Anterior La cantante Amaral, es la invitada de 'Órbita Laika' Siguiente OT 2017 ya tiene fecha de estreno: el próximo lunes 23 de octubre en La 1 Arriba Ir arriba
Dentro del Melodifestivalen: el programa de música que paraliza Suecia

Dentro del Melodifestivalen: el programa de música que paraliza Suecia

  • Nos vamos a Estocolmo a comprobar cómo vive Suecia el Melfest

  • Casi la mitad de la población del país sigue la final de este programa musical

  • La industria discográfica sueca ha encontrado una mina de oro en el formato

  • El milagro de la música sueca: ¿Por qué los suecos son tan buenos haciendo música? 

|

"Es La fiesta del pueblo sueco". "Es una psicosis de un mes". "Es algo muy grande en Suecia". Son solo algunas de las frases con las que los suecos definen el Melodifestivalen , el programa de televisión de mayor audiencia del país.

Y no, el Melodifestivalen no es ni un programa de telerrealidad ni la final de una competición deportiva. Es un programa de música de una altísima calidad técnica y visual en el que casi una treintena de artistas interpretan canciones propias y aspiran a convertirse en el próximo representante del país en el Festival de Eurovisión

"Pero ir a Eurovisión es solo un bonus. El solo hecho de estar en el Melodifestivalen ya es algo muy grande para la carrera de cualquier artista en Suecia", dice Robin Bengtsson, ganador de la última edición del certamen sueco. El año pasado participó por primera vez en el concurso, y gracias a ello pudo dejar su trabajo de 9 a 5 en una oficina y dedicarse de manera profesional a la música.

El Melodifestivalen, también llamado Melfest o Mello, ha celebrado este año su 54ª edición, pero el formato ha empezado a ser una revolución solo en la última década. Los más mitómanos lo conocerán porque fue el programa de televisión que dió a conocer a ABBA, meses antes de su éxito mundial con "Waterloo".

"El Melodifestivalen fue igual desde 1967 hasta 2001, se celebraba en una tarde y solo con 10 concursantes. Pero hace unos años la gente había perdido todo el interés, estaba pasado de moda. Así que decidimos hacer algo nuevo y llevar el formato de gira por el país durante seis semanas. Y los últimos 16 años ha ido creciendo y creciendo sin parar", explica Christer Björkman, productor ejecutivo del programa y uno de los responsables del lavado de imagen del formato.

Casi la mitad del país se queda en casa viendo el Melfest

En la actualidad el Melodifestivalen se compone de seis entregas: cuatro semifinales, una repesca y la gran final, todas ellas celebradas durante seis semanas consecutivas en distintas ciudades del país.

La final, celebrada el pasado 11 de marzo en el Friends Arena de Solna (Estocolmo) contó con más de 30.000 espectadores en el estadio y más de 3,8 millones de telespectadores. Una cifra envidiable teniendo en cuenta que el país apenas tiene 9,5 millones de habitantes.

"Es el mejor lugar para promocionar a tus artistas"

Una de las claves del éxito del Melodifestivalen es su vocación de programa para toda la familia, basado en un repertorio musical con distintos géneros musicales y candidatos de todas las edades. Solo este año el rango de edades ha ido desde los 18 de Lisa Ajax a los 88 de Owe Thörnqvist. Además, siempre se garantiza que haya un mínimo de dos canciones en sueco por programa. 

Pero también ha sido clave la apuesta del formato por modernizarse musicalmente. De hecho, en los últimos años las 12 canciones finalistas están en lo más escuchado de Spotify y lo más vendido en las listas de éxito.

“Este es el primer año que participamos en el Melodifestivalen. Nos sentíamos preparados porque ahora el rango musical del programa es más amplio, ya no son se compone solo de las típicas canciones Schlager, hay más música moderna y mejores canciones. Al final es un gran foro para introducir a nuestros artistas en el mercado y multiplicar las reproducciones en Spotify", explican Olivia Hessel y Therese Hädinggår, de la discográfica sueca Ten Music Group, responsables del éxito de algunos de los artistas suecos más internacionales de los últimos años, como Zara LarssonElliphant o Icona Pop.

