Anterior Así ha sido el Facebok Live con Cristina Plazas Siguiente Manu Guix producirá una canción original con los concursantes de OT Arriba Ir arriba
La Noche Temática - Sida, un largo viaje - Avance
La noche temática

¡Alerta, virus!

  • El programa nos acerca a los momentos clave de la enfermedad del SIDA

  • Desde su aparición, el SIDA ha matado a unos 40 millones de personas

|

'La cruenta verdad: el origen del SIDA'

Todos los públicos. Comenzamos la emisión de La Noche Temática con un documental de varias nacionalidades, alemána, francesa y belga. Tres científicos de Bélgica se embarcan en una ardua expedición para investigar sobre los orígenes del SIDA en la República Democrática del Congo y Camerún. Del año 2014 tiene una duración de 52 minutos. Está dirigido por Carl Gierstorfer y coproducido por Docdays Productions, Yuzu Productions y Congoo.

'Fuego en la sangre'

Todos los públicos. Continuamos la emisión con el documental titulado “Fuego en la sangre”, una producción de Reino Unido e India de 2012, bajo la dirección de Dylan Mohan Gray, de 80 minutos de duración y producido por Sparwater. Las patentes de los medicamentos son desde hace décadas el negocio más rentable del planeta. A partir de 1996 los nuevos tratamientos antirretrovirales contra el sida evitaron un 80% de muertes en los países occidentales.

Desde su aparición el SIDA ha matado a unos 40 millones de personas. La comunidad científica investiga la naturaleza de esta pandemia ¿Cuándo se originó y cuáles fueron las condiciones que ayudaron a que se extendiera de forma tan implacable? En 1996 una combinación de tres medicamentos antirretrovirales demostró ser eficaz contra el virus del sida. Sin embargo, millones de personas de los países pobres murieron por no tener acceso a ellos.

'La cruenta verdad: el origen del SIDA'

Tres científicos de Bélgica se embarcan en una ardua expedición para investigar sobre los orígenes del SIDA en la República Democrática del Congo y Camerún. Allí rescatan los restos de un archivo médico único. Miles de muestras de tejido conservadas en cera de parafina. Estas muestras arrojan una nueva y sorprendente luz sobre los orígenes del SIDA y proporcionan información vital para luchar contra futuras pandemias, como el Ébola.

A mediados de los años 1880, las principales potencias europeas ya tenían la mirada puesta en el Congo. Pero fue el astuto rey Leopoldo de Bélgica quien se alzó con el trofeo. Se hizo con el Congo, no en nombre de su país, sino para su propio beneficio. A espaldas de la opinión pública, Leopoldo hizo del Congo su particular cofre del tesoro. Suyas eran las reservas naturales del país, explotadas por los esclavos.

El ferrocarril del Congo permitió acercarlo todo a las costas. Su construcción costó miles de vidas. El Congo nunca se ha recuperado del todo de su pasado colonial. Aún perdura su legado de explotación, corrupción y violencia. A principios de los 80 del siglo XX, la ciudad ya había sucumbido al VIH. Pero ¿cuánto tiempo llevaba aquí el virus? ¿Y si los orígenes de este asesino estuvieran ligados a la turbulenta historia del Congo?

No recomendado para menores de 12 años  La noche temática - La cruenta verdad: El origen del SIDA - Ver ahora
Transcripción completa

(Sirenas)

Síndrome respiratorio agudo grave,

ébola, sida,

epidemias virales que parecen surgidas de la nada

y que están arrasando el mundo.

En los últimos 30 años,

solo el sida se ha cobrado 40 millones de vidas.

Hay otros 30 millones de personas infectadas,

¿pero de dónde vienen estas enfermedades mortales?

Un equipo de científicos lleva ya décadas

rastreando los orígenes del VIH.

Es posible que estén a punto de realizar

un asombroso descubrimiento.

Su viaje a los verdaderos inicios del sida

quizá pueda aportar una respuesta a una de las preguntas

más apremiantes de nuestros tiempos,

¿cómo surgen las pandemias

y cómo podemos prevenirlas en el futuro?

(Música)

Todo comienza con unas pocas muertes atroces.

Un asesino invisible parece estar atacando

solo a los varones homosexuales

sin probabilidades de supervivencia.

"Sé que mi vida se va a acabar muy pronto".

Reinan el pánico y la confusión,

pero no hay ninguna explicación médica.

Unos científicos de los centros nacionales

para el control y prevención de enfermedades de Atlanta

han publicado hoy los resultados de un estudio

que demuestra que los hábitos de algunos varones homosexuales

han desencadenado una epidemia de una rara forma de cáncer.

La misterios enfermedad no tarda en recibir un nombre.

"Esa enfermedad se llama S I D A, sida"

Las voces que se alzan en busca de culpables

omiten un dato fundamental.

El sida está causado por un virus.

La homofobia alcanza un punto crítico.

¡Sois unos asesinos!

¡Por vuestra culpa esta enfermedad se está extendiendo por todo el país!

Pero pronto el virus invade a otras poblaciones.

Los trabajadores sexuales y los consumidores de drogas

por vía intravenosa.

Pronto se insinúa en las reservas de sangre.

Ahora ya nadie está a salvo.

Pero el origen de este desconocido asesino era un misterio.

Ya desde el comienzo,

el virus del sida disimuló sus huellas.

Poco después de la ola de pánico en América,

empezaron a aparecer casos en Europa.

En medio de la confusión,

un joven médico belga identifica la primera pista decisiva.

Empezamos a atender a pacientes

procedentes de África Central

en nuestro hospital

para enfermedades tropicales de Amberes.

Había africanos, pero también europeos que vivían ahí.

Y todos murieron en nuestro hospital con un cuadro muy complejo

de lo que ahora llamamos infecciones oportunistas.

Por su cuenta, Peter Piot decide seguir el rastro y se dirige

a la capital de la República Democrática del Congo, Kinshasa.

Lo que descubre a continuación

conmocionará al mundo entero.

Cuando entré por primera vez en el hospital Mama Yemo en el 83

me di cuenta de que todas las habitaciones

estaban llenas de pacientes con sida.

Era la misma escena que había visto en Bélgica,

solo que a una escala mucho mayor.

Aquí la enfermedad no afectaba solo a los varones homosexuales,

sino también a heterosexuales y mujeres.

Esto significaba que fuese cual fuese

la causa de la enfermedad,

podía propagarse por todo el planeta.

"Respiré hondo y me dije:

Estamos ante una epidemia, una epidemia heterosexual,

es un problema real, muy real, tenemos un problema muy gordo".

Es una verdad para la que el mundo no está preparado.

(Lamentos)

Al pasar desapercibida,

la epidemia puede extenderse libremente.

(Música, lamentos)

Hay una serie de conexiones muy ocultas

porque los 70 millones de individuos infectados por el VIH

están todos conectados de una manera u otra.

Pensándolo bien, es alucinante,

es gente que ha mantenido relaciones sexuales,

que ha compartido jeringuilla, que ha recibido una trasfusión

de sangre o lo ha heredado de su madre.

Así de sencillo, están todos conectados

pero de una manera invisible.

¿Pero cuánto tiempo lleva el VIH transitando silenciosamente

por las enmarañadas redes que nos unen?

Es una cuestión que lleva décadas obsesionando a un hombre,

un investigador médico belga, el doctor Dirk Teuwen,

está convencido de que el VIH

tiene una historia secreta que aguarda ser desvelada.

Pero 3 décadas después de la visita de Peter Piot al Congo

se ha perdido la pista de la enfermedad.

Dirk lleva años viajando a Kinshasa

con la esperanza de localizar

el rastro perdido de los inicios del VIH.

Nadie pensó que fuera a conseguirlo nunca.

"Era una idea ridícula.

Había que estar loco de remate.

El Congo ha pasado por tantísimas revoluciones que es imposible

que se haya preservado nada del pasado".

Pero soy tozudo y me he empeñado,

así que allá vamos.

Bélgica y el Congo comparten un pasado oscuro.

Y Dirk cree que aquí es donde puede originarse

la historia secreta del virus.

El Congo Belga era un territorio del tamaño de Europa Occidental

en pleno corazón de África.

A mediados de la década de 1880,

las principales potencias europeas

ya tenían la mirada puesta en el Congo.

Pero fue el astuto rey Leopoldo de Bélgica

quien se alzó con el trofeo.

Se hizo con el Congo, no en nombre de su país,

sino para su propio beneficio.

Una colonia privada 70 veces mayor que su reino.

Lo bautizó como Estado Libre del Congo.

La Biblia y el comercio traerían libertad y progreso.

Una astuta campaña de relaciones públicas

que enmascaraba una lucrativa empresa privada.

El costoso marfil obtenido a costa de masacrar a los elefantes,

una reserva infinita de madera tropical

que valía una fortuna en el mercado europeo,

pero la joya de la corona era el caucho.

Cosechado a mano en los árboles de la jungla

para nutrir el apetito insaciable de la industria del automóvil.

A espaldas de la opinión pública,

Leopoldo hizo del Congo su particular cofre del tesoro.

Suyas eran las reservas naturales del país

explotadas por los esclavos.

El ferrocarril del Congo permitió acercar todo a las costas.

Su construcción costó miles de vidas.

A principios del siglo XX,

el Congo se hallaba sumido en la oscuridad más completa.

La insaciable demanda global de los recursos del Congo

supuso la esclavización de millones de personas.

Si no cumplían los cupos, eran azotados.

Se consideraba que amputar las manos a hombres, mujeres y niños

era una medida disciplinaria proporcionada.

A golpe de filtraciones, los horrores del Congo

terminaron saltando por fin a los titulares.

En 1908 Leopoldo cedió a la indignación popular

y se vio obligado a entregar su colonia privada al pueblo belga.

A pesar de su pasado tormentoso,

el Congo y Bélgica se han hecho amigos.

Aún pueden encontrarse estatuas de Leopoldo.

Al que nadie quiere recordar es a su hombre sobre el terreno,

el brutal explorador Henry Morton Stanley.

El Congo nunca se ha recuperado del todo de su pasado colonial.

Aún perdura su legado de explotación,

corrupción y violencia.

Kinshasa, la vasta capital en expansión

situada en la orilla sur del formidable río Congo.

A principios de la década de 1980,

la ciudad ya había sucumbido al VIH.

¿Pero cuánto tiempo llevaba aquí el virus?

¿Y si los orígenes de este asesino

estuvieran ligados a la turbulenta historia del Congo?

