Enlaces accesibilidad

Los presupuestos del Estado para museos caen un 39% desde 2009

  • La partida de museos ha pasado de 247 millones en 2009 a 150 millones previstos para 2016
  • Desde los presupuestos de 2014 se recupera lentamente la financiación de los museos
  • El número de visitantes, en cambio, se ha incrementado de forma generalizada
  • Consulta los datos de los Presupuestos Generales del Estado de museos
     

Por
Exteriores del Museo del Prado.
Exteriores del Museo del Prado. Jon Jackson/CC-BY-NC-ND 2.0

Las partidas para cultura en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) suelen estar en la cola del gasto público, junto a áreas como comercio, turismo, pymes, acceso a la vivienda o justicia.

Con los 786 millones que el Gobierno ha planteado destinar a políticas culturales en 2016 se aumenta ligeramente (un 7,3%) el presupuesto del año anterior, aunque queda lejos de los 1.372 millones que se destinaban, por ejemplo, en 2008.

La disminución de las partidas para cultura se produce en un contexto de reducción de gasto público generalizado en todas las áreas debido a la crisis económica que comenzó hace siete años.

Caída del presupuesto para museos y ligera recuperación

Dentro de la financiación de cultura hemos examinado detenidamente las partidas que recibe la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales, que, entre otras competencias, gestiona directamente 16 museos nacionales y distribuye partidas entre instituciones culturales municipales, regionales, nacionales e internacionales, públicas y privadas.

En los últimos seis años el Gobierno ha reducido el presupuesto del departamento un 39%, es decir, ha pasado de los 247 millones que recibía en 2009 a los 150 millones previstos para 2016.

Cabe subrayar que desde 2014 el presupuesto para museos está aumentando ligeramente: en 2015 se incrementó un 7,5%, y de aprobarse el presupuesto del año próximo aumentará un 5,1% respecto al año pasado.

Dentro de este presupuesto se incluyen partidas anuales para el Museo Thyssen Bornemisza, en el que una fundación gestiona los fondos públicos, el Museo Nacional del Prado (organismo público especial y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (organismo autónomo).

El estatus que tienen estos dos últimos museos públicos significa que ellos mismos gestionan sus presupuestos, la recaudación de entradas, etc.

Incremento generalizado de visitantes

Por otra parte, los visitantes que reciben los 16 museos estatales, el Prado, el Reina Sofía y el Thyssen han aumentado de forma generalizada desde 2009, año del que se ha partido para este análisis. 

En el siguiente gráfico interactivo se puede observar el número de visitantes por año de los cuatro museos gestionados por el Ministerio de Educación y Cultura que registran más visitas así como los que recibe el Thyssen.

Así, el Reina Sofía sustituyó al Prado como museo que recibe más visitantes en 2013 -la exposición de Dalí de ese año batió récords y se llegó a los 3,1 millones de personas-, una tendencia que se ha mantenido en 2014.

El Prado, junto al Museo del Traje, el Museo Nacional de Artes Decorativas y el Museo Casa de Cervantes son las instituciones que han reducido su número de visitantes.

Entender los presupuestos de la Dirección General de Bellas Artes

En esta hoja de cálculo de elaboración propia se pueden consultar los datos de los proyectos de Presupuestos Generales del Estado desde 2009 para la Dirección General de Bellas Artes (para comparar en igualdad de condiciones con el proyecto de presupuestos de 2016).

Para entender mejor los datos hemos hablado con el Ministerio de Educación y Cultura. Nos han explicado que las instituciones que gestionan directamente (como los 16 museos estatales) entran en el presupuesto de gastos de la dirección general, en apartados como personal o mantenimiento.

Las instituciones cuyos gastos hemos desglosado no están gestionadas directamente por el Ministerio, sino por comunidades autónomas, ayuntamientos, entes privados o consorcios mixtos.

También existen museos de gestión transferida por el Estado en los que este se hace cargo de gastos como obras, por ejemplo. Sin embargo, la gestión del museo, su conservación y mantenimiento corresponde al organismo del que depende.

Aparte, las múltiples instituciones culturales pueden acudir al Ministerio con proyectos que tengan que acometer, se valoran y cada año se destinan subvenciones por orden de prioridad.

Fuentes de Cultura han revelado que al comienzo de la legislatura decidieron reducir "al mínimo" las subvenciones nominativas, es decir, ayudas que se adjudicaban directamente para desarrollar proyectos. Se cambió por un sistema de concurso público, aunque algunas subvenciones directas se han mantenido porque el Estado colaboraba con ciertas instituciones desde hace años.

También existe una partida en el Ministerio de Fomento, relacionada con el 1% cultural, para los casos en los que existe una "necesidad imperiosa" de realizar un proyecto. Junto con Cultura, ambos ministerios deciden a dónde van esos presupuestos.

RTVE

anterior siguiente