Anterior Pingüino de aceitunas con iglú de arroz Siguiente ¡Sí, Chef!: Envía tu videopregunta a Carlos, ganador de MasterChef Arriba
En Portada - NYC11

'En Portada'. "NYC11"

|

Creemos que conocemos una ciudad porque vivimos en ella, porque amanecemos y anochecemos cada día con ella y hacemos el trayecto del trabajo a casa y de casa al trabajo setecientas veces al año. 

Creemos que le hemos tomado el pulso a su diversidad porque charlamos con el zapatero, que se apellida García como una misma, porque comemos con las manos en el restaurante etíope de Harlem, tomamos café en la cafetería de la ONU o hemos hecho casi completo el trayecto de la línea F del metro, que se desparrama por casi todos los idiomas, razas y religiones.

Nos hemos acostumbrado, o no, a su clima, a sus horarios, a sus hábitos, leemos sus periódicos y hacemos picnic en sus parques.  Creemos que conocemos una ciudad hasta que la miramos con otros ojos y rodamos, por ejemplo, un reportaje desde el taxi.

Una realidad en blanco y negro

La idea fue de Viñas, el realizador, que afortunadamente no conocía la ciudad y la imaginaba romántica, especial, peliculera….un viaje en blanco y negro desde el cine de su infancia, hasta la realidad de cada díala de José, Kervin, Sanjeeda, Cliff, Kamran, Melvin, Mohan, Michel, Victor.

Durante 10 días recorrimos Nueva York desde sus taxis buscando en las calles, en los pasajeros, en los propios taxistas las cicatrices del 11 de septiembre.  

El resultado, NYC11; un puzzle de recuerdos, de miedos y de esperanzas como la ciudad en sí misma: es la zona cero de Alfonso, un policía que salvó su vida pero que aún teme mirar “el agujero” por la ventanilla; es la mezquita de Kamran, en una zona del barrio de Brooklyn, donde casi todos los vecinos son de Pakistán pero no lo saben todo sobre Bin Laden; es el barrio chino de Margaret, que todavía se resiente de lo que pasó a sólo unas manzanas de distancia…o la lucha diaria de Sanjeeda, mujer, taxista, musulmana, paquistaní y a la vez muy americana.

Nueva York, 10 años después

Una ciudad que se te va de las manos y nunca es la misma que hace unas horas, unos meses o 10 años. Afortunadamente

Sus historias y las de todos los demás han ido retratando la ciudad 10 años después desde los asientos del  taxi.  A veces fue complicado. Sobre todo para Alejandro, el cámara, obligado a hacer equilibrios con una cámara grande y pesada en un espacio pequeño e inestable durante muchas horas. Y para Juan, el ayudante de sonido, plegado con todos sus cables a veces en el maletero, a veces en el suelo…pero lamentando siempre el  estado del asfalto neoyorquino.

Secundino, el conductor-gps-dj, confirmó que los taxistas de Nueva York se saltan siempre el semáforo en ámbar y si vas detrás de ellos, te pierdes…y aprendió a pronunciar las zetas. Y la redactora ha intentado  estar a la altura de todos ellos: entender, preguntar, darle forma a 90 horas de rodaje.

Reflejar el  espíritu de toda esa gente que va y que viene, de la materia prima de una ciudad que se te va de las manos y nunca es la misma que hace unas horas, unos meses o 10 años. Afortunadamente.

Más contenidos de Televisión

{
anterior siguiente