Para Dirk, aquí es donde comienza la caza.

(Música)

¿Qué tal? -No volvemos a ver las caras.

-Me alegro de volver a verte. -Sí.

Ha traído al laboratorio patológico

una materia prima que escasea en el Congo

pero que es crucial en sus investigaciones.

Tengo ya una edad, son bolsas de 2 kg.

La cera de parafina.

Los médicos clínicos de este laboratorio

llevan décadas seccionando tejidos de los enfermos y los muertos

que pasan por sus manos, muestras de bazo, hígado y linfa.

Este tumor de pecho será archivado y preservado

para su futuro estudio.

Como aquí los congeladores son un producto de lujo,

los tejidos se guardan en bloques de cera de parafina

para evitar su descomposición.

La función de estos bloques de cera

no es solo la de preservar un tejido

sino cualquier virus que lo infecte

como un insecto atrapado en ámbar.

Si Dirk pudiera examinar estos archivos de biopsias

quizá podría rastrear el virus en el pasado,

antes incluso que se supiera de su existencia.

Es un momento importante para la ciencia.

Creo que cuanto más averigüemos

sobre los antepasados arqueológicos del virus

más sabremos sobre su evolución en el tiempo.

Y quizá ello nos permita desarrollar una vacuna.

Hay compañías farmacéuticas importantísimas

invirtiendo mucho dinero en el diseño de modelos matemáticos

que nos permitan remontarnos hasta este virus ancestral.

Y quizás se encuentre aquí,

¿qué nos impide perseguir ese sueño?

Las esperanzas de Dirk no carecen de fundamento.

Hace unos pocos años encontró con su equipo una pequeña muestra

de tejido infectado por el VIH,

que al parecer, databa de los años 60.

Pero no basta con una sola muestra.

Para corroborar los antecedentes del VIH

Dirk tiene que hallar pruebas concluyentes

de que el virus ya había infectado a millones de personas

antes de los años 80.

En el único laboratorio de Alta Seguridad Biológica del Congo

Dirk tiene un aliado que puede ayudarle.

El profesor Jean-Jacques Murembe

ha dedicado toda su carrera a estudiar virus mortales.

Es uno de los descubridores del virus del ébola.

Jean Jacques conoce todos los hospitales del Congo

y tiene una idea de dónde podría empezar su investigación.

¿Qué tal estás, amigo?

¿Qué tal el viaje? -Bien.

-He llamado al técnico del laboratorio

del hospital Mama Yemo.

Y me ha dicho que podría ser,

pero las muestras están en el sótano,

y ha habido una inundación.

Además está a oscuras, es difícil acceder a ellas.

Este es el mismo hospital en el que hace 3 décadas

Peter Piot detectó por primera vez

la epidemia de sida que estaba asolando África.

Pero nadie sabe cuánto tiempo llevaba ya activo el virus.

Dirk tendrá que mostrarse muy persuasivo

y convencer al equipo de investigadores

para entrar en el sótano del hospital.

(Música tensión)

Hay agua.

Va a ser difícil localizar las viejas muestras de tejidos

en medio de este caos.

(Música)

Sí, va a ser imposible porque hay un montón de agua

y es agua contaminada.

Es el agua que utilizan los demás departamentos

como el de hematología o bioquímica

que se vierte directamente aquí.

Y por si fuera poco, se arriesgan a electrocutarse.

Los cables que alimentan a todo el edificio están aquí abajo.

A pesar del peligro los investigadores salen adelante.

En medio de la basura encuentran un contenedor de metal.

Unas muestras en su embalaje original.

Pero aún hay más.

Este rincón del sótano está plagado de archivadores.

(Música)

Todo eso son muestras de tejidos.

¿De qué año son estas? De 1973.

No es tarea fácil fechar estas muestras antiguas.

Una técnica del laboratorio patológico,

Delphine Masekini, podría serles de ayuda.

Dirk espera que estas muestras

daten de la década de 1960 o incluso antes.

Cuando, según él, el hospital pudo acoger

sus primeros casos no diagnosticados de sida.

Quizás los médicos se extrañaran de esas muertes misteriosas

y realizaran autopsias, tomara muestras de tejidos

y sin saberlo, preservaran una cepa antigua del VIH

en uno de estos bloques.

Hemos visto bloques de 1974

y se encuentran en un estado excepcional.

Si abrimos esta caja

y echamos un vistazo dentro,

es alucinante,

sencillamente alucinante.

Estos bloques datan de 1974.

Hay quien dirá que no es el año ideal

pero al menos es un primer paso.

Creo que vamos en la buena dirección.

Tendrán que seguir buscando bloques aún más antiguos.

Para averiguar si las muestras

que están encontrando Dirk y su equipo

están efectivamente infectadas por el VIH

las mandarán a la otra punta del mundo,

a la Universidad de Arizona.

Una vez allí, las analizará Mike Worobey.

A este biólogo evolutivo no le interesa solo

encontrar el virus prehistórico,

quiere servirse de su código genético

para determinar la fecha exacta

de la primera víctima humana del VIH.

Es una de las pandemias más importantes de la historia humana

así que empecé a apasionarme por esta especie

de historia profunda que se obtiene

comparando sus secuencia genéticas.

Es como elaborar un árbol genético humano.

Nos remite a la época

en la que surgió la pandemia.

Siempre ha sido una pregunta fascinante.

¿Cuándo, dónde y cómo se originó esta cosa

que pareció salir de la nada en los años 80.

Y una posible respuesta pasa por intentar

retroceder en el tiempo estudiando las muestras.

Para ello hay que conseguir muestras antiguas.

Cuanto más antiguo sea el virus presente en la muestra,

más cerca se encontrará Mike del origen del VIH.

Para ello, Dirk y Jean Jacques

deberán tener más suerte en su búsqueda de tejidos antiguos.

¿Pero en qué parte del Congo los podrán encontrar?

Tras la sucesión de escándalos de 1908,

Bélgica empezó a invertir en su colonia.

Los intereses económicos de la metrópolis

seguían dictando las políticas en la colonia.

Pero ahora la estrategia era a largo plazo.

Ahora había médicos y hospitales por todo el país

para garantizar la salud de la mano de obra.

Dirk y Jean Jacques viajan de Kinshasa a Bandundu.

En su día fue un importante nudo ferroviario

que contaba con su propio hospital

que atendía a miles de trabajadores.

Hoy la red ferroviaria del Congo está en las últimas.

Pero el hospital sigue en pie.

Y desde hace más de medio siglo su laboratorio patológico

ha estado procesando y catalogando tejidos.

Sin embargo, nadie sabe dónde se han almacenado los archivos

de la década de 1960 y antes.

Y los bloques que están clasificados,

¿dónde se guardan?

¿Están en esos cajones o... -Acompáñeme, por favor.

El laboratorio ha sido renovado hace poco.

El personal no sabe si las muestras antiguas

han sido trasladadas a otra parte o destruidas.

Parce que solo hay muestras recientes.

0, 6, 61... -2006.

-¿2006? -2006.

-¿Y no tendrán por casualidad

algún bloque más antiguo en alguna parte?

-Pueden ir a ver a uno de los antiguos jefes de laboratorio

que está a 5 minutos de aquí.

(Música)

Encuentran al técnico de laboratorio de 92 años

en la iglesia donde ha estado oyendo misa.

Ese es el señor que antes trabajaba en el laboratorio.

-¿Qué tal, papá? ¿Todo bien? -Encantado.

-Siéntate.

Hemos venido en busca de bloques de parafina.

-No hemos desplazado nada.

-¿No desplazaron nada?

¿Lo dejaron todo tal cual estaba?

-No, lo hemos dejado todo tal y como estaba,

cuando me fui, las cosas seguían en su sitio.

Me fui en el 96. -En el 96.

Las muestras de tejido seguían ahí

cuando este señor se jubiló.

Pero a saber dónde se encuentran hoy.

Pero el señor recuerda que hay un archivo

con fichas de pacientes de hace décadas.

Quizá ahí encuentren una pista

sobre el paradero de las muestras.

¡Caray!

¡Caray!

¿Pero qué tenemos aquí?

85...

84...

Más del 84...

Es un archivo médico normal.

Bueno, tanto como normal...

Obviamente, a nadie le gustaría que su ficha médica

acabara en este sitio. Es increíble.

(Música)

Encuentran una vieja caja oxidada en el archivo.

(Música)

Venga, adelante.

Vale, ahora vamos a abrirla.

A saber lo que hay aquí dentro.

(Risas)

No hay nada.

Bueno, al menos lo hemos intentado. -Sí, sí, sí.

Las muestras de tejido han desaparecido.

¡Qué pena! Son décadas de documentación

echadas a perder.

Venga, vámonos. Adiós y gracias.

Dirk y Jean Jacques saben que no es por negligencia.

Es la amarga realidad de la vida en el Congo.

Cada día los médicos y enfermeras de este hospital

tienen que arreglárselas con los escasos recursos

con los que cuentan.

Es probable que fundieran todos los antiguos bloques

para reciclar la cera de parafina

y preservar muestras de tejido recientes.

(Música)

Puede que los éxitos que cosecharan al principio

fueran solo la suerte del principiante.

Dirk debe contemplar la posibilidad de no encontrar nunca

las muestras antiguas que está buscando.

(Cánticos)

Es una buena idea.

Tiene una última oportunidad en Kinshasa, en la Universidad.

La facultad de medicina cuenta desde 1954

con un laboratorio patológico

que no tardó en convertirse en uno de los centros de referencia

para el estudio de las enfermedades a nivel nacional.

Y este es el laboratorio. No, es el museo.

-Sí, exacto.

Está todo clasificado, ¿ves?

Es como en los museos de historia natural.

Jean Jacques conoce bien el laboratorio.

Aquí fue donde una vez encontró una muestra

infectada por el VIH, que aparentemente,

databa de los años 60.

Tiene que haber, tiene que haber unas llaves...

Pero nunca llegó a encontrar el resto del archivo

al que pertenecía la muestra.

Eso es.

Muy bien.

Pues ya ves, ahora se ha convertido en un armario archivador, ¿no?

Entonces, Delphine, la técnica de laboratorio

realiza un descubrimiento fundamental.

Ha localizado unas fichas médicas que contienen descripciones

sumamente pormenorizadas de los casos de los pacientes

a los que se realizaron biopsias.

En teoría, debería haber una muestra de tejido por cada archivo.

