Anterior Cola de merluza rellena de pies de cerdo Siguiente Mejores momentos de hotel romántico Arriba Ir arriba
En la escuela "José María Bogarín", en el barrio de Fátima, Asunción. Pueblo de Dios / Ricardo Olmedo

A orillas del Paraguay

|

El barrio de Fátima, en las afueras de Asunción, es uno de los muchos que rodean la capital paraguaya. Situado en lo que llaman “bañado norte”, junto al río, comparte con otros la falta de infraestructuras y de servicios básicos. Por ejemplo, no hay un solo centro de salud en el lugar. Los Hermanos de las Escuelas Cristianas, más conocidos como Hermanos de la Salle, decidieron instalarse aquí hace 40 años para atender a tantos niños que estaban en una situación de abandono educativo. Actualmente, acuden 658 alumnos en turnos de mañana y tarde a los diferentes niveles que tiene la escuela: jardín de infancia, preescolar y primaria.   

Con ayuda de PROYDE

Los datos sobre la deserción escolar en Paraguay son preocupantes. A nivel nacional, la mitad de los escolares no terminan los nueve años de educación básica. No es el caso, ni mucho menos, de la escuela de La Salle. Pero lo que aquí preocupa es que puedan continuar una vez que terminen su estancia en el centro. El sueño de los Hermanos de la Salle es poder levantar otro centro junto al actual para que los alumnos continúen su formación una vez que han terminado la básica. Mientras se cumple el sueño, la escuela ha abierto unos talleres en el que los alumnos mayores pueden aprender los primeros pasos de varios oficios como peluquería o electricista.
La ong Proyde -promoción y desarrollo- apoyó la creación de esos talleres y de otras iniciativas de la escuela. Proyde es una ong de la gran familia de La Salle en España. En estos días cumple 25 años de trabajo. Detrás de este tiempo hay cientos de proyectos financiados con la solidaridad española en muchos países donde la Salle está presente. Es una prueba, fehaciente, de la eficacia de algunas ong como Proyde.