Enlaces accesibilidad

En Portada

'En Portada' estrena 'Irak no es país para cineastas'

  • El cine como catarsis y como motor de cambio para una sociedad que, tras décadas de violencia, empieza a respirar
  • Jueves 20 de junio a las 00:00 en La 2

Por
En portada - No es país para cineastas

En Portada’ viaja a Irak, un país donde hacer cine entre bombardeos y atentados supone una auténtica proeza. Tal y como explica el cineasta iraquí Mohamed Al-Daradji. Él junto con su equipo fueron secuestrados, torturados y metidos en prisión mientras rodaban su primer largometraje. “En Irak se ha convertido en una costumbre rodar y marcharnos, no quedarnos en la misma localización más de tres días, por motivos de seguridad”

Con la invasión liderada por Estados Unidos y la caída de Saddam Hussein en 2003, varios cineastas que no habían podido trabajar durante la dictadura, regresaron a Irak decididos a hacer cine. Los rodajes se producen en condiciones extremas: vuelven a un país en guerra, donde apenas hay lugar para el arte y la cultura. Las continuas guerras, la dictadura de Saddam, el embargo internacional, la violencia sectaria y el terrorismo del Daesh han impedido que Irak desarrolle una industria cinematográfica propia. “Soy de la generación de la guerra. He visto mucha sangre”, confiesa Al-Daradji a ‘En Portada’.

 'En Portada' estrena 'Irak no es país para cineastas'

'En Portada' estrena 'Irak no es país para cineastas' rtve

En Irak, no hay equipamiento técnico, cuesta muchísimo encontrar a profesionales especializados y el gobierno iraquí tampoco ha contribuido al desarrollo del sector. “No hay un sector privado para hacer películas. El Gobierno no ha hecho ni un frame en los últimos 5 años”, se lamenta el cineasta Raad Mushatat. “La corrupción está en todas partes. Se ha convertido en una especie de cultura”, denuncia Al-Daradji.

A pesar de todo, Mohamed Al-Daradji y otros cineastas han hecho posible lo imposible. Han creado el Centro Independiente de Cine Iraquí “en un país donde no se puede ser independiente”, subraya el cineasta. Su largometraje ‘Son of Babylon’ logró cambiar la legislación para que se investigaran las desapariciones en fosas comunes en la era de Saddam. Su film ‘La decisión’ ha llegado a los Óscar y es la primera película iraquí que se ha proyectado en cines comerciales en 27 años.

El cine como catarsis, pero también como motor de cambio, recupera poco a poco la calma. En Bagdad hay flamantes salas de cine en centros comerciales que se llenan cualquier noche de la semana. Paradójicamente, la cartelera está colonizada por el cine estadounidense.

‘Irak no es país para cineastas’ es un reportaje para todos los públicos con guion de Yolanda Álvarez; realización de Rosa Alcántara; imagen y sonido de Jesualdo García Box y Luis A. Lacorzana; montaje de Sindo Flores; sonorización de Isabel García Leal; producción de Andrés García de la Calera y Lourdes Calvo.

RTVE

anterior siguiente