Anterior TVE prepara un nuevo programa de gastronomía con los gemelos Torres Siguiente Efecto Pasillo pedalea este sábado junto a 'Seguridad Vital' Arriba
En portada - Cicatrices de Sarajevo

En Portada. "Cicatrices de Sarajevo"

|

Los problemas actuales están ligados a un paro del 40%, a los bajos  salarios, a la corrupción...

Veinte años después del inicio del brutal conflicto, En Portada ha vuelto a Sarajevo para retratar las cicatrices de la penúltima guerra yugoslava. Allí, la guerra es una cosa del pasado, de la que se prefiere no hablar, o se pasa de puntillas.

Los problemas actuales están ligados a un paro del 40%, a los bajos salarios, a la corrupción y también al triunfo de los nacionalismos que, con la bendición de los Acuerdos de Dayton, han creado, bajo la denominación de Bosnia y Herzegovina, un complejo sistema político y administrativo en el que todo está triplicado, dividido entre las tres comunidades: bosniaca, croata y serbia, lo que dificulta el gobierno y entorpece el progreso.

Tristeza y silencio

Los 16 años transcurridos desde el final de la guerra no han logrado despejar el halo de tristeza que envuelve las miradas de los sarajeveses. Cuando se les pregunta, son reacios al recuerdo e insisten en la convivencia, en que es posible la vida en común.

Sus silencios encierran motivos diversos. Uno, el trauma no superado de aquellos años de guerra y cerco, el dolor por las pérdidas. En otros casos, quizás el silencio lo provoque el sentimiento de culpa por no haber ayudado al vecino, por haber dejado de saludar a un conocido y haberlo convertido en el ‘otro’, en enemigo...

Semanas antes de aquel abril de 1992, en Sarajevo nadie creía en que la guerra, ya vivida en Croacia, llegase a la ciudad. Imposible, decían, y como garantía ponían el espíritu cosmopolita, abierto, plural de Sarajevo. Otra víctima de la guerra.

Vijecnica

La biblioteca encierra el simbolismo de Sarajevo, del perdido y del actual

La biblioteca de Sarajevo, Vijecnica, es uno de los edificios más representativos de la ciudadVijecnica, literalmente 'el consejo', fue inaugurado a finales del XIX como primer  parlamento bosnio bajo el imperio austro-húngaro. Fue el edificio, el 28  de junio de 1914, en el que se refugió el archiduque Francisco Fernando  tras un intento de atentado, poco antes de que, finalmente, Gavrilo  Prinzip consiguiese terminar con su vida.

Al comenzar la primera guerra  mundial, se convierte en ayuntamiento y, al finalizar la segunda, en  sede de Biblioteca nacional y universitaria. Hasta la noche del 25 al 26  de agosto de 1992.

Encierra el simbolismo de Sarajevo, del perdido y del actual. Por ello, En Portada la ha convertido en el eje de este reportaje. A sus salas vacías han vuelto testigos de su destrucción para rememorar la guerra, las pérdidas, la dura postguerra

Hoy es el único gran edificio público y emblemático cuya reconstrucción no ha terminado

Pasados 16 años desde el fin de la última guerra, Vijecnica, es el único gran edificio público y emblemático cuya reconstrucción no ha terminado. Las obras, financiadas con ayuda internacional, avanzan despacio y su uso futuro está rodeado de polémica. Para muchos, tendría que volver a ser Biblioteca Nacional y no repartir, como está previsto, el espacio con el ayuntamiento y un centro cultural.

Entre tanto, la Biblioteca Nacional ha encontrado alojo en los antiguos cuarteles Mariscal Tito. Allí Nermin Ibrulj, que participó en el rescate de los fondos más valiosos, trabaja ahora en la restauración de lo salvado. Buena parte del material que utiliza fue donado por España (Paz Ahora, AECI) y, en especial, insiste en un agradecimiento: Arsenio Sánchez Hernampérez, conservador de la Biblioteca Nacional de España.

Las cicatrices son visibles en los muros de Vijecnica,  al igual que en la mirada de los sarajaveses. Sarajevo aún es una ciudad doliente

Cicatrices de Sarajevo se estrena el domingo 24 de junio a las 22.30 h del 24 de junio en el Canal 24 horas y en La 2 el sábado 30 de junio a las 22.40 h.