Es por aquí.

¿Pero crees que habrá otros archivos aquí?

-¿Aquí?

-No.

-No que yo sepa. -¿Y esto qué es?

¿Qué tenemos aquí? Son unas carpetas del 58,

del 58, aquí hay una del 54.

-Son los protocolos del 54, vamos a echar un vistazo.

Le basta con echar un vistazo para identificar casos

que parecen presentar los síntomas del sida

y que se remontan a los años 50.

¿Pero dónde están las muestras de tejidos correspondientes?

Igual hasta encontramos los bloques

porque como lo han amontonado todo allí...

-Pues vamos si te parece.

Por lo visto, las muestras correspondientes

han sido trasladadas a otro sitio.

¿Y aún conserváis en alguna parte los archivos correspondientes?

-Sí, hay algunos bloques.

Los quitaron para poner ese armario y...

-Vamos a echar un vistazo.

¿Tú has guardado los bloques aquí?

-No. -¿No? ¿Y quién los ha llevado allí?

¿Podemos pasar a mirar?

-Sí. -¿Sí? ¡Genial!

-Tenemos un problemilla aquí.

-¡Madre mía!

A ver, si partimos de la hipótesis de que no han tirado los bloques...

-No, no, no han tirado los bloques. Quizás se lo hayan comido las ratas

pero los bloques están aquí.

¿Ves todo eso? Tenemos los bloques, los porta muestras, todo,

no se ha tirado nada.

Hemos llegado a tener inundaciones

pero esos bloques siempre se han guardado.

Una verdadera mina con miles de muestras.

La pregunta es: ¿De cuándo son?

Ahora Delphine y sus colegas

deberán recomponer el inmenso rompecabezas.

Cielo santo.

Tienen que asociar cada muestra numerada

con su ficha correspondiente.

Su tarea está dando sus frutos.

Por lo que parece, los bloques datan de los años 60.

Algunos incluso de mediados de los 50.

Pero Delphine se muestra prudente.

Hay que comprobarlo.

Como hicimos el otro día.

Estudiamos las láminas para ver si se correspondían

con los bloques y el protocolo.

-¿Esas láminas de ahí?

-Sí esas. Tenían el mismo número pero no se correspondían.

Cotejan los bloques con los portaobjetos

pero no se corresponden.

Parece que en un momento dado,

volvieron a poner a 0 el sistema de numeración.

Lo que significa que estos bloques no son de los años 50.

O sea que es del 63. Sino de los años 60.

Si pensábamos retroceder hasta 1956 y antes,

creo que hemos llegado a un callejón sin salida.

Pese a su decepción, han encontrado una verdadera mina

de muestras de tejidos de los años 60.

Puede que sean igual de importantes.

Porque cuanta más información tengamos de ese periodo

claramente mejor podremos datar

las primeras muestras infectadas por el VIH.

¿Pero cuáles de estos miles de muestras contienen efectivamente

vestigios de VIH?

Solo pueden basarse en estos documentos

de hace medio siglo, entre ellos, figuran pacientes

con síntomas que recuerdan al sida.

Para encontrarlos tendrán que enviarlas lejos.

A Tucson, Arizona.

Ahora todo está en manos del biólogo molecular Mike Worobey.

Ahora lo difícil es encontrar cualquier trocito

de material genético del VIH que pueda estar en las muestras.

Es un poco como buscar una aguja en un pajar.

Solo que la aguja está rota a causa de las sustancias químicas

que empleamos, o sea, que es como buscar

un fragmento diminuto de un aguja rota en un campo de pajares.

La mayoría del ADN presente en estos bloques es humano.

Los rayos ultravioletas deberían permitirles localizar

fragmentos de material genético del VIH en el conjunto.

A ver, ¿qué tenemos aquí? -Bueno...

Tenemos un poquito aquí que tiene buena pinta.

Aquí, aquí.

Y estas dos franjas también prometen.

La firma genética de una muestra antigua de VIH.

Una cepa del virus de hace 50 años.

Para Mike es como observar un fósil.

Si conseguimos descifrar

esas secuencias antiguas

podremos retroceder varias décadas

y obtener una especie de instantánea

del aspecto que tendría el VIH en 1966 o en 1960.

Es como la diferencia entre una foto y el cine.

La foto puede estar muy bien

pero si conseguimos una serie de varias fotos

a través del tiempo y las juntamos,

de pronto podemos verlas en movimiento.

Podemos hacernos una idea de la velocidad

a la que cambia una cosa a través del tiempo.

Y eso nos permite retroceder aún más en el tiempo,

hasta el mismísimo origen de la evolución del virus.

2 de huevos revueltos con bacon, por favor.

Tras meses de trabajo concienzudo en el laboratorio,

Mike tiene noticias para Dirk.

Aún quedan miles de muestras por analizar,

pero los datos preliminares ya están permitiendo reescribir

la historia perdida del sida.

Gracias. -Gracias.

Que aproveche. -Que aproveche.

Creo que estas muestras de los años 60

nos van a dar muchas alegrías.

Déjame enseñarte una cosa. Tenemos varias que han dado positivo.

Mike ha identificado el VIH en 3 muestras de los años 60.

Y por primera vez, Mike ha sido capaz de describir

el código genético entero de un virus antiguo,

no solo fragmentos.

Es otra prueba de que en los años 60

ya se había declarado una epidemia en Kinshasa.

Hemos llegado a ese punto.

Cuando empezamos con esto,

mucha gente pensaba que lo más probable

era que no encontráramos ninguna muestra infectada,

sin embargo, ahora resulta que tenemos, por lo menos,

tres de aquel período,

y es como una instantánea de la Kinshasa de los 50 y 60

donde la epidemia estaba bastante madura.

1960 habría sido un año de celebraciones en el Congo.

(Música triunfal)

(TV) "El 30 de junio de 1960

el rey Balduino de Bélgica viajó a Leopold Ville

para proclamar la independencia del Congo Belga".

Pero a la sombra de las celebraciones,

el virus ya se está extendiendo.

Si se han podido encontrar 3 muestras infectadas por el VIH,

quiere decir que tuvo que haber cientos, quizá miles de casos

no diagnosticados en toda la capital.

(TV) "Pero su alegría no duró mucho".

Con la independencia llegó el caos.

Estalló una guerra civil, cerraron los hospitales

y los soldados campaban a sus anchas por todo el territorio.

La guerra y la inestabilidad son el entorno ideal para el VIH.

(Música dramática)

Al pasar desapercibido,

el virus puede extenderse cada vez más.

Se puede ver como una serie de puntos en el tiempo

de los que tomamos conciencia en los años 80.

Pero ahora sabemos que en los años 50 y 60

ya era una epidemia diversificada.

Ya entonces había mucha gente en Kinshasa con ese virus.

(Música)

Las pandemias tardan en declararse.

Es posible que hubiera un largo historial de casos anteriores

a las numerosas infecciones de los años 60.

(Música)

Pero, ¿dónde estaba el virus antes de llegar a Kinshasa?

Dirk ha viajado a Filadelfia para reunirse con una investigadora

que estudia la forma en que las enfermedades emergentes

se transmiten a las poblaciones humanas.

La viróloga Beatrice Hahn lleva décadas intentando descubrir

dónde nació exactamente el VIH.

Quisimos volver al origen de todo para comprender lo que pasó.

Para ello me propuse caracterizar las huellas dactilares moleculares

del virus.

Una forma de hacerlo es comparándolo

y contrastándolo con sus parientes más cercanos.

Y desde un principio estaba claro que estos parientes

son los virus que infectan a los primates.

De hecho, uno de los primeros virus que aislamos

era de un chimpancé cautivo.

En el África rural la población caza monos y chimpancés para comérselos.

Lo que nadie sabía

es que los simios tienen su propia y letal versión del sida

causada por un virus muy similar a la cepa humana.

Basta con que resbale el cuchillo

y una gota de sangre entre en contacto con una herida

para que el asesino salte del mono al hombre.

Pero, ¿dónde pudo producirse ese contagio accidental?

Hay chimpancés en las selvas de África occidental y central

al norte del río Congo.

El equipo de Beatrice Hahn

lleva décadas examinando este apartado rincón del planeta

en busca de pruebas que mandar a su laboratorio.

(IMITAN SONIDO DE MONOS)

Solo los indígenas pigmeos de estas selvas impenetrables

saben dónde encontrar a los escurridizos chimpancés.

Un médico militar, el coronel Mpoudi Ngole,

dirige un equipo de investigadores en Camerún.

A veces pasamos días enteros sin descubrir la menor muestra.

Es una tarea difícil.

Han tenido que pasar varios años

antes de que llegáramos a estos resultados.

Encuentran un rastro.

Aquí han estado comiendo unos chimpancés.

-¿Hace cuántos días de eso?

-Hace dos días.

Es prácticamente imposible conseguir una muestra de sangre

de un chimpancé salvaje.

En su lugar, los investigadores buscan heces.

Los excrementos diseminados debajo de los nidos

también contendrán las huellas dactilares del virus.

Allí veo un nido.

Hay un nido a más de 20 metros de altura, allí.

Tenemos que ir a mirar por allí.

Para encontrar heces frescas

hay que localizar nidos de la noche anterior.

Esta orina aún está fresca, se nota por el olor.

Lo que demuestra que las heces también son recientes.

Son de hace menos de 24 horas, calculo que serán de hace 6 horas.

Guardan los excrementos en un líquido especial

para preservar los materiales virales.

Apuntan las coordenadas del lugar donde fueron hallados.

Cartografiando metódicamente los tipos de VIH de chimpancé

en función de su localización, esperan hallar el punto exacto

en el que el VIH saltó de los chimpancés a los humanos.

De vuelta en Filadelfia,

analizan miles de muestras de heces recogidas sobre el terreno.

¿Estarán infectadas por un virus similar al VIH?

Y, de ser así,

¿en qué se parece el código genético del virus a su variante humana?

Cuanto más se parezcan ambos perfiles genéticos,

más cerca nos hallaremos de la zona 0 del virus.

(Música)

Las comunidades de chimpancés son relativamente sedentarias

debido a ciertos límites naturales, como los ríos

o la fragmentación de su hábitat por la caza, no se desplazan tanto.

O sea que los virus también se desplazan poco.

Eso nos permite decir que este es nuestro pariente más cercano

y esta es la cuna de la pandemia de VIH 1.

Tras recabar datos durante años, Beatrice ha circunscrito la zona.