Una tradición familiar

El Melodifestivalen es toda una tradición en Suecia. Las familias y amigos se reúnen en casas, bares y restaurantes para no perderse el programa y votar por sus favoritos. Solo durante la final del 11 de marzo, la televisión organizadora, la SVT, recibió más de 13 millones de votos, por lo que los suecos se lo toman muy en serio.

"Es muy tipico que se reúnan familias enteras con carteles apoyando a sus artistas y aplaudan y voten por sus favoritos", explica Hasse Andersson, cantante y presentador del Melfest 2017. "Y luego el lunes en el trabajo todo el mundo habla de ello, en plan '¿Viste a este cantante? ¡Era genial!' Y el de al lado te contesta, '¡Qué dices! Era lo peor, a mi me gustaba este otro', es igual que en el fútbol", bromea David Lindgren, otro de los presentadores de la última edición del programa.

"Es muy divertido verlo, porque siempre estás con tu familia o amigos, discutes con el de al lado porque tienes distintos favoritos... Así que es una interacción genial, con mucho amor porque votas a los artistas que te gustan. La música es un bálsamo, es bueno para el cuerpo y para la mente. La música une a la gente en un sentido positivo. Pero además de divertido para la familias, es bueno para la industria musical, necesitaríamos más programas como este", dice Loreen ganadora del Melfest 2012 y Eurovisión 2012, y que ha vuelto este año para probar suerte. Sin embargo, fue eliminada en la gala de repesca con su canción "Statements". ¿Qué lleva a un artista con una fama consolidada a cantar sobre ese escenario?

"Por mi propio ego nunca hubiese vuelto, porque es doloroso participar en un escenario en el que te valoran y te dicen 'tú ganas, tú pierdes'. Pero mi canción tenía un mensaje importante, habla sobre valores humanos y la defensa de nuestros derechos, así que si quieres difundir tu mensaje, qué mejor manera de hacerlo que en un programa que va a ver la mitad de la población", explica Loreen. 

"Durante el mes de Melodifestivalen se dispara la venta de periódicos y el tráfico en la web"

¿Y por qué la música es capaz de paralizar por un día un país? Hay quien dice que bastante culpa la tiene el frío sueco por estas fechas, que invita a quedarse en casa viendo la televisión. Pero lo cierto es que a principios del siglo XXI el Melodifestivalen estaba casi en las últimas, y ha sido en la última década cuando ha resurgido de sus cenizas y está alcanzando las mayores cuotas de audiencia de la historia.

"Hace unos años pensé que el Melfest iba a morir, pero últimamente ha entrado en el mundo moderno y la música moderna, y por eso sigue existiendo. Le sigue gustando a todo el mundo, generación tras generación. Podría haber muerto, pero se ha renovado. Y además es un buen negocio para los medios de comunicación, nos alimentamos de ello. Durante el mes de Melodifestivalen vendemos mucho más periódicos, el tráfico en nuestra web se dispara, y en general es un gran negocio para los medios", explica Markus Larsson, periodista del diario vespertino de mayor tirada de Suecia, el Aftonbladet.

Sin embargo, el periodista también advierte que aunque es bueno para la música del país, no hay que olvidar que es un programa de entretenimiento. "Y ahí está la clave de su éxito, pero verdaderamente aquí nunca vas a encontrar a la próxima Zara Larsson. Y si quieres triunfar como autor, necesitas tener éxito más allá del Melodifestivalen". 

Para saber todo sobre el Melodifestivalen, no te pierdas el reportaje grabado por César Vallejo e Irene Mahía durante la celebración de la final del programa en Estocolmo el pasado 11 de marzo.