Anterior Frecuencias de emisión en Onda Corta Siguiente Hugo Silva y Jaime Blanch protagonizan 'Una llamada a tiempo', la ficción sonora de la tercera temporada de 'El Ministerio del tiempo' Arriba Ir arriba
Los niños de San Ildefonso durante un ensayo del sorteo de Lotería de Navidad
Los niños de San Ildefonso durante un ensayo del sorteo de Lotería de Navidad en la residencia internado de San Ildefonso de Madrid. EFE Kiko Huesca
Lotería de Navidad 2016

El último sorteo de Lotería de Navidad del director de San Ildefonso

  • El director de la residencia internado se jubila tras el sorteo

  • Han sido 22 años a cargo de los 'niños de la suerte'

  • Encuentra tu décimo favorito en el buscador de RTVE.es

  • El 66.513, el Gordo de la Lotería de Navidad 2016

|

El próximo 22 de diciembre no será un día más de la Lotería de Navidad para Esperato Fernández, el director de la residencia internado San Ildefonso. Después de 22 años al lado de los 'niños de la suerte' dirá adiós a la institución y se jubilará.

Durante todo ese tiempo, les ha ayudado en los ensayos para el sorteo más importante del año aunque no el único, porque también intervienen "en los sorteos de jueves y sábados durante todo el año", explica en una entrevista a Efe.

Hace 39 años aprobó las oposiciones al cuerpo de maestros municipal, y la actual residencia, que pertenece al Ayuntamiento de Madrid, antes de serlo, era un colegio municipal para niños internos.

El director de la Residencia Internado San Ildefonso, Esperato Fernández El director de la Residencia Internado San Ildefonso, Esperato Fernández

Aunque los protagonistas del sorteo de Navidad suelen ser los propios niños de San Ildefonso, este año, con su jubilación, Esperato Fernández les ha robado un poco ese papel, porque durante más de dos décadas ha atendido a los medios para explicar lo que se esconde detrás de los pequeños repartidores de suerte.

60 niños con dificultades económicas o estructurales

En la residencia internado San Ildefonso viven 60 niños con "familias que no les pueden dar una atención adecuada por diferentes razones, pero esencialmente por dificultades económicas o estructurales".

"Son 60 niños que viven en la residencia de lunes a viernes. Entran a los seis años y pueden estar hasta los 14. Van a ocho colegios del barrio y se nos conoce por la Lotería de Navidad, pero lo que hacemos en el centro es una labor social. Los niños no están aquí por capricho, sino que vienen derivados por los servicios sociales", explica el director.

Hasta hace unos años iban todos los niños de la residencia al sorteo de Navidad, pero vieron que así se perdía la motivación porque "sabían que iban a ir seguro". Por eso, ahora, solo 20 estarán en el Teatro Real el próximo 22 de diciembre.

"Todos los niños de la residencia participan en la lotería, aunque cuando son muy pequeñitos no los llevamos a los sorteos y a los mayores que les ha cambiado la voz, tampoco", subraya Fernández que los conoce bien.

Para poder intervenir en el sorteo más esperado del año, los pequeños tienen que ganarse el puesto. "Para el gran día todos están dispuestos, y hemos seleccionado a los mejores, que no son los que mejor cantan, sino los que han tenido mejor comportamiento y buenas notas. Aquí estamos para educar, y ellos saben que los que se lo han merecido, van al sorteo de Navidad", asegura.

Solo 20 niños en el sorteo de Navidad

El próximo 22 de diciembre, 19 de los 20 participantes repiten y tan solo hay una niña nueva, pero que se encargará de uno de los bombos extractores. Los que repiten lo hacen, como explica Esperato Fernández, porque "no les ha cambiado la voz y porque eran muy jovencitos el año pasado".

El niño con más edad que intervendrá este año es Isaac, de 14 años, y la más pequeña, es Noura, de 9. Los otros 18 tienen entre 10 y 12 años.

El día del sorteo, todos los pequeños tendrán que templar sus nervios, aunque será una tarea díficil, pero desde la residencia San Ildefonso, el equipo educador, con Esperato Fernández a la cabeza, tratan siempre de infundirles ánimos y transmitirles que tienen que cantar "con alegría e ilusión".

También tratan los profesores de quitarle importancia al hecho de equivocarse: "Si en algún momento cometen algún error o se les atraganta algún número, no pasa nada, se para, se disculpan y se continúa", concluye el director.

Más contenidos de RTVE

anterior siguiente