha tratado de matar trabajando hasta tardísimo,

pero que le gustaba mucho su forma de ser

porque él era también un gran trabajador.

(Inglés)

Zuloaga tenía mucho miedo de viajar en barco

y no se atrevió a venir.

Entonces, Huntington al final decidió

que se iba a hacer una exposición primero y luego la otra.

A principios de febrero se inauguró la exposición.

Huntington envió muchísimas invitaciones

a los personajes más importantes de la sociedad americana,

a los banqueros, a los abogados, a los grandes millonarios,

coleccionistas de arte, etcétera.

No se hizo ningún tipo de publicidad en periódicos ni en ningún sitio.

Simplemente se mandaron estas invitaciones, vino la gente,

pero lo que realmente corrió la voz

fue el boca a boca, o el boca a oreja, como se dice,

de la agente que empezó a venir

y quedó realmente entusiasmada con la obra de Sorolla.

-En un mes escaso de visitas a la exposición

la visitaron 170 000 personas.

Eso es algo que hoy en día sería imposible.

-Fue, realmente, lo que se consideraría ahora un blockbuster.

Había colas para entrar.

Se vendieron y se agotaron todos los catálogos.

Fue un acontecimiento en el arte neoyorquino de ese momento

y, para un pintor español, pues imagínate.

No hay ningún otro pintor español, hasta Picasso, muchos años después,

que haya tenido un reconocimiento como el de Sorolla en ese momento.

(Música)

Antes de venir a esta exposición estuve en Madrid

y visité el Museo Sorolla.

Sorolla siempre fue de gran inspiración como pintor,

de ver la magia con la que la pincelada...

genera formas, luces, que solo él puede hacer.

La frescura, el color, la luz, la transparencia, el agua...

casi casi la estás escuchando.

(Música)

Los americanos tenían más esa idea romántica

de España como un país de un pasado medieval, árabe, etc.,

como un país atrasado, como un país,

digamos, anclado en el pasado,

un país oscuro, la leyenda negra seguía pesando

en las opiniones de la gente y, entonces, la obra de Sorolla

fue como un estallido de luz y de color

que les hizo ver España de otra manera.

-Empezó todo un tipo de carrera

entre estos importantes creacionistas,

tanto neoyorquinos como bostonianos, como "floridacianos" y de Chicago

también, tenemos que tener obras maestras españolas

dentro de nuestras colecciones personales

y finalmente en los museos también entraban en este juego.

-Esta amistad pasó a artistas en escenas.

Estaban mirando el mundo con los mismos ojos muchas veces.

Huntington ayudó a Sorolla a difundir su obra

en el resto de Estados Unidos

con más exposiciones en Boston y Búfalo en 1909

y Chicago y San Luis en 1911.

El artista vendió más de 350 obras durante sus dos visitas

y pintó por encargo hasta 54 retratos

de la alta sociedad americana, incluyendo al presidente Taft.

Ese mismo año, después de la segunda exposición en Estados Unidos,

estuvieron juntos en París

donde Huntington le encarga a Sorolla la obra de su vida:

"Visión de España".

Tenemos aquí los bocetos en "wash"

que preparó Sorolla en "Visión de España",

las pinturas murales,

que eran hoy en día más de 120 m

de bocetos en acuarela.

"Wash" es un medio de acuarela.

Y, originalmente, él pintó, probablemente, 200 o 300 m

de este papel marrón, que era papel de carniceros.

Hay pedazos de papel pegados como "papier collé".

Aquí es la imagen

de una mujer maragata

que puso encima.

El expresionismo es una interacción de...

Mira, es casi como Picasso pintado "Las damas de Avignon".

Está pegado encima de este que está pegado encima de este.

Y todo es como pintura de acción, como si fueran los 60 en Nueva York.

Este, digo yo, Sorolla expresionista.

Sorolla pintando por sí mismo y no para exponer formalmente.

Era un proceso continuo de creatividad por parte del artista.

Esto es una pequeña parte del inmenso proceso de creatividad.

-Estoy haciendo unas prácticas

en el departamento de educación en el Hispanic Society.

Para mí es muy especial tener la colección más importante

de obras de Sorolla fuera de España junto con obras de Velázquez,

El Greco, Goya... Aquí, en un museo en Nueva York.

-Al principio Huntington quería una serie de cuadros históricos

con las grandes etapas en la historia española

desde la época romana hasta Colón y Sorolla rechazó la idea

y le dijo que no era pintor de cuadros históricos.

Y después de unos días de discusión y debate en París

es pactada esta serie de cuadros

sobre las escenas de la vida española,

pero en el sentido más tradicional de la palabra.

-En la primera mitad del siglo XIX, por lo menos en Estados Unidos,

estaba de moda recrear en un sitio

un ambiente con cuadros enormes,

una panorámica redonda...

Fue un tipo de entretenimiento público.

En cierto sentido es un tipo de precursor del cine.