Un territorio de unos pocos km² en un rincón perdido de Camerún.

La zona 0.

La cuna del asesino está a más de 1000 km de Kinshasa.

¿Cómo pudo llegar el virus desde aquí

a Kinshasa?

La distancia a la que se encuentra la zona 0 es una pista importante.

Pero, a falta de más información,

plantea más preguntas que respuestas.

Es un lugar tan aislado del mundo,

que es imposible averiguar cómo pudo llegar el VIH

a una ciudad importante como Kinshasa.

Dirk vuelve a Arizona, donde Mike ha desarrollado un método

que podría ser clave para resolver el acertijo.

En su laboratorio de Tucson

Mike ha reparado en un detalle llamativo.

Las secuencias genéticas de VIH de los años 60 no son idénticas.

Quiere decir que el asesino ya había tenido tiempo

de mutar en diferentes cepas.

O sea, que la pandemia comenzó mucho antes de 1960.

Ojala podamos obtener más secuencias como esta

y extrapolarlas analizando los datos.

Desde siempre Mike ha ido al desierto de Tucson

en busca de inspiración.

Según él, la forma de los cactus es una buena metáfora

para comprender el origen del VIH.

Si nos fijamos en un cactus y queremos saber su edad,

no hay una forma inmediata de saberlo.

Si tuviéramos una foto de cómo era hace 10 años,

haríamos una comparación y calcular la velocidad de crecimiento

de sus ramas en esos 10 años.

Si crece entre 15 y 20 cm al año, podemos hacer una extrapolación

y concluir que tiene, probablemente, unos 120 años.

En el caso del VIH,

pongamos que estas cuatro ramas son las muestras de los años 60

y la más larga es una muestra más reciente de 2013.

La diferencia de altitud nos da una idea de la velocidad a la que crecen.

Suponiendo que la velocidad no haya variado,

podemos descender por el tronco y calcular cuándo germinó.

1908.

Es el año en el que Mike calcula que se originó el VIH.

El sida tiene, pues, más de 100 años.

Este hallazgo nos obliga a reescribir

todo cuanto creíamos saber sobre esta pandemia.

Debemos remontarnos tan lejos en el tiempo

que será preciso un meticuloso examen histórico

para intentar comprender esa fecha.

1908.

El año en el que las atrocidades del Congo del rey Leopoldo

culminaron en un sonado escándalo.

El país llevaba décadas traumatizado por la brutalidad.

Ese caos es el caldo de cultivo ideal para un virus como el VIH.

Pero tiene lugar un curioso giro.

La zona 0 del VIH se encuentra más al norte, en territorio francés.

En 1908, cuando Leopoldo tuvo que ceder su colonia privada

al pueblo belga, Francia había ocupado un basto territorio

al norte del río Congo: el Congo francés.

El VIH debió de extenderse río abajo a partir de su punto de origen

en dirección a Kinshasa.

Pero, ¿cómo fue posible si Francia siempre ha asegurado

que las condiciones eran mucho mejores

en sus territorios de África central que en el Congo belga?

Para averiguarlo, Dirk se dirige a París

para reunirse con una experta en la cuestión,

la historiadora Catherine Cocquery-Vidrovitch.

Sabemos que el virus del sida

descendió de algún lugar de Camerún en dirección a Kinshasa.

Y que esto tuvo que pasar a principios del siglo XX.

Pero desconocemos el trayecto del virus.

Y, como tú eres una experta en el periodo colonial,

me interesaría que nos guiaras en este asunto.

-Los primeros blancos llegaron a la región a finales del siglo XIX.

El primero en explorar este inhóspito territorio

fue Pierre Savorgnan de Brazza,

un ferviente pacifista respetado por los africanos.

Brazza los convenció de comerciar con los franceses.

A cambio recibirían bienes materiales y prosperidad.

Los acuerdos de Brazza convirtieron esta región de África

en una colonia francesa.

Rica en marfil,

caucho

y madera.

Reacia a tomar pleno control de la región,

Francia opta por su concesión a una serie de compañías privadas

que podrán explotar sus recursos a cambio de una cuota.

Pero había un problema.

¿Cómo se consigue explotar todo eso y transportarlo sin poner dinero,

sin dinero público?

Solo hay una solución: los porteadores.

Lejos de toda mirada, en lo más profundo de la jungla,

las compañías privadas comienzan a esclavizar a la población.

Miles de personas son arrancadas de sus aldeas

y forzadas a trabajar en campamentos forestales.

Pronto se extienden rumores sobre asesinatos y secuestros en masa.

¿Eran los amos del Congo francés

igual de despiadados que sus vecinos belgas?

En 1905 Francia vuelve a enviar a Brazza a la colonia

para investigar los rumores

y demostrar que no se están cometiendo semejantes atrocidades.

Uno de los primeros gestos de Brazza

fue mandar un telegrama al ministro diciéndole:

"No puedo hacer ese informe

porque ya se han producido escándalos en el Congo francés.

Y mi misión les daría publicidad".

Al final el ministro dijo que no,

que no se podía publicar, que era demasiado grave.

Y tomaron la decisión de imprimir 10 ejemplares del informe

en la imprenta nacional.

En los archivos nacionales encontré un pequeño apunte a lápiz

bastante jugoso.

No está firmado, pero dice:

"El primero de los 10 que se han entregado al ministro de colonias.

Los otros 9 a la caja fuerte".

Una vez enterrado el informe de Brazza,

la opinión pública francesa nunca supo de las atrocidades

que se producían a gran escala en su colonia de África central.

Los abusos se perpetuaron hasta finales de los años 30.

Tras introducirse en los humanos, el virus tiene todo el tiempo

y todas las oportunidades del mundo para extenderse.

La enfermedad del sueño apareció entre 1900 y 1910,

que fue el periodo en el que la esclavitud alcanzó su apogeo.

La enfermedad del sueño es altamente infecciosa

transmitida por la mosca tse-tse.

Se propagó como un incendio forestal entre los esclavos.

Los colonos reaccionaron con una agresiva campaña médica

para doblegar la enfermedad que debilitaba a su mano de obra.

Utilizaron jeringuillas de acero no desechables

para diagnosticar y tratar la enfermedad.

Pueden llegar a tratar hasta a 9000 personas de una sentada

sin esterilizar las agujas.

Basta con que uno solo de estos trabajadores sea portador del VIH

para que el virus se contagie a un sinfín de compañeros.

A continuación, el VIH aprovecha otra plaga,

una enfermedad de transmisión sexual

importada por los europeos para propagarse.

Las mujeres eran realmente una herramienta de trabajo

y una herramienta sexual.

No solo se contagiaban dentro de las familias,

también al mantener relaciones con los primeros colonos.

Si el hombre estaba infectado, contagiaba a la mujer.

Lo que provocaba un aumento exponencial

de las enfermedades venéreas.

La sífilis diezmó a la población local.

Las llagas hacen que el contagio del VIH sea 400 veces más fácil.

Así es como se crean las condiciones perfectas

para desencadenar una epidemia viral.

Solo era cuestión de tiempo que el VIH

se abriera paso en las rutas comerciales de Kinshasa.

La metrópoli de mayor tamaño y más rápido crecimiento de la región.

El caos de la explotación colonial creó las condiciones idóneas

para que el VIH infectase cada vez a más gente,

hasta alcanzar una masa crítica.

Favorecido por la inestabilidad social y política

en un mundo que se está globalizando rápidamente.

Una historia que hoy nos suena inquietantemente familiar.

El río Sangha, en Camerún.

Fue aquí donde hace un siglo

el VIH inició su fatídico viaje lejos de la jungla.

Hoy las compañías extranjeras

siguen saqueando las riquezas de la selva virgen.

Maderas preciosas que se exportan a EE.UU, Europa y China

por una miseria.

Miles de trabajadores se trasladan a ciudades lejanas

con la esperanza de ganar el suficiente dinero

como para mantener a sus familias.

Los camioneros son los porteadores de la era moderna.

El trayecto hasta la cosa es un peligroso viaje de más de 1000 km.

Es una existencia solitaria

que gira en torno a las necesidades y las oportunidades.

(Música)

Con un tejido social deshilachado y una alta movilidad,

las tasas de VIH están entre las más elevadas del mundo.

Una de cada cuatro personas está infectada.

Pero la pregunta es:

¿cabe la posibilidad de que otro virus se introduzca en la sangre

de la población y comience una nueva epidemia?

El médico militar Eitel Mpoudi Ngole

cree que deberíamos estar muy atentos.

Las enfermedades emergentes de origen zoonótico

plantean actualmente una amenaza para la humanidad.

Es un serio problema de salud pública en la medida

en que hay muchas enfermedades nuevas.

Muchos contagios entre especies.

Transmisiones de genes entre el animal y el hombre.

Y esos contagios entre especies pueden originar nuevas epidemias.

El grupo de riesgo se extiende a toda la población

porque una de sus principales actividades aquí es la caza.

La explotación forestal mueve miles de millones de dólares.

Pero, al igual que hace un siglo,

la población local sigue teniendo que consumir

carne de animales salvajes como principal fuente de proteínas.

El menú del día se compone de criaturas silvestres:

antílopes, monos y simios.

La caza no solo ejerce una presión insostenible

sobre la fauna salvaje,

también quiere decir que la población está entrando en contacto

con determinados agentes patógenos

a los que nunca había sido expuesta anteriormente,

pero no le queda otro remedio.

Para comprar ternera tenemos que ir a "Malundu" o a "Yucaduna".

"Malundu" está a 65 km de aquí.

Y "Yucaduna" está a 165 km.

O sea que la carne más fácil de conseguir

es la de los animales salvajes.

Lo mismo que pasó con el sida.

Una gota de sangre, un resbalón del cuchillo

y otro virus que salta de un animal al hombre.

Según algunos estudios recientes,

hasta el 10% de esta gente podría presentar en su sangre

virus nunca detectados en el ser humano.

Podríamos estar ante el comienzo de la próxima pandemia.

Hay que comprender lo que le hacemos a la naturaleza.

Y cuáles son los resultados y consecuencias de nuestras acciones.

Uno de esos aspectos es que estamos abriendo nuevos nichos, nuevas vías

y formas de exponernos a determinados agentes patógenos

a los que no estábamos expuestos antes.

Hace 100 años

el VIH aprovechó el caos del colonialismo para abrirse paso.

Gracias a nuestra negligencia y nuestro racismo, pasó desapercibido.

