Enlaces accesibilidad

Lotería de Navidad 2018

Las niñas y niños de San Ildefonso ensayan para el sorteo del 22 de diciembre

Por
Dos niñas de San Ildefonso
Dos niñas de San Ildefonso cantan durante un ensayo del sorteo de Navidad. Residencia de San Ildefonso

Nazaret, Nicole, Naomi o Felipe son los nombres de algunos de los niños de San Ildefonso que ensayan para estar listos por si la varita de la Fortuna les toca y cantan el Gordo en el sorteo extraordinario de la Lotería de Navidad.

Las condiciones en las que los estudiantes de la Residencia de San Ildefonso se preparan para el gran día son muy diferentes de las que se encontraran el 22 de diciembre, aunque para vencer el miedo escénico realizarán un ensayo general en el Teatro Real la víspera del sorteo.

El salón de actos de la residencia es mucho más pequeño que el del coliseo operístico, las butacas están casi vacías durante los ensayos. Sin público ni apenas ruido las voces de las parejas de niños resuenan con nitidez, vestidos de calle con ropa cómoda usan unas bolas de tela marrón en lugar de las de madera de boj del sorteo.

Última oportunidad de cantar el Gordo

Dos niñas cantan en un ensayo
Dos niñas cantan en un ensayo

Dos niñas cantan en un ensayo Residencia de San Ildefonso

Este año cantarán los premios 22 niñas y 10 niños de San Ildefonso, ya que desde su debut en 1984 las chicas han ido ganando terreno en las tablas del escenario. Dos de las más mayores, Nazaret y Nicole, dan consejos a los recién llegados para que no se pongan nerviosos, aunque la veteranía es un grado y los novatos "siempre se alegran y pierden los nervios", cuentan a EP.

Nazaret le encantaría dar el Gordo porque es su último año y ya mantiene a raya los nervios. Le gusta participar en esta tradición porque con sus compañeros respira felicidad y alegría, para ella es un hábito coger las bolas y cantar. Explica además que los ensayos son "más fluidos que antes porque los pequeños han crecido".

Uno de los debutantes es Felipe que, con 10 años, prefiere mantenerse en un discreto segundo plano y extraer bolas en lugar de cantar, disfruta de "estar todos juntos" pero la gente le pone nervioso. Naomi (11 años) repite en el sorteo y también extrae bolas, una tarea que le parece más fácil, aunque preferiría cantar premios.

Voz clara y presencia escénica

Los niños que habitualmente participan todo el año en los sorteos de la Lotería Nacional se presentan voluntarios para el de Navidad. Entre los requisitos que deben cumplir están tener cumplidos los ocho años y una cierta altura para alcanzar bien las tablas y poder colocar las bolas, una buena vocalización para cantar los números, fluidez verbal y una voz, clara y con buena proyección. "Es importante también ser capaz de mantener presencia en el escenario", indica la responsable del centro Charo Rodríguez.

La Lotería de Navidad es una tradición que pasa de padres a hijos pero Rodríguez detalla a RTVE.es que todavía no se ha dado la circustancia de qué un niño o una niña de San Ildefonso tenga una criatura que a su vez se convierta en una de las voces del sorteo extraordinario.

Escenario de los ensayos

 Residencia de San Ildefonso

En esta edición, la mayoría de los niños son de nacionalidad española y sus familias son originarias de países como República Dominicana, Ecuador, Colombia, Perú, Bolivia, Marruecos, Nigeria y Hungría. De los 32 participantes, 14 estarán más nerviosos por ser su primera vez y otros 18 repetirán la experiencia.

RTVE

anterior siguiente