Enlaces accesibilidad

Lotería de Navidad 2019

Los extranjeros tienen que cobrar en un banco en España los premios de más de 2.000 euros

Por
Un agraciado deposita dos décimos en una sucursal bancaria
Un agraciado deposita dos décimos en una sucursal bancaria. EFE/Israel Sánchez

Un inglés, un francés, un alemán y un español juegan un décimo de la Lotería de Navidad, tienen suerte y les toca un premio de más de 2.000 euros. A la hora de cobrar, Hacienda se fijará no solo en su nacionalidad sino también en dónde está fijado su lugar de residencia para calcular que impuestos les aplica.

Con independencia de si son jubilados británicos en la Costa del Sol o simples turistas del otro lado del Rin, una peculiaridad en el pago de los premios a extranjeros, cuya cuantía supera los 2.000 euros, antes o después de un posible Brexit, es que lo tienen que cobrar en una sucursal en España de alguna de las entidades financieras que colaboran con la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado.

Los bancos no pueden hacer efectivo el pago del premio sin recabar la documentación necesaria para prevenir el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, entre otras normas, por lo que en el caso de una persona foránea necesitará su pasaporte o documento que permita acreditar su identidad, en vez del DNI (Documento Nacional de Identidad) o NIE (Número de Identidad de Extranjero) usado por los residentes.

La residencia determina la tributación

El operador de loterías y juegos de azar español apunta que, con independencia de la nacionalidad, es  la residencia fiscal del agraciado el factor clave que determina si la retención se practica a cuenta del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) para los residentes, o del Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR), cuya tributación final depende de posibles convenios para evitar la doble imposición, entre España y el Estado del afortunado poseedor del décimo premiado.

Los impuestos se mantienen ya que todos los premios de lotería organizados por SELAE están sujetos al gravamen especial sobre premios de loterías y apuestas, a cuenta del cual se practica una retención del 20% del importe del exceso del premio sobre el mínimo exento, 20.000 euros por décimo o por persona que comparte el premio. Un importe que en el sorteo del Niño sube a 40.000 euros.

Como curiosidad, con o sin salida del Reino Unido de la Unión Europea, el operador de loterías británico continuará formando parte de la comunidad de EuroMillones en la que participa desde su fundación por lo que los ciudadanos con residencia en Gran Bretaña podrán seguir participando en EuroMillones desde su país o desde cualquiera de los demás países en los que se comercializa el juego, como ocurre actualmente. En resumen, con la lotería no se juega.

RTVE

anterior siguiente