Y de esta forma pudo propagarse masivamente.

Cuando por fin despertamos en los años 80,

no supimos reaccionar a tiempo por culpa de la homofobia.

Hemos perdido muchísimo tiempo en la lucha contra el sida.

Podríamos haber hecho muchísimo más

si hubiéramos reconocido desde un principio que teníamos un problema.

Si en los años 80, cuando comenzó la epidemia,

hubiéramos realizado un gran esfuerzo conjunto, a escala global,

incluso sin los fármacos,

podríamos haber salvado millones de vidas.

(Música)

Comprender de dónde vino el sida, cómo y por qué se propagó,

es crucial para nuestra supervivencia futura.

Cuando se declare la siguiente epidemia,

tendremos una buena posibilidad de derrotarla si conocemos su táctica.

El VIH solo es un acontecimiento, algo que ha ocurrido.

No será el último virus que ataque a los humanos.

Es posible que ahora haya otra cosa circulando dentro de algunos

que un día podría convertirse en el nuevo VIH.

Por eso, una de nuestras motivaciones

es averiguar todo cuanto podamos sobre esta situación

para estar lo mejor preparados que podamos

la próxima vez que pase.

Por eso, Dirk conserva a buen recaudo

en la cámara acorazada de un banco de Bruselas

las valiosas muestras de tejido

que le han permitido conocer tan a fondo

a uno de los mayores asesinos de nuestro tiempo.

Para que las generaciones futuras

puedan recurrir un día a estas muestras

en su lucha contra el siguiente enemigo invisible.

Hay que pensar en el futuro.

Ahora los virus

no solo pueden saltar de una especie a otra con mucha facilidad,

porque estamos invadiendo sus hábitats contantemente.

Si no que, por si fuera poco,

ahora pueden recorrer el mundo en 24 horas.

Deberíamos mostrarnos humildes con la naturaleza.

Y creo que esa es la lección más importante.

Si lo olvidamos, las consecuencias para nuestros hijos y nietos

podrían ser devastadoras.

(Música)

La noche temática - La cruenta verdad: El origen del SIDA

'Fuego en la sangre'

Las patentes de los medicamentos son desde hace décadas el negocio más rentable del planeta. A partir de 1996 los nuevos tratamientos antirretrovirales contra el sida evitaron un 80% de muertes en los países occidentales. Sin embargo, más de diez millones de personas murieron en los países pobres a causa del SIDA, debido al monopolio creado por la industria farmacéutica y los gobiernos occidentales que les negaron el acceso a unos medicamentos genéricos y asequibles.

En julio de dos mil, cuatro años después de que el importante avance de la terapia de combinación cambiara el pronóstico de las personas con VIH en el acaudalado occidente, la Conferencia Internacional de SIDA Bianual se celebró por primera vez en Africa, el continente con más de dos tercios de los casos de VIH en el mundo. Según los informes, solo aquel año murieron más de dos millones de personas.

Los medicamentos de marca son desde hace décadas el negocio más rentable del planeta, incluso a pesar de que la industria hizo casi todo su dinero en países ricos occidentales, con la mitad de los beneficios procedentes solamente de los Estados Unidos. El continente africano en su totalidad, ha representado solamente un uno por ciento de las ventas.

Mientras África tenía un interés meramente marginal como mercado, la industria farmacéutica temía que la relajación de sus monopolios de patentes en los países pobres pudiera establecer un mal precedente que podía amenazar futuros márgenes de beneficios en importantes mercados emergentes como China e India.

No recomendado para menores de 12 años La noche temática - Epidemias, la amenaza invisible - ver ahora
Transcripción completa

(Pájaros)

(Música)

Estamos rodeados por miles de microbios muy diferentes

y solo conocemos una parte muy pequeña.

Un tema importante en la investigación hoy en día,

es comprender cómo un virus animal se transmite a un humano.

-Son depredadores invisibles, son raros,

pero cuando actúan son devastadores.

En los últimos meses,

tres virus mortales han hecho temblar

a las autoridades sanitarias mundiales.

Tres virus que han amenazado con propagarse por todo el planeta.

El nuevo coronavirus es una amenaza para el mundo entero.

-Los medios estatales chinos informan de que se está buscando el origen

de una cepa de la gripe aviar

que se ha cobrado la vida de cuatro personas.

-Cunde el pánico en África occidental.

Desde hace meses se enfrentan a una epidemia de ébola,

un virus extremadamente violento.

Ébola, gripe A, H7N9, síndrome respiratorio

de Oriente Medio por coronavirus, MERS

son patógenos que acaban con la vida

de entre el 40 y el 90 % de los casos.

Virus misteriosos que emergen en el mundo animal

y que mediante simples mutaciones pueden transformarse

en bombas sanitarias como la gripe española o el SIDA.

¿De dónde provienen? ¿Por qué emergen repentinamente?

¿Qué podemos hacer para protegernos?

Para estos científicos ha comenzado una carrera contrarreloj.

Es irracional pensar que no sucederá en el futuro.

-Debemos tomárnoslo

como otra gran amenaza contra la población humana,

como el cambio climático.

Tenemos que comprenderla en detalle.

-Se trata de organismos vivos, de agentes patógenos.

Y un agente patógeno es imprevisible.

-Es cuestión de tiempo.

La pregunta es: ¿cuándo va a suceder y no va a suceder?

(Música)

OMS, Organización Mundial de la Salud.

Estamos en el centro neurálgico para la supervisión

de ese virus que emerge en cualquier parte del planeta.

Tenemos dos casos más en Qatar

y dos casos en Arabia Saudí.

Ayer tuvimos 143 casos que están casi confirmados.

Aquí, los especialistas encargados

de la respuesta a los virus emergentes

se comunican con sus corresponsales.

Si se declara una pandemia, la sala funciona las 24 horas.

¿Puede mostrarme los últimos casos aparecidos en China?

-Este es de hace unos días.

Cuando un virus emergente preocupa a la OMS,

como sucedió con el coronavirus MERS o la nueva gripe aviar,

el avance de la enfermedad se vigila caso a caso.

Por aquí se propagaron, emergieron aquí.

-Actualmente, seguimos especialmente al H7N9 en China

y aquí podemos ver su distribución en ese país.

¿Podemos aumentar la imagen?

Quiero ver los casos de esta gripe en China.

-Podemos ver dónde están los diferentes casos.

Si señalamos uno en concreto, obtenemos información sobre él.

Si nos vamos a esta lista,

podemos ver cuáles son los casos más recientes.

Si nos desplazamos a otra parte del mundo

podremos ver, por ejemplo...

-Hemos pasado a Arabia Saudí

con el virus que nos interesa en segundo lugar,

el coronavirus MERS.

Son varios casos los notificados en Arabia Saudí.

Tenemos la posibilidad de seguir de forma muy precisa en el mapa

su localización geográfica cuando son notificados a la OMS.

-Este virus se descubrió en septiembre de 2012.

En lo que concierne a los casos que se han reportado hasta hoy,

casi la mitad de las personas infectadas por este virus

han sucumbido a la enfermedad.

(Música)

Un nuevo virus, todavía rodeado de misterio

para el que no existe ni tratamiento ni vacuna.

Su origen se encuentra en Arabia Saudí

y cada año, millones de personas viajan a La Meca.

El Haj es la congregación anual más grande del mundo.

Si entre los fieles hubiera un afectado por el virus,

el coronavirus MERS se propagaría con rapidez

y se diseminaría con los peregrinos por todo el mundo.

(Música)

Peter Daszak recorre el mundo,

acude a los lugares donde aparecen los patógenos

para investigar sobre el origen de estos virus.

Su organización ha recibido el encargo de localizar

el origen del coronavirus MERS en Arabia Saudí.

Junto al investigador Kevin Olival

acaba de publicar su primer descubrimiento.

En su punto de mira se encuentran dos especies.

Es fascinante.

El virus del dromedario es genéticamente casi idéntico

al virus humano.

Quiero saber qué papel desempeñan los murciélagos.

Sabemos que el virus se encuentra en los murciélagos

y en los dromedarios.

Pensamos que los murciélagos

se lo transmitieron a los dromedarios hace 20 años.

Pero, ¿lo siguen transmitiendo? ¿Se trata de un asunto que concierne

a los murciélagos o a los dromedarios?

Por ahora, a los dromedarios, ¿no? -Sí.

-Es parecido a una investigación criminal,

encontrar los indicios que permitan llegar hasta el culpable,

a la persona que tiene el arma del delito.

El problema es que tienes que remontarte en el tiempo,

siempre llegas después de que se produzca el hecho,

por tanto, tenemos que seguir la pista hasta el primer caso,

la primera persona afectada.

Después llega un momento mágico cuando encuentras a esa persona

que ha estado en contacto con un murciélago o un dromedario

y dices: "Es él, ese comportamiento ha sido el motivo por el que el virus

ha pasado a los humanos".

¿Puede empeorar? ¿Existe riesgo de pandemia?

-Podría estar mucho más extendido de lo que suponemos.

-Ya...

Por ahora, una pandemia mundial del coronavirus MERS

es solo una hipótesis pero refleja el terror

que han suscitado siempre las epidemias.

En el siglo XIV, la peste negra acabó con la vida

de más de la mitad de la población europea,

se cobró decenas de millones de víctimas

a lo largo de la historia.

En 1918, la gripe española se cobró más víctimas

que la I Guerra Mundial.

En total, una tercera parte de la población del planeta

resultó contaminada.

Desde entonces, se han realizado enormes esfuerzos.

El desarrollo de la higiene, las vacunaciones

y el uso de antibióticos

han permitido una reducción espectacular

en el número de víctimas.

(Música)

Pero en los años 80 un nuevo virus recuerda al mundo que no es inmune.

¿Saben de dónde proviene esta enfermedad?

-Ahora mismo, no estamos seguros de su procedencia.

Creemos que se trata de un virus,

pero no estamos seguros de su origen.

-El sarcoma de Kaposi

es el término técnico de una forma de cáncer

que se ha manifestado ya en África y que actualmente golpea a Occidente.

-EEUU tiembla ante la progresión de esta misteriosa enfermedad.

El SIDA se ha cobrado la vida de más de 36 millones de personas.

En 30 años, el virus se ha extendido por todo el mundo,

ha cambiado nuestros hábitos, nuestras creencias.

El SIDA sigue teniendo en jaque a la comunidad médica

que creía haber acabado con las epidemias

y que no supo anticipar su progresión.

