La cueva del tesoro

La cueva del tesoro NOTICIA

En 1902, Padre Poveda inauguró la primera escuela en las cuevas, junto a la capilla de la Virgen de Gracia.PdD

PdD 

El padre Pedro Poveda desarrolló su labor en el barrio de Las Cuevas (Guadix, Granada). Fundó colegios y contribuyó a dignificar la vida de sus habitantes. la labor del padre Poveda sigue presente en Guadix gracias a la Institución Teresiana.

Según la tradición, Guadix  es una de las primeras ciudades de la Hispania romana convertida al cristianismo y la primera con sede episcopal que estableció San Torcuato, que vino de Palestina vía Cartago Nova a los cerros. Aquí descubrimos una ciudad subterránea rodeada de farallones de tierra arcillosa labrados por el viento y el agua y perforados por la mano del hombre.

Los orígenes de estas cuevas hay que buscarlos en los momentos posteriores a la toma de Granada por los Reyes Católicos, en 1492, cuando la población árabe que vivía en la ciudad, desposeída de sus propiedades y marginada social y culturalmente, se refugió en estos cerros para no tener que abandonar España y poder  seguir manteniendo sus costumbres. Después fueron llegando, en oleadas, otros grupos étnicos y sociales que han ido configurado un espacio singular y único de interés turístico mundial. 

Apóstol de las Cuevas

Entre los habitantes de las Cuevas hay un  personaje que destaca por encima de todos. Se llama Pedro Poveda 7 vivió aquí hace ahora 100 años. Era sacerdote y al ver  la pobreza y el abandono de este poblado marginal y excluido se convirtió en Apóstol de la Cuevas. En la cueva de la Virgen de Gracia el Padre Poveda descubrió que tenía que estar al lado de los pobres. Aquí  tuvo sus dos grandes inspiraciones: construir escuelas para los niños y las niñas del barrio y fundar una institución para evangelizar a través de la educación y la cultura, lo que más tarde sería la Institución Teresiana. En 1902, el Padre Poveda inauguró la primera escuela en las Cuevas, junto a la capilla de la Virgen de Gracia. A continuación, construyó otra escuela para niñas. ¡Por fin, alguien se preocupaba de enseñar y leer a los niños cueveros!

 

Juanico, el niño gitano al que Pedro Poveda llevó a la escuela y cuando ya muy mayor le preguntaron qué podía contar de Pedro Poveda, dijo: “Yo sólo sé que desde que el padre Poveda estuvo en las cuevas, nosotros somos más personas”. En 1905, Pedro Poveda tuvo que salir de  Guadix y tras haber consolidado la Institución Teresiana, el 28 de julio de 1936, fue asesinado en las tapias del madrileño cementerio de la Almudena. En 2003, Juan Pablo II lo elevó a los altares. La obra educativa y social iniciada por San Pedro Poveda en la Cuevas la ha continuado la Institución Teresiana. Las escuelas del Sagrado Corazón de Jesús que él fundó han sido reformadas y actualizadas y ahora llevan su nombre. Son dos escuelas con 150 alumnos de Infantil y Primaria. La tipología de los alumnos es muy heterogénea: el 60 por ciento vive en cuevas; 30 por ciento es de raza gitana; el 13 por ciento tiene un desfase curricular de dos o más años y el 38 por ciento tiene problemas familiares graves. Como las economías de los padres no dan para que sus hijos tomen un tentempié a  media mañana, el colegio reparte bocadillos en el recreo.

Espacio reservado para promoción
cid:1702