Anterior Esta semana, en 'Historia de nuestro cine' Siguiente 5 lecciones para luchar contra el sobrepeso Arriba Ir arriba
Comando Actualidad - Comando, año 7

Comando actualidad - Comando, año 7

  • Un resumen de más de 300 historias de 2014

  • Este miércoles a las 22:30 en La 1

|

No es fácil resumir un año de reportajes, más de 300 historias con sus protagonistas y todo lo que les rodea, en un programa de 90 minutos. Historias de superación, formas de vivir, dramas, grandes alegrías, denuncias, uniones y desencuentros. El séptimo año de Comando actualidad ha dado mucho de sí y nos ha seguido descubriendo lo más extraordinario de personas como cualquiera de nosotros.

Volveremos a encontrarnos con Lorenzo y con Gurutze, malagueño y guipuzcoana casados hace más de 40 años y viviendo en el País Vasco, demostrando que los tópicos sobre vascos y andaluces pueden ser ciertos, pero no tanto. Luis y Yumara también están casados, pero lo celebraron ante nuestras cámaras según la “Ley Gitana”. Él con 18 y ella, apenas adolescente. Una tradición no exenta de polémica y a la que no quieren renunciar. Finalmente la “ajuntadora” mostró, pañuelo en alto, “la honra de los Fernández”.

También recordaremos cómo las casas de Ignacio, Mercedes o Pierre, tres vecinos de una urbanización idílica con vistas al mar, se caen como piezas de dominó ladera abajo, llevándose con ellas los ahorros para la jubilación. Más dramática es la historia de Naiara y sus tres hijos: los tres, con una enfermedad degenerativa que impedirá que alcancen la adolescencia... salvo que den con la solución médica. Una carrera contra reloj que la mantiene, llena de optimismo, “agarrada a la ciencia”.

La vivienda es otra de las bases de Comando: nos sorprendió lo común que es vivir en una cueva en algún pueblo de Granada: los hay donde casi todos sus vecinos viven en una. Algunas son auténticos palacios subterráneos. ¿Y qué decir de la locura gastronómica que parece afectarnos? Valle lleva la dieta más estricta para ser una “mujer musculada”. En el polo opuesto, los clientes de David, que acuden a su bar a comer los bocadillos imposibles y raciones gigantes que regala con cada consumición.