Desde entonces, cada aparición de un nuevo virus

se toma muy en serio.

La gran diferencia entre el VIH y los virus MERS o H7N9

es que el VIH emergió y empezó a causar problemas

en remotas zonas de África Central.

Luego se desplazó desde estas zonas a las ciudades

y entró en los aviones y empezó a viajar por el mundo.

Lo que estamos viendo con el MERS o el H7N9

es la primera parte en la cadena de acontecimientos.

Peter Daszak señala el aumento de estos nuevos virus

procedentes del mundo animal.

Para él, ciertas especies y ciertas zonas del planeta,

están particularmente en riesgo.

La gente hace cosas en su entorno

que provoca cambios y permiten a los virus

pasar de su entorno natural a las personas.

La agricultura intensiva, la deforestación,

la construcción de nuevas carreteras en zonas remotas,

son la causa de la aparición de estas enfermedades.

Cualquier lugar donde se produce un crecimiento rápido de la población

tiende a ser un punto caliente.

África Central es uno de los puntos calientes.

Allí se encuentran los reservorios de epidovirus

probablemente más temibles del planeta,

que provocan fiebres hemorrágicas, ébola y Marburgo.

Gael Maganga, investigador del Centro Internacional

de Investigaciones Médicas de Francisville,

el instituto de investigación más avanzado del África negra,

dirige actualmente una misión de captura al sur de Gabón,

en el corazón de unos bosques primarios.

Aquí tiene su regalo, doctor.

-Pero este lleva ahí mucho tiempo.

No, hay que cogerlo con los guantes. -Con los guantes...

Tiene usted miedo del virus de ébola, aquí no hay ébola.

-Eso es lo que intentamos descubrir.

Hay que evitar el contacto con las heces,

con cualquier secreción o excreción.

E incluso con todos los materiales potencialmente contaminados.

Ha habido casos de contaminación de investigadores,

sobre todo, espeleólogos que han entrado en las cuevas.

Y ha habido casos de contaminación del virus de Marburgo.

Siempre espeleólogos, visitantes y turistas que entraban en las cuevas

y al salir estaban infectados, algunos con arañazos de murciélagos.

¿Entonces se sale por ahí, no?

-La salida principal está ahí. -De acuerdo.

Entonces, si vamos a colocar la red tenemos que intentar cubrir

de un extremo a otro.

El primer paso es bloquear la entrada con una red.

Desde el interior, obligarán a los murciélagos

a salir hacia la trampa.

Estamos en las entrañas de la cueva. -Sí.

-Es impresionante.

Es muy importante ver siempre dónde pones el pie.

En esta cueva hay una fauna muy importante.

Entre insectos, cangrejos, peces, murciélagos...

Ahí hay centenares.

Es sin duda el entrono ideal para la transmisión del virus

o de otros agentes entre las especies.

Es un ecosistema cerrado.

Hay poca renovación de aire,

proximidad entre las especies,

son las condiciones ideales para la transmisión del virus.

(Estruendo)

¿Algunos se agarran, eh?

-Sí, ese se ha quedado ahí.

-Es importante haber venido aquí, porque sabemos que en estas cuevas

hay especies de murciélagos que son reservorios de virus

que ya hemos identificado en Gabón.

Así que es importante realizar este trabajo

de vigilancia virológica de estas especies reservorios.

para tener un conocimiento real de todos los agentes que circulan.

El fin es poder sensibilizar a las aldeas rurales del entorno

acerca del riesgo real que entraña manipular, cazar, y sobre todo,

consumir estos animales, sobre todo, consumirlos.

Aquí no hay guantes.

Antes de llegar a identificar a los murciélagos

como reservorios de ébola,

han sido necesarios más de 20 años de investigación

por parte de los equipos científicos de Gabón.

Al principio, los principales sospechosos eran los primates.

En 1996 se desató la segunda epidemia de ébola.

Unos niños encontraron el cadáver de un chimpancé en el bosque.

Quisieron demostrar a los adultos de la aldea

que habían sido capaces de matar a un chimpancé.

Y dijeron que habían sido ellos.

Así que lo transportaron y descuartizaron, y por supuesto,

todos los niños que habían participado

en el transporte y el descuartizamiento

resultaron contaminados, y casi todos murieron.

Fue así como comenzó la aventura, por así decirlo, del ébola

según el Centro de Investigaciones Médicas de Francisville

y las autoridades de Gabón.

(Música)

Desde entonces, se han ido sucediendo

epidemias de ébola en África.

En la década de los 2000,

la República Democrática del Congo resultó especialmente afectada.

El ébola, muy contagioso, provoca una hemorragia devastadora

y mata en el 90 % de los casos.

Este virus aparece y desaparece de forma misteriosa.

La mayoría de las veces,

en remotas aldeas en el corazón de los bosques.

En cada nuevo ataque, los equipos sanitarios

son acompañados por científicos que examinan a los animales

de los cercanos bosques a las aldeas afectadas

con la esperanza de realizar un descubrimiento decisivo.

(Música)

Para investigar sobre el ébola lo más cerca posible del terreno

en el año 1996 se inauguró el Laboratorio P4.

Solo existen 30 como este en todo el mundo.

Totalmente hermético y con varias exclusas de descontaminación,

ofrecen un nivel de seguridad biológica inmejorable.

(Música)

Estas son las muestras procedentes de los pacientes sospechosos

de tener enfermedades potencialmente muy peligrosas.

Trabajamos con muestras de pacientes sospechosos

de tener fiebres hemorrágicas.

Después de 10 años de investigación, los equipos del Centro Internacional

de Investigaciones Médicas de Francisville

consiguen las primeras identificaciones.

La presencia de ébola en cuatro especies de murciélago de Gabón.

Al igual que muchos otros investigadores,

estudian los demás virus que albergan estas especies.

Por regla general, los virus tienen puntos de replicación.

Algunos se replican en el Sistema Nervioso y se transmiten,

por ejemplo, a través de la saliva.

Otros se replican en el hígado del murciélago

o también en el intestino.

De modo que en función de los agentes patógenos que estemos buscando

diversificamos también los diferentes órganos,

centrándonos en el tropismo.

-Los murciélagos son el reservorio de un gran número de nuevos virus.

La gente no sabe que estos animales

representan una quinta parte de todos los mamíferos que hay en la Tierra.

Sus hábitos son nocturnos, prácticamente no los vemos.

No sabemos cuántos son, pero hay una variedad inmensa,

sobre todo en los trópicos,

y cada especie de murciélago tiene sus virus específicos.

(Música)

Según Peter Daszak,

quedan por descubrir no menos de 300.000 virus.

Para comenzar a catalogarlos y preverlos

ha conseguido el apoyo del gobierno estadounidense,

75 millones de dólares.

Sus equipos recogen muestras de virus en todo el mundo.

Las envían aquí, a la Universidad de Columbia,

en el corazón de Nueva York.

Hola Simon. -Hola Peter.

-¿Qué estás haciendo?

-Cogiendo unas muestras.

Son unas muestras que provienen del proyecto de Brasil.

-Genial, entonces han llegado. -Sí, varios miles.

-¿Habéis descubierto nuevos virus esta semana?

-Sí, hemos descubierto un nuevo virus de la gripe

en murciélagos de Bolivia, y es sorprendente.

Creo que se trata del primer virus de la gripe del proyecto.

Es otro descubrimiento interesante.

-¿En murciélagos? -Sí, en murciélagos.

Y hemos descubierto también un nuevo retrovirus

relacionado con el VIH en monos dorados, es increíble.

-¿De África? -Sí.

La próxima pandemia mundial podría estar en este frigorífico.

Y lo digo porque nos centramos

en países que consideramos que están en riesgo

y en especies que creemos que también están en riesgo

y, como hacemos ambas cosas, focalizando en ellos

nuestras investigaciones y nuestros descubrimientos,

podríamos tener aquí la siguiente pandemia.

(Música)

Yo viajo muy a menudo.

Si estrecho la mano de 10 personas,

que a su vez han estrechado la mano de 10 personas cada una,

es como si yo mismo hubiera estrechado la mano de 100 personas.

¿Qué probabilidades hay de que una de esas personas

tenga una gripe, un rinovirus o un tipo de diarrea

que yo no quiero contraer? Bastantes.

El jefe de este laboratorio, el profesor Ian Lipkin,

es una eminencia mundial de la virología,

es un experto en la identificación genética de nuevos virus.

En 11 años, su laboratorio ha descubierto más de 400.

Peter Daszak ha formado equipo con él

para estudiar a los murciélagos portadores del coronavirus MERS.

Debemos seguir trabajando en ello.

Si el MERS procede de los murciélagos,

deberíamos estudiar su sistema inmunológico.

Hemos estudiado la distribución de especies de murciélagos

que viven en Australia.

Australia tiene la población de dromedarios

más grande del mundo después de Oriente Medio.

Actualmente están estudiándolos en Australia

para ver si están infectados.

-Ya.

-Y también lo hacen con algunas especies de murciélagos.

-Nosotros, en este momento, estudiamos a las ratas de Nueva York.

-Sí, alguien me ha hablado de ello.

-Trabajar con las ratas es muy divertido.

-¿Quién las captura? -Ya hemos terminado esa etapa.

-Cuando la gente muere y el virus se propaga por el mundo,

eso quiere decir que se está produciendo

una transmisión interhumana.

Por tanto, nos preocupa que exista riesgo de pandemia.

Para impedirlo, es necesario saber

si la fuente animal continúa infectando a los hombres

o si el virus se encuentra ya en una fase

en la que la infección interhumana está asentada.

-Las cuestiones más importantes

en relación a este virus

siguen siendo las siguientes:

¿Cómo produce la enfermedad?

¿Por qué algunas personas

son más susceptibles a la infección?

¿Qué se necesita para que este virus

se transmita mucho mejor entre humanos?

Por tanto, hay muchas cuestiones que van más allá del trabajo

que está realizando nuestro equipo.

(Música)

La transmisión de humano a humano

es la señal de que una enfermedad emergente de origen animal

empieza a volverse contagiosa entre personas.

Es la señal de que es capaz de provocar una catástrofe mundial,

como otro coronavirus, el SARS, síndrome respiratorio agudo severo,

que en 2003 aterrorizó al mundo.

(Música)

Lo más sorprendente fue el impacto que tuvo en Pekín,

en el avión que nos llevaba a la capital china desde Japón,

aparte de mi colega y yo, y otra persona, no había nadie.