La gente pagaba dinero para visitar, para pasar tiempo

o para tener la sensación de estar en otro ambiente.

Lo que hizo Sorolla es de esa tradición de panoramas

que recrean un ambiente y, en el momento, Sorolla

estaba captando la España de las provincias

que empezaba a desaparecer.

Hoy en día es recrear un ambiente de España de hace más de un siglo.

-La carrera de Sorolla, y la invención del "cinema"

son absolutamente iguales. Los mismos años.

Empezó a pintar en los 80,

empezaron a inventar el "cinema"en los 80.

Todo esto tiene un sentido de "cinema" muy dramático

para captar al público.

-Él quiere hacer todo un recorrido en los 70 m.

Entonces, él hace un gran cuadro central

de frente a la entrada, que es el de Castilla,

que son 12 m que tiene que hacer en varios fragmentos

porque son demasiado grandes, pero se da cuenta de que es imposible.

Él necesita fragmentar.

Fragmentar categóricamente con unas separaciones de marcos

y crea dos cuadros medianos para los centros de los dos laterales,

cuatro cuadros para las partes ochavadas de la sala

y luego una más grande pero no tan grande como el de Castilla

que es el de Andalucía de los toros.

Es exactamente la medida del "Gernika",

7 metros y pico por 3,55.

Dice: "Miedo me da enfrentarme a esta superficie blanca de más de 20 m².

Él tiene que instalarle el bastidor donde él quiere,

el bastidor con el lienzo que tiene un tamaño de 3,5 m

que hay que sostenerlo, que el viento no pueda con él.

Es como una vela.

Luego, si llueve, hay que saberlo cubrir.

Para pintar las partes altas

tiene que subir permanentemente a una escalerita,

que subirá 500 veces para pintar un cuadro.

Sube, baja, baja, sube. Eso es un esfuerzo...

Él va con muy poco... como muy poco ayudante.

-Él pintó todo. Como Michelangelo en la "Capilla Sixtina".

No había ninguna intervención de un estudiante ni nada.

Son cuadros largos. Tiene que no parecer muy cerca.

Tiene que pintar a una distancia.

El esfuerzo físico era mucho.

Esta obra hizo muchas dificultades logísticas.

Fíjate, no había carreteras, no había autopistas.

Era cuestión de mulas... y carro con bueyes.

-Hoy sería pesado, pero hace 100 años era mucho peor.

-Él lo pasa mal.

No sabe si no se ha metido en una situación difícil

que, a lo mejor, le va a quitar muchísimo tiempo

y le va a dificultar hacer su pintura.

Y él trata de hacer su pintura,

pero no hace su pintura en todos los paneles.

-Por el tamaño de los cuadros

no se permitía tanta libertad de expresión.

En el progreso a través de los ocho años que estuvo haciendo los cuadros

hay una evolución notable de su técnica en gran formato,

por lo menos, y el último cuadro, que es de Ayamonte,

se puede notar en realidad en escala grande,

la misma técnica que utilizaba en sus cuadros más pequeños.

Pero con enormes pinceladas.

-Y es el color que domina.

Y por eso llevaron estos cuadros

largos años de no haberse apreciado,

porque en blanco y negro, en fotografía en blanco y negro,

es mucho menos posible apreciarlos.

Es el color el que asombra.

(Música)

La restauración fue, la verdad, es que complicada,

porque son grandes formatos. Y gracias a ello las obras

no han estado tocadas, prácticamente, porque esos formatos,

si no es muchísima gente, no los pueden manejar.

Con lo cual, dentro de lo que cabe,

estaban bastante bien de conservación.

Salvo suciedad ambiental de casi 100 años.

Tenía parafina, parafina aplicada a modo de consolidación

en otras épocas. Quitamos la parafina,

limpiamos y vimos que la pintura nada que ver

con lo que estaba acostumbrado a la gente a ver. Era otro mundo.

Era la luz. La luz completamente.

(Música)

El cuadro maravilloso de "La bata rosa",

esa está pintada en el 16, 17 o 18, por ahí, esa fecha. Creo.

Si no recuerdo mal.

Y es un cuadro asombroso por cómo es la luz

y cómo están los personajes, la intimidad que dan esos personajes

y la humanidad que dan esa pareja de personajes.

Y es todo lo contrario de los cuadros de Hispanic Society

que está pintando al mismo tiempo. Esto es asombroso.

A mí me deja, verdaderamente, sorprendido.

-Sorolla sabía mejor que ellos qué tenía que hacer.

Pero es curioso que lo hizo a contrapelo todo

de lo que estaba pasando en el mundo del arte, en el mundo de la pintura.

No absorbe nada del cubismo,

y no absorbe nada de la pintura metafísica.

Aguanta y pasa como si todo eso no estuviera a su lado.

Y a mí eso me parece que no lo pueden hacer... no lo consiguen todos.

