Enlaces accesibilidad

Lotería de Navidad 2019

La suerte es caprichosa en Castilla y León

Por
Ávila celebra la Loteria de Navidad en 2016
Ávila celebra la Loteria de Navidad en 2016 EFE/Raúl Sanchidrían

La Lotería de Navidad no ha sido especialmente generosa con Castilla y León, a lo largo de la historia el Gordo ha caído 41 veces en esta comunidad autónoma. La provincia más afortunada ha sido Salamanca, con siete primeros premios y el patito feo es Ávila, con solo un gran premio.

Ávila ha destacado cada 22 de diciembre como una de las pocas provincias de España en las que nunca había caído el Gordo. Este año no encabezará la lista de las menos afortunadas gracias al primer premio del pasado año. El 3.347 se vendió en 42 provincias y una, esta vez sí, fue la de Ávila. Se vendieron cuatro décimos en el municipio abulense de El Barraco a 25 kilómetros de la capital, allí dejaron 1.600.000 euros, según informa Marta Ingelmo. Este año compradores y loteros confían en que la suerte vuelva a estar de su lado tras 200 años de sequía de millones.

Una situación parecida a la de Zamora, en 2018 se rompió por fin la maldición y se vendieron 32 décimos del Gordo que dejaron casi 13 millones de euros en la provincia, la mayoría vendidos en un bar de Quiruelas de Vidriales donde los vecinos festejaron la llegada de la suerte a pesar de que la mayoría de los décimos los compraron gente de fuera del pueblo, relata Tania Cobo. Los zamoranos esperan que la suerte haya llegado para quedarse y este año no pase de largo.

León y Palencia empatan: cinco primeros premios

En León, el Gordo ha tocado cinco veces, dos en la capital y tres veces han sido las administraciones de la provincia las que han repartido la suerte. Las cuantías también fueron diferentes y se abonaron en diferente moneda. La Fortuna ha visitado Boñar en dos ocasiones, hace 31 años y en 2014 cuando repartió una serie completa del primer premio. Carmen Bayón añade que, con ocho décimos de un número abonado, la Administración de Santa Clara de la capital leonesa repartió 240 millones de pesetas y el año pasado dos décimos de máquina dejaron en León un millón de euros.

En cinco ocasiones ha caido el primer premio del 22 de diciembre en Palencia, dos veces en la provincia y tres más en la capital, donde fue vendido por última vez en 2013, aunque solo una serie. Una ciudad que tuvo en 1986 una relación dramática con el Gordo y una gran repercusión mediática después de que el regente del bar del hogar de jubilados del barrio del Cristo vendiera más participaciones que décimos había comprado. Los afortunados recibieron una quinta parte de lo que les había tocado años después, detalla Alfredo Hidalgo. Hubo que esperar hasta 2010 para que el Gordo hiciera sonreir de nuevo a los palentinos, esta vez en Saldaña, donde se repartieron 3 millones de euros.

Salamanca tuvo que esperar dos siglos al Gordo

Durante 200 años, el primer premio de la Lotería de Navidad esquivó a Salamanca. Dos siglos exactos transcurrieron desde que comenzó a celebrarse el sorteo hasta que en 2012, el Gordo por fin cayó en la ciudad. La segunda ocasión no se hizo esperar tanto y el año pasado se repartió por la provincia. Además de en la capital se celebró en cuatro localidades: Béjar, Cepeda, Calvarrasa de Abajo y Cabrillas, según informa Javier Laso. La gente de Salamanca juega con la esperanza de que no tarde en cumplirse el refrán: no hay dos sin tres.

En el año 2000, cuando todavía se contaba en pesetas, Segovia recibió una lluvia de millones. A pocos metros de la catedral, una sola administración vendió íntegramente el Gordo y repartió 46.500 millones. Desde entonces, el gasto ha aumentado hasta los 129 euros por persona. Es una media que mantiene a Segovia como la tercera provincia española que más gasta en este sorteo, detrás de Soria y Burgos. En el año 2002, el primer premio dejó 48 millones -esta vez de euros- y en el sorteo del año pasado sólo tocó un décimo en la capital, señala Mamen Vicente.

Sorianos y burgaleses, los que más gastan

Los sorianos vuelven a ser de largo, con 251 euros consignados para el sorteo extraordinario, los que más se gastan de media por persona de toda España. La media nacional es casi 68,5 euros. Estos datos apabullantes no se corresponden con los premios que la Lotería ha dejado últimamente en Soria, aunque el Gordo cayó el año pasado en la capital y también en 2008. En 1987, el segundo premio repartió 8.300 millones de pesetas y diez años más tarde 3.000 millones de un tercer premio al Frente RojilloLuis Naveda indica que, ya en el euro, en 2006 el Gordo dejó 375 millones de euros en Almazán y dos años más tarde un tercero repartió 97,5 millones en la ciudad de Soria. En 2012 el primer premio cayó en el Burgo de Osma.

Burgos es la segunda provincia española que más gasta en el sorteo extraordinario por habitante. Este año 135 euros por cada burgalés y más de 48 millones consignados. Pero esta alegría en la compra no se traslada luego en buena fortuna. El Gordo sólo se ha dejado ver en la provincia de Burgos en seis ocasiones, la última en 2018 y la vez anterior en 2012. Eso sí, han llegado otros premios de ese sorteo, sobre todo, a la comarca de la Ribera del Duero, destaca Marta Antón. En concreto, el año pasado la suerte dejó un pellizco en la capital y también llegó al norte de la provincia. El tercer premio repartió en Miranda de Ebro más de 22 millones de euros muy bien entonados.

En Valladolid ha llovido mucho desde que el sorteo extraordinario dejó una catarata de millones. Fue en 1984 y, evidentemente, el Gordo era en pesetas: 12.500 millones, el equivalente ahora a 75 millones de euros. La Caja Rural compró para repartir entre sus clientes el número 50.076 en esta céntrica administración de la capital. Desde ahí las participaciones de 200 pesetas viajaron a Villalón, Tordesillas, Campaspero o Íscar, informa Ana Ruiz. La mayoría de los agraciados fueron agricultores y a muchos les cambió la vida. En la capital castellana ha caído cuatro veces (1821,1984, 2012 y 2018) y en Olmedo una (2012).

RTVE

anterior siguiente