Anterior El drama, protagonista de la próxima semana Siguiente Por qué no te puedes perder el estreno de OT. Te damos 10 razones Arriba Ir arriba
El escarabajo verde - Tindaya al cubo

Tindaya al cubo

  • El “Monumento a la tolerancia” de Tindaya supone excavar un gran cubo de vacío en el interior de la montaña, con unas salidas hacia el exterior que permitirían la entrada de la luz del sol y de la luna.

  • Para la “Fundación Canaria Monumento a la Tolerancia en la Montaña de Tindaya”, impulsores de la obra, será un hito cultural mundial capaz de atraer turistas y beneficios económicos a la isla.

  • Representantes de la sociedad civil, así como ecologistas y determinados científicos e intelectuales se oponen a la construcción del monumento argumentando razones tanto técnicas como arqueológicas, patrimoniales o medioambientales.

|

La montaña de Tindaya era un lugar sagrado y de culto, considerada mágica por los antiguos pobladores de la isla de Fuerteventura, los "Majos". Hace 20 años, el proyecto de excavar su interior para convertirla en una escultura monumental, originó un crudo debate entre partidarios y detractores que acabó con la paralización de aquella idea. Pero, cuando ya parecía olvidada, se ha rescatado el proyecto y también la polémica.

Para quienes conforman la “Fundación Canaria Monumento a la Tolerancia en la Montaña de Tindaya”, creada hace unos meses para dar impulso definitivo a la obra, el proyecto nunca desapareció sino que, simplemente, siguió sus pasos en un largo proceso para garantizar todos los aspectos de carácter ambiental, urbanístico, de ordenación, etc.

El argumento para consolidarlo es que va a convertirse en un hito cultural mundial que será capaz de atraer turistas y beneficios económicos a la isla. A día de hoy, el acuerdo firmado entre el Gobierno de Canarias, el Cabildo de Fuerteventura, los ayuntamientos afectados y la familia del artista incluso a puesto fecha para el inicio de las obras: 2017. Pero, de nuevo, ha surgido una importante oposición que defiende la singularidad de Tindaya y sus valores arqueológicos y naturales, algo que, según dicen, ya la convierte en un polo de atracción turística sin necesidad de añadirle nada más.

La campaña que han impulsado en change.org “¡Tindaya no se toca! ya supera los 67 mil firmantes.