Enlaces accesibilidad

La modelo Martina Klein sube con Edurne Pasaban a la cumbre de Penyes Altes de Moixeró

  • La cumbre de Penyes Altes de Moixeró tiene 2.200mt

|

Por
Cumbres - Martina Klein

Cumbres

Ficha técncica:

Dirección: Cesc Tomàs
Presentación: Edurne Pasaban
Realización: Cesc Tomàs, Roger Paulo i Núria Pla
Producción: Lluís Boix, Josep Parés
Guión y documentación: Daniel Martí
Cámaras: Ashley Pla, Magí Baqués y Joan Navarra
Sonidistas: Cristian Conesa y Raúl Hernández
Montaje: Antoni Tomàs, Enric Ferrés i David Escusa
Ambientación Musical: Patrícia Carnicero
Producción ejecutiva: Ángel Villoria

Martina Klein ha pisado las mejores pasarelas del mundo, pero nunca ha pisado la cumbre de una montaña. Ahora, acompañada de Edurne Pasaban, la veremos andar por terreno desconocido para ella y ascender una bonita montaña de más de 2.200 metros de altura: les Penyes Altes de Moixeró.

La exmodelo se encuentra con Edurne Pasaban en el pueblo de Bagà, en pleno Prepirineo catalán.

La ascensión

Empiezan la ascensión por un tupido bosque de boj, remontando el Barranc dels Empedrats en plena temporada otoñal, en la vertiente sur de la montaña. Martina está acostumbrada a los focos y las cámaras pero en éste plató natural parece que se encuentra cómoda charlando relajadamente con Edurne Pasaban.

Martina está acostumbrada a los focos y las cámaras pero en éste plató natural parece que se encuentra cómoda

Por la tarde llegan al refugio Sant Jordi, un sencillo y confortable edificio propiedad de la Federació d’Entitats Excursionistes de Catalunya (FEEC) con capacidad para casi 50 personas.

Martina hace una demostración de cómo andar sobre la pasarela, cosa que Edurne no ha necesitado jamás para subir a los catorce ochomiles. Queda claro que son dos formas muy distintas de andar.

Al día siguiente, la modelo y la alpinista emprenden la segunda parte de la ascensión pasando a la vertiente norte de la montaña a través del Collado de Moixeró y siguiendo el cordal hacia el Oeste dirección a la cima. En total, 1.200 metros de desnivel, que Martina soporta bien, aunque algo cansada.