Anterior Nace la UHF, la Segunda Cadena Siguiente El valor del agua Arriba Ir arriba
Paloma del Río y María Escario, galardonadas con la Medalla de Plata al Mérito Deportivo
Medalla de Plata al Mérito Deportivo

María Escario: "Las periodistas deportivas hicimos un trabajo callado pero persistente"

  • María Escario recibe la Medalla de Plata al Mérito Deportivo

  • La presentadora de Deportes del TD de fin de semana agradece el galardón

  • "En mi primer día, mi jefe me dijo que me dedicara a los deportes de mujeres"

  • "Nos ganamos el respeto de los compañeros con nuestra preparación y valía"

  • Paloma del Río, otra Medalla de Plata al Mérito Deportivo

|

Este miércoles 5 de octubre de 2011 es uno de los días más relevantes en mi vida profesional y como vosotros, los espectadores de TVE, tenéis mucho que ver en todo esto, quiero compartirlo.

Esta mañana he recibido de manos de SAR la Infanta Cristina la Medalla de Plata de la Real Orden del Mérito Deportivo que concede el Consejo Superior de Deportes. Cuando me comunicaron la noticia de la concesión del premio, primero me emocioné y luego me asaltaron dos pensamientos: o me estoy haciendo mayor o algo he debido hacer bien para que me premien.

Cuando me propuse escribir estas líneas se me vinieron a la cabeza un montón de recuerdos. Me acordé de mi primer día de trabajo en TVE, a finales de  marzo de 1985, cuando mi jefe me dijo nada más llegar que me dedicara a “deportes de mujeres”. "¿Cuáles son los deportes de mujeres?", le contesté. Era mi primer día y ya me estaban discriminando, me estaban excluyendo de un territorio perfectamente acotado por hombres.

Ya entonces había mujeres que trabajaban en aquella redacción de deportes, compañeras como Mari Cruz Esteban, Esperanza Solano, Elena Sánchez, María Antonia Martínez, Mari Carmen Izquierdo u Olga Viza (que me perdonen si me he olvidado de alguna).

Si ya en aquellos años era difícil ser mujer y profesional de lo que fuera, mucho peor en un campo tan masculino como el de la información deportiva. Aquel grupo de mujeres, al que yo me incorporé, abrimos un pequeño camino y nos convertimos en referente para otras mujeres que años más tarde decidieron apostar por el periodismo deportivo.

Fue un trabajo callado pero persistente. Nos costó ganarnos el respeto de nuestros compañeros pero lo hicimos con nuestra preparación y nuestra valía. Esos fueron los atributos con los que crecimos como profesionales del periodismo deportivo.

Fueron años difíciles pero hermosos. En un día como hoy en el que mujeres como Paloma del Río, Olga Viza y yo recibimos este reconocimiento a una carrera profesional no puedo olvidarme de todas esas otras mujeres anónimas que como nosotras, lucharon y lo siguen haciendo por la visibilidad y la igualdad. Este premio es para ellas y sobre todo para verdadera María Escario, mi madre.


Sigue a María Escario en Twitter: 

http://twitter.com/#!/mariaescariotve /  @mariaescariotve