Las calles estaban desiertas, la gente, desesperada,

porque pensaban que se estaban muriendo

o que habían contaminado a sus seres queridos.

No existía ningún tratamiento fiable,

ni ninguna forma eficaz de protegerse. Era horrible.

Recordaba lo que habíamos leído sobre la peste,

parecía que habíamos regresado a la Edad Media, eso parecía.

El SARS fue especialmente severo en Hong Kong,

donde se declaró inicialmente.

El profesor Malik Peiris se hizo mundialmente famoso

en aquella época, ya que su laboratorio fue el primero

en aislar el virus del SARS.

Miren, ese es el hotel Metropole.

Ahí fue donde se hospedó el primer infectado en Hong Kong.

Solo pasó una noche, en la novena planta del hotel.

En ese tiempo, contaminó a otras 15 personas

que viajaron a diferentes lugares.

Algunos a Singapur, otros a Canadá, a Estados Unidos o a Vietnam.

En todos esos países estalló un brote de SARS.

Este fue el epicentro de una epidemia mundial.

Cuando terminó, 8000 personas habían resultado infectadas.

800 de ellas murieron.

(Música)

En 2003, el SARS traumatizó a Hong Kong.

Por eso, cuando el nuevo virus de la gripe aviar,

que tanto alarmó a la OMS, golpeó la península por segunda vez,

la noticia se tomó muy en serio.

Este es el segundo caso de gripe aviar H7N9 en humanos

en Hong Kong.

Como hemos dicho anteriormente,

continuamos con nuestra investigación epidemiológica

en busca de información que nos indique

cuándo estuvo el paciente en contacto con aves domésticas.

En cuestión de horas, el Gobierno eleva su nivel de alerta,

los dos enfermos están en cuidados intensivos

en hospitales de la ciudad.

Uno de ellos fallece 20 días después.

Los lugares donde han estado son minuciosamente desinfectados.

(Música)

Todas las personas de su entorno son aisladas.

A veces bajo vigilancia y en estricta cuarentena.

Y sin embargo, el virus nunca se ha mostrado capaz de transmitirse

entre seres humanos.

Parece que el virus H7N9 se adapta mucho mejor

al sistema respiratorio humano que cualquier virus de la gripe,

incluido el H5N1.

Pero se transmite muy mal

a través de las vías aéreas,

comparado con una gripe estacional

o, por ejemplo,

con el de la pandemia H1N1,

que son muy eficaces.

El H7N9 lleva el mismo camino,

aunque todavía le falta un trecho,

pero, con el tiempo, podría recorrer ese trecho.

El temor de las autoridades sanitarias

es que el virus H7N9 se combine durante el invierno

con la gripe estacional y se convierta así

en un virus contagioso entre humanos.

Pero, ¿cómo y dónde podría producirse esta recombinación?

Es a algunos kilómetros de allí, en la China continental

donde probablemente se encuentra la clave de la emergencia

de la gripe H7N9 y, anteriormente, de la gripe H5N1.

Para que un virus llegue hasta nosotros hace falta

una interfaz, un transmisor.

En el caso de la gripe, el reservorio

son las aves silvestres, pero son las aves de corral

las que ejercen de transmisoras. China es el mayor productor mundial

de aves de corral, pero a esto añade otras características

como, por ejemplo, la existencia de enormes mercados

de animales vivos.

(Música)

Más gallinas y perros.

Este es un mercado muy grande, realmente grande.

Peter Daszak ha venido a Litu, al sur del país,

para tratar de entender el problema.

Lo que me resulta más chocante es que salta a la vista

que esto no se ha limpiado nunca.

Llegan constantemente nuevas aves y, si portan algún virus,

la probabilidad de que infecten a las demás es muy elevada.

Aquí nadie limpia nada, es evidente.

En otros mercados, sí lo hacen.

-Seguro que no limpian. -¿Sí? Es increíble.

-Sí, ahí hay muchas aves muertas.

-Hemos visto algunas aves muertas fuera.

Nadie sabe qué les ha pasado, no se les ha hecho ninguna prueba.

Supongo que nadie se las come, eso es lo principal.

No hay ninguna higiene.

Por otro lado, es el típico mercado de animales

que hemos visto en China.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Si uno de estos animales está infectado,

hay muchas probabilidades de que el virus permanezca latente

durante horas.

Y hay gente que se pasa aquí el día entero.

Comen aquí mismo

y están expuestos a cualquier virus

que pudieran portar las aves.

Se trata de una exposición máxima a la gripe aviar y a otros patógenos.

Pero, para Peter Daszak, el riesgo no se limita

a los mercados de animales vivos,

el mayor peligro radica en el método de cría.

Las aves permanecen sueltas durante el día

y regresan a los corrales de noche.

Esta promiscuidad es la que permite al virus de la gripe

pasar de su reservorio natural, las aves silvestres, al hombre,

saltando la barrera de las especies.

(Música)

Ya conocía la existencia de estas granjas.

Había visto alguna fotografía, pero no era consciente

de hasta qué punto estos animales vivían en plena libertad,

sueltos, sin ningún control, en plena naturaleza.

Las gallinas conviven a diario con las aves silvestres

y otros animales, y pueblan todo el paisaje.

Desde un punto de vista viral, es el caldo de cultivo perfecto

para que un virus se propague.

(HABLA EN CHINO)

Encantado.

¿Está preocupado por la gripe aviar?

(HABLAN EN CHINO)

Sería absurdo decir que no estoy preocupado,

claro que lo estoy, pero trato de tomar

todas las precauciones necesarias.

-¿Ha hecho alguna vez el test de la influenza?

-Sí, los vacuné cuando eran jóvenes.

-¿Contra qué cepa de la gripe aviar estás vacunados?

-No lo sé, son los veterinarios los que se encargan de eso.

-Ya.

El problema con la gripe aviar es que siempre vamos a remolque.

Cuando apareció el H5N1 desarrollamos una vacuna

y mientras vacunábamos a las aves en China apareció el H7N9,

desarrollamos la vacuna y apareció el H7N8.

Casi cada año aparece una nueva cepa y es un gran problema.

(HABLA EN CHINO)

¡Vale!

Me parece que vamos a tener algún problemilla.

No es nada fácil atrapar a una gallina en libertad.

Bien, ¿de dónde tomo la muestra? ¿De dónde extraigo?

Muy bien, listo.

Estamos tratando de localizar en China

y en todo el sudeste asiático puntos calientes como este,

donde se puede producir la recombinación del virus.

Así como las zonas de mayor riesgo

susceptibles de favorecer su propagación.

Hemos descubierto que el tamaño de las granjas

y la forma en que están estructuradas puede ser un factor determinante.

Y es ahí donde estamos tomando muestras

para descubrir la nueva cepa de gripe aviar.

(Cantos de gallo)

(TV) "Algunos investigadores han creado una cepa mortal

de la gripe aviar, que se transmite fácilmente de persona a persona.

Cada vez existe más inquietud ante la posibilidad

de que el bioterrorismo consiga acceder a esta información

y que pueda crear un virus capaz de matar a millones de personas".

En los laboratorios de todo el mundo

se ha iniciado una carrera contrarreloj

para luchar contra estos virus emergentes.

A veces, con métodos muy controvertidos.

(Música)

A finales de 2011,

en un lugar desconocido de este hospital holandés,

unos investigadores crean un virus mutante del H5N1.

Lo que tanto tememos que haga la naturaleza,

es decir, que el virus mute y se vuelva contagioso,

lo hicieron aquí en un laboratorio, y pretenden hacer lo mismo

con el H7N9, el nuevo virus de la gripe aviar.

Dentro de estos compartimentos hay cajas que contienen ampollas.

Cada una de esas ampollas contiene un virus.

Pero los virus que son peligrosos

para los seres humanos o animales,

no los almacenamos aquí.

Voy a enseñarles también una caja que guardamos en esta habitación

a 20 grados bajo cero.

En el interior de estos pequeños frascos hay un plasma.

Un plasma que nos permite hacer arqueología de los virus.

Por ejemplo, en la sangre de una persona nacida en 1857

podemos encontrar anticuerpos de los virus que circulaban entonces.

-¿Dónde guardan la famosa nueva cepa que acaban de fabricar?

-¿El H5? Obviamente, no voy a decírselo.

Si alguien quisiera apoderarse del virus,

le encantaría disponer de un plano para localizarlo,

y si yo le revelo esa información y lo difunde en su programa,

estaríamos dándole a esas personas pistas para encontrar el virus,

lo que usted seguramente no querría.

(Música)

Aunque está prohibido acercarse a las cepas mutantes

o a los laboratorios

donde se llevan a cabo los experimentos

y en particular, los que se realizan con hurones,

sí es posible contactar con las personas responsables.

¿Tenéis ya algún dato sobre la transmisión?

El último informe decía que el nivel de transmisión del H7N9

era todavía muy limitado.

¿Cuánto tiempo hace falta para conseguirlo?

-Estamos todavía en ello y los resultados son aún...

-Muy limitados. -Sí, muy limitados.

-Si tuvieras que predecir, ¿de cuánto tiempo hablaríamos?

-Diría que un año, más o menos.

-¿Recuerdas la época del H5? Ya trabajas aquí, ¿no?

-Sí, éramos tres personas pegadas al ordenador

observando los distintos ciclos.

Con los primeros resultados, llamamos al jefe

para decirle que habíamos obtenido un resultado positivo,

que teníamos la transmisión del H5.

Si el virus saliera de este laboratorio,

tendríamos un serio problema.

-Eso está fuera de toda posibilidad. -Sí, no es posible.

-El virus que hemos desarrollado

nos permite probar los antivirales que tenemos

y saber si serían eficaces para luchar contra él

y curar a la población si se diera esa circunstancia.

Gracias al virus mutante, podemos hacer ese tipo de pruebas.

Si se diera el caso, ¿podremos erradicar el virus de raíz?

¿Seremos, al menos, capaces de producir vacunas en masa?

En eso trabajamos ahora y hemos recibido críticas.

Somos conscientes de que este tipo de investigaciones

suele provocar críticas

y que entraña ciertos peligros si no se llevan a cabo adecuadamente.

Sin embargo,

el riesgo de que el bioterrorismo se apodere de nuestros resultados

y reproduzcan nuestro virus utilizando nuestro sistema

es virtualmente nulo.

Es imposible repetir el proceso si no eres un virólogo experto.

En cambio, el beneficio puede ser inmenso.