Porque no creo que lo haga por comodidad,

sino que lo hace porque piensa que su destino

es trabajar como él trabaja.

-Él no necesita, ni económica ni socialmente,

la serie para pasar al futuro.

Es decir, él, cuando le encargan la serie,

ya es un pintor famoso.

-Desvió su carrera un poco, en términos estéticos.

En 1911 había llegado a un punto

muy avanzado estéticamente hacia el modernismo.

Era una lucha estética, psicológica, espiritual.

Mantener una visión,

para un artista de integridad,

no es un juego, es una lucha existencialista.

(Música)

Habían pasado varios años de no verse

por cuestiones de la Primera Guerra Mundial.

Huntington le visitó

el primero de enero de 19, creo,

en Madrid y Sorolla estaba a punto de terminar

y Huntington vio los cuadros, le gustó mucho,

comentó en su diario

que Sorolla había hecho exactamente lo que quería.

Sí. Pero...

tenía miedo de la situación de la salud de Sorolla

porque en los cuatro o cinco años de ausencia de poder ver a Sorolla

había cambiado bastante.

Sorolla termina su último lienzo de "Visión de España"

el 27 de junio de 1919.

En 1920, como consecuencia del exceso de trabajo

realizado en los últimos ocho años, entre los murales de la Hispanic,

diferentes encargos y su propia obra,

sufrió un derrame cerebral pintando en el jardín de su casa.

La situación complicada se produjo en los tres años que Sorolla

dejó de poder pintar. Estuvo inhábil.

Entonces, esa entrega no se puede hacer

porque Sorolla no puede ir,

no puede firmar, no puede llevar sus cuadros.

Los abogados de Huntington están pidiendo a Clotilde

que se le inhabilite para que puedan enviarle el dinero

y cumplir con el contrato y Clotilde dice que no,

que cómo le van a inhabilitar.

Entonces, pasan esos años y es cuando muere.

Las obras se llevan en el año 22.

Tras la muerte de Sorolla en 1923

se mantiene el concepto antinaturalista del arte

promovido por la generación del 98

que borra al pintor de la escena artística en España.

El mercado del arte internacional se traslada de París a Nueva York

después de la Primera Guerra Mundial

en el que irrumpen con gran fuerza en 1913

las nuevas vanguardias europeas

con la primera exposición de los surrealistas.

"Visión de España" se inaugura en la Hispanic Society of America

en 1926 sin la presencia de Sorolla y cuando el gusto artístico

ha cambiado influido por un lenguaje más moderno.

Los historiadores del arte internacional construyen

un nuevo origen de la modernidad donde queda borrado el naturalismo.

Yo estuve influido por esos tópicos allá en los años 50 o 60.

Sorollesco me parecía una palabra horrible.

Me parecía un insulto casi. Yo era... Tenía 20 años.

(Música)

Son los pintores los primeros que empiezan

a recuperar a Sorolla en España hacia mediados de los 70.

Fueron mi mujer, que era pintora, Ana Peters,

Solbes y Valdés y Toledo del equipo Crónica

y otros pintores valencianos de ese momento que dijeron

que era un pintor fantástico, que había que mirar los cuadros.

Eso fue lo que trajo una inflexión en la fortuna crítica de Sorolla.

Seis ciudades de España albergaron por primera vez

a lo largo del año 2009 una exposición retrospectiva de Sorolla

en la que los 14 paneles de "Visión de España"

pudieron ser apreciados por el público

superando el millón de visitantes.

De nuevo el trabajo del artista volvió a lucir su esplendor

y recuperar su reconocimiento.

Hoy en día hay más visitantes

que vienen a la Hispanic Society

para ver la obra de Sorolla que cualquier otra cosa.

Y estamos hablando entre obras maestras

como "La duquesa de Alba" de Goya o cuadros de Velázquez.

-Los grandes artistas, grandes grandes pintores,

al final conectan con la gente que tiene menos prejuicios

porque, si hay ocasión de ver su pintura, eso acaba imponiéndose.

Acaba imponiéndose a todo el mundo.

Sorolla ha sido siempre un pintor muy popular.

(Música)

Me siento muy unido, muy unido ahora.

Ahora lo entiendo mucho mejor que de joven.

Porque sé más de pintura.

Y veo todo lo difícil que es llegar ahí.

Ha estado bien que haya habido esta rectificación a favor de la pintura.

Ha habido una resurrección por lo muy bueno que contiene su pintura.

Y ahí se va a instalar. Ahí se ha quedado ya Sorolla.

-Siempre estaba pensando en la posibilidad de, algún día,

irse a vivir a Valencia, a la playa,

se plantean ese revivir una escuela...

al aire libre, en el mar, con la luz.

-Era una persona absolutamente dedicada al arte.

Era su vida, su ánimo, su corazón

y abrazó felizmente la batalla.

(Música)

(Música créditos)

Imprescindibles - Joaquín Sorolla: los viajes de la luz