Anterior 'Al punto' despide temporada con la chef Carme Ruscalleda Siguiente '¿Quién mató a Bambi?', este sábado Arriba
En Portada - Sudán, siete días con la guerilla

En Portada. "Sudán, siete días con la guerrilla"

       
  • En Portada viajó al país en 1986 y logró convivir con los guerilleros del SLPA

  •    
  • Por primera vez una televisión filmaba al Ejército Popular de Liberación sudanés

  •    
  • Fernando De Giles, autor del guión, recuerda la experiencia para nosotros

  •    
  • "Sudán, siete días con la guerilla" es el reportaje del mes en la web 
       

|

Fue  en el mes de agosto del 86  cuando el camarógrafo José Luis Márquez,  el ayudante José María  La Peña  y yo nos desplazamos a Lisboa, donde ya teníamos concertado un encuentro con un grupo de dirigentes del Ejército Popular de Liberación de Sudán (SPLA),  la guerrilla comandada por el coronel golpista John Garang.

El periplo duró más de lo previsto. Viajamos durante varios días. Primero a Lisboa, y de allí a Kenia, viajando a la sombra del Kilimanjaro  hacia un lugar de la sabana, Narus (al sur de Sudán),  para  sumarnos a la columna militar del coronel John Garang en su camino hacia el lugar secreto de su cuartel general.

La marcha fue extenuante. Sin agua ni comida, bajo un calor sofocante durante el día y mucho frío por las noche, durmiendo en el suelo… fue el precio que nos costó conseguir, al cabo de siete días, la deseada entrevista con el coronel Garang. Supuso una primicia mundial del programa En Portada.

Nuestra llegada  fue clandestina y a partir de ahí nos integramos en la vida cotidiana de esta guerrilla, con la cual viajamos, pernoctamos y también fuimos víctimas -en este caso, yo- de la terrible enfermedad que mata diariamente a miles de sudaneses, la malaria.

Iniciamos un recorrido por las extensas llanuras  sudanesas a bordo de un camión en el que nos amontonamos el equipo y un batallón  de guerrilleros muy bien armados, que se fumaron  nuestros cigarrillos en la primera  parada. Entonces supimos que el enorme bulto sobre el cual viajábamos todos apiñados era un gran surtido de bombas y explosivos  muy variados.

Cumplida la misión regresamos para emitir el reportaje que ahora, de nuevo, podrá volverse a ver a través de la red. Nosotros, entonces, regresamos con el ánimo preparado para darle forma y presentarlo. El equipo desde sus puestos, y yo desde El Hospital del Rey, donde tuve que permanecer por espacio de casi dos semanas, a punto de no poder tan siquiera contar esta historia.

Más contenidos de Televisión

{
anterior siguiente