Tenemos la obligación moral de trabajar en ello

en beneficio del mundo entero.

(Música)

Estos argumentos no han convencido a nadie.

Muchos científicos se han movilizado para detener estas investigaciones.

Sin embargo, el año pasado la OMS levantó la moratoria

que había impuesto sobre este tipo de experimentos,

algo que lamenta profundamente Patrick Berche,

especialista en bioterrorismo.

Me opongo rotundamente a este tipo de experimentos.

Me parece que es jugar al aprendiz de brujo.

¿Qué sentido tiene hacer que un virus sea supercontagioso

cuando no lo es?

Ni ha sido capaz de serlo de forma natural.

Si se produjese un accidente,

o simplemente una muerte en un laboratorio,

¿qué diríamos de los investigadores que,

a imagen y semejanza de Frankenstein,

han creado un monstruo que puede, a la larga, causar una pandemia?

Es incomprensible.

Ya se han producido accidentes con el SARS en laboratorios chinos.

Los accidentes en laboratorios de alta seguridad son numerosos.

Se han censado cerca de 450 casos en unos 30 años.

-La Organización Mundial de la Salud trabaja intensamente

para contener un brote del temido virus del Ébola

que se ha extendido a tres, quizá cuatro países

de África occidental.

El coronavirus MERS y el H7N9 estaban muy vigilados,

pero otro virus cogió desprevenida a la OMS,

una nueva cepa del virus del Ébola

pasó inadvertida hasta diciembre de 2013,

causando el pánico en África occidental y Canadá.

Varias veces al día se reúne allí un gabinete de crisis.

Recién llegado de Guinea Conakry, país en el que se originó el brote,

el doctor Stéphane Hugonnet se dispone a entregar su informe.

Keiji Fukuda, subdirector general de la OMS,

asiste en persona a la reunión.

En términos de control de la infección,

las necesidades son inmensas en todos los sentidos.

El principal mensaje es, por tanto,

que la epidemia no ha terminado, que seguirán apareciendo

casos en todo el país y también en los países vecinos.

(Música)

Afecta prácticamente a todo el país. Conakry se encuentra al oeste

y la parque boscosa de Guinea al este.

Así que estamos hablando

de unos 1000 kilómetros,

pero es una epidemia internacional,

puesto que Liberia está afectada

y los casos han llegado a la capital. Hacen falta recursos extraordinarios

para tratar de evaluar y controlar la epidemia.

-Vamos a hacer un recorrido para ver quiénes siguen

conectados en directo. Malí, Liberia, Sierra Leona

y Cabo Verde.

Si os parece, empezamos. ¿Tenemos en directo

al compañero de Guinea? -Sí, seguimos en directo.

Una sola transmisión de un murciélago al hombre

parece ser el origen de este nuevo brote de ébola

que ha llegado a Conakry.

Es la primera vez que los casos de transmisión,

que se cuentan ya por decenas, llegan a una megalópolis

de varios millones de habitantes.

La OMS supervisa sobre el terreno las actividades

de decenas de expertos llegados urgentemente al país.

Entre los cuales se encuentra Jean-Claude Manuguerra,

del Instituto Pasteur.

La epidemia podría extenderse con suma rapidez.

Pongamos que una persona infectada

ha tenido diez contactos.

Y esos diez enferman

y tienen, a su vez, diez contactos.

Ya son 100.

Si estos enferman y tienen a su vez diez contactos,

ya serían 1000 personas a vigilar. El control se volvería

prácticamente imposible y el seguimiento es fundamental

porque son las personas que corren el riesgo de haber contraído

la enfermedad. Hay que actuar rápido

porque podría producirse una especie de reacción en cadena.

(Música)

En Conakry, la organización Médicos sin Fronteras

ha construido un centro separado del resto del hospital,

"La aldea ébola".

Llamadme si necesitáis ayuda. Yo me quedo aquí, ¿vale?

Sin una vacuna y sin cura efectiva los médicos se conforman

con aliviar, en la medida de lo posible,

a los enfermos y acompañar a los moribundos.

Es imprescindible mantener en estricta cuarentena

a todos aquellos de los que se tiene la mera sospecha

de ser portadores del virus. Y se toman muestras a cada uno.

En estas bolsas se depositan las muestras de sangre

de los pacientes para establecer el diagnóstico.

A unas pocas decenas de metros de "La aldea ébola",

Jean-Claude Manuguerra supervisa estos análisis

en un laboratorio de nivel P4 improvisado sobre el terreno.

Es la única manera que tienen estos investigadores

de protegerse del virus.

Tomamos una parte de una muestra infectada por el virus.

Para llevar acabo el análisis después de inactivarla previamente,

así podemos extraerla y manipularla fuera de la caja de guantes.

Se trata de una prueba relativamente sofisticada,

pero que funciona de una manera muy sencilla,

con un resultado que se lee fácilmente.

Vemos dos muestras con un intenso color amarillo fluorescente

que marcan la presencia específica de rastros de ébola.

Estamos siempre preocupados porque no sabemos nunca

cómo se van a desarrollar

los acontecimientos. A posteriori,

es muy fácil decirlo,

pero al final hemos tenido menos de 200 casos

y ha habido menos de 100 muertos. Por suerte, no ha sido tan grave,

pero no deja de ser un brote mortal.

Nunca sabemos cómo puede evolucionar una epidemia.

Imaginemos que una epidemia se extiende por una capital

y, de ahí, a otras grandes ciudades. Sería un escenario catastrófico

que, afortunadamente, no se ha producido.

Seguramente porque la situación no se prestaba a ello

y, quizá también, gracias a la intervención

y los medios de respuesta aportados por la comunidad internacional.

Después de una relativa calma en primavera,

la epidemia de ébola ha rebrotado en junio,

sin que nadie sepa realmente las causas.

Un puñado de afortunados, como Oulare Bakary,

se ha salvado milagrosamente.

Me hace daño.

No ha sido nada fácil.

Cuando vi los cadáveres,

empecé a hacer preguntas.

¿Desde cuándo están aquí estos enfermos?

¿Llegaron igual que yo?

Estaba muy preocupado. Muy, muy preocupado.

Estaba convencido de que iba a morir y de que todo había terminado.

Vi a un paciente que se bañaba y perdía un montón de sangre.

Otros estaban allí mismo, con la diarrea y vomitaban sangre...

Sacaban los cadáveres y los venían a buscar para enterrarlos.

Yo esperaba que me llegara el día. Estaba convencido de que llegaría.

Para mí era el fin.

Sin embargo, cuando me hicieron la primera prueba

y después la segunda, y vinieron a decirme que había dado negativo,

estaba feliz. ¿Ya ha desaparecido la enfermedad de aquí?

¿Sí? ¿Ya no tengo la enfermedad aquí? Estoy salvado.

Me dije: "Estoy salvado".

(Pájaros)

Un solo murciélago detrás de este nuevo brote de ébola.

Aves de corral que transmiten una nueva gripe aviar.

Y otra vez los murciélagos detrás de la aparición

del coronavirus MERS.

Todos estos virus emergentes tienen un denominador común,

el mundo animal. Esta constatación ha creado

un nuevo paradigma científico, One Health, una salud común,

la idea de una interdependencia entre nuestra salud

y la de la fauna salvaje.

En todo el mundo, los científicos investigan

este vínculo que arroja una nueva luz

sobre las consecuencias de la degradación

del medio ambiente.

(Música)

En Tailandia, los investigadores se centran

en una región donde el entorno ha sufrido recientemente

cambios drásticos para aplicar la iniciativa "Un mundo, una salud".

Serge Morand, del Centro de Investigaciones Científicas,

está estudiando a las ratas, otro de los grandes reservorios.

¿De dónde viene este animal? ¿Del bosque?

Entonces es muy probable que sea pariente

de la especie "rattus rattus".

Este roedor es una rata

que está estrechamente emparentada

con la rata negra, "rattus, rattus",

la rata de la peste.

Por regla general, la cazan para ellos, para su consumo.

Se puede hacer rata a la parrilla o sopa de rata.

No está tan mala.

Aquí, la agricultura le ha ido robando terreno al bosque,

causando la desaparición de muchas especies de ratas

y, con ellas, muchos virus y agentes patógenos.

Sin embargo, en estas poblaciones, han surgido nuevas enfermedades.

Virólogos, veterinarios, médicos y científicos de distintos puntos

del planeta trabajan para entender esta paradoja.

Primero extirpamos el pulmón.

Han encontrado algo nuevo, así que Jamel, que viene de Túnez,

se dispone a diseccionar a un roedor de Tailandia

para encontrar algo que no habíamos visto hasta ahora.

La expansión de la agricultura

viene acompañada de una reducción

en la diversidad de estos patógenos,

pero los que quedan, los microbios que permanecen

aumentan en prevalencia en los roedores,

por lo que puede haber mayor riesgo para los seres humanos,

ya que se dispersarán en este nuevo entorno.

Entonces, pasarán a las pulgas, garrapatas, ácaros...

con la consiguiente posibilidad de infección para los humanos.

(Música)

Durante los últimos cincuenta años,

la amenaza de una pandemia

se ha abordado siempre igual. El número de personas

que podrían verse infectadas, los medicamentos que podríamos usar

y las vacunas que se podrían desarrollar.

El enfoque de One Health trata de abordar el problema globalmente,

es decir, para impedir la aparición de nuevas enfermedades

hay que erradicar las prácticas que perjudican nuestro entorno.

-Nunca hemos sabido tantas cosas

sobre estos agentes patógenos.

Conocemos su secuencia completa,

su tasa de mutación, sabemos muchas cosas.

Pero no podemos predecir dónde se producirán dichas mutaciones,

de manera que nos enfrentamos al dilema de tratar de predecirlo

porque eso es lo que se nos exige. Sabiendo, al mismo tiempo,

que la naturaleza es mucho más ingeniosa que el ser humano.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Menos mal que las hierven bien.

No creo que los ectoparásitos salgan... vivos de esta.

(Música)

Bueno...

¿Caliente?

Está muy bueno y muy bien cocinado. La han lavado con una hierba

para eliminar un poco el gusto de la rata.

(Música)

La noche temática - Epidemias, la amenaza invisible

PREMIOS:

2013 Festival de Cine Documental DOXA, Canadá

Ganador del Premio al Mejor Largometraje Documental

2013 Festival Internacional de Cine de Washington, EE.UU.

Ganador Premio Justicia Social