Anterior Me Vuelves Lorca, festival alpujarreño y la escena de Fernando J. López Siguiente Resolvemos 'Asuntos de familia' 'A 47 metros' de 'Dunkerque' Arriba Ir arriba
Fragmentos de la portada de 'Various horror visions' y de una de las cubiertas de la revista 'Cthulu'
Fragmentos de la portada de 'Various horror visions' y de una de las cubiertas de la revista 'Cthulu' Diábolo ediciones

Santi Pérez: "Me interesa el terror más cotidiano, más cercano"

  • Presenta en Sitges su cómic ‘Various horror visions’

  • Un recopilatorio de sus historias para la revista ‘Cthulu’

|

El caso de Santiago Pérez (Santipérez) es casi insólito en el cómic español. Apareció como un ciclón en los últimos estertores de la revista Creepy, en los años 90, con un dibujo espectacular, claramente inspirado por el maestro del terror, Bernie Wrightson, y con el final del cómic para adultos volvió a desaparecer como si se lo hubiera tragado la tierra. Hasta hace un par de años cuando reapareció en un número de la revista Chtulu (Diábolo) dedicado a H.P. Lovecraft. Este sábado, 19 de octubre (a las 18:30) presenta, en el Festival de Sitges, su nuevo libro Various horror visions. Historias de terror cotidiano (Diábolo ediciones), que se editará en inglés, francés, italiano y alemán y que incluye, además de las historias cortas, bocetos e ilustraciones.

“Es una recopilación de las historias de la revista Chtulu asegura Santi- excepto una que es de la etapa de Creepy. Y el subtítulo del libro es Historias de terror cotidiano porque en mis historias no participan grandes hordas de zombis, ni ejércitos, ni gobiernos… Me interesa más lo que le pueda pasar por la cabeza a un cangrejo que siente como un señor vestido de blanco lo descuartiza y lo mete en una sartén de aceite hirviendo. Es un terror cotidiano, más cercano”.

“A Cthulu le debo todo –confiesa Santi- llevaba 20 años sin dibujar profesionalmente hasta que un día empecé a actualizar la historieta Carne seca (sobre un zombi que intenta sobrevivir en el mundo real) en mi blog. Resulta que lo vio Javi Santonja, que también fue colaborador de Creepy y me puso en contacto con Manuel Mota y Álex Ogalla (autores y coordinadores de la revista Cthulhu) que, casualmente, preparaban un especial sobre zombis. Me dijeron que la querían y así fue mi regreso a los cómics”.

“Nunca he dejado de dibujar”

“Mi estilo de terror quizá sea un poco clásico, pero me viene del parón que tuve. Yo empecé muy joven en Creepy, una revista mítica a la que llegué cuando las ventas habían caído en picado. El editor, Toutain, me decía que nos habían ganado las máquinitas. Así que tuve que dejarlo durante 20 años y cuando volví es como si hubiera estado criogenizado”.

“Además –continúa Santi- me tuve que ir un año a la mili y en mi entorno nadie me animó a continuar dibujando. Así que me metí a trabajar en una empresa de serigrafía, haciendo colaboraciones con la revista National Geographic y empresas del gremio y aún me gano la vida con esto”

Pero, a pesar de ese paréntesis, Santi asegura que: “Nunca he dejado de dibujar. Siempre he llevado encima la libreta. Aunque también es cierto que el dibujo es como los deportes de élite, en cuanto lo dejas dos semanas luego te cuesta mucho seguir el ritmo. Y todavía me falta mucho para recuperar la forma. Además, soy autodidacta, no tengo estudios de dibujo”.

"Paul Naschy es una de mis influencias"

“Soy un gran aficionado al cine de terror y llevo visitando Sitges desde 1989. Creo que no he faltado a ninguna cita. Por eso no me creo que vaya a presentar allí mi cómic. Pienso que este tipo de iniciativas es estupendo porque la gente se olvida del cómic en cuanto dejamos de mostrárselo y por eso es importante publicitarlo en otros medios y ambientes, como en este caso”.

“El mítico actor Paul Naschy (que siempre tuvo una estrecha relación con Sitges) es una de mis influencias –confiesa Santi-. Cuando tenía ocho o nueve años, mi padre tenía un proyector de Super 8 y teníamos una versión reducida de El espanto surge de la tumba. Y cuando mi padre nos preguntaba que qué película queríamos ver siempre contestábamos “La del cortacabezas, la del cortacabezas”. Y eso que sólo teníamos siete años. Ahora no se me ocurriría ponerle una película así a mi hijo”.

“Es curioso –apunta Santi- que el cine de terror siga teniendo tanto éxito pero con el cómic no pase lo mismo, salvo excepciones como el tema de los zombis. Creo que deberíamos volver a dar una oportunidad al cómic de terror, porque estoy comprobando con este libro que a la gente le gustan mis historias y recuerda con cariño aquellos años del Creepy y Zona 84”.

"Bernie Wrightson, maestro del terror"

Santi confiesa que hay muchos autores que le han influido en su trabajo: “El trazado de Mark Schulz, el color de Migelanxo Prado o incluso las historias de Carlos Jiménez. Y, por supuesto, Richard Corben, los grandes de EC Comics, Al Williamson, Frank Frazzeta o Dave Stevens”.

“Pero reconozco que Bernie Wrightson es el artista que más me ha impactado. Recuerdo el flashazo que supuso para mí la historieta de Jenniffer, el que considero su mejor trabajo. Incluso le conocí en el salón de Barcelona de 2005, me firmó unos cómics y me hice una foto con él (la tenéis en la columna de la izquierda). Pero él tiene una ventaja sobre mí, hizo un curso de dibujo por correspondencia y yo no he tenido nunca esa posibilidad. He intentado averiguar qué curso hizo, pero no lo he conseguido. Yo soy autodidacta en todos los aspectos”.

En cuanto a sus guiones confiesa su admiración e inspiración en Lovecraft: “Es el autor que inventó el terror moderno y, aunque nunca lo hayas leído, es muy difícil inventarse una historia que no tenga relación con sus cuentos de una u otra manera”.

En cuanto a sus proyectos, Santi asegura que “Estoy haciendo la portada del próximo Cthulu que será un monográfico especial Lovecraft, inspirándonos en la historia de Dagon”.

Por cierto, impresionante la portada de Various horror visions en la que el zombi de Carne seca se coloca la corbata para ir a trabajar. “Junto con Lorenzo, el editor de Diábolo, habíamos pensado en varias posibilidades, todas con fondos oscuros. Y cuando quedaban dos días para mandar a imprimir el libro le di la vuelta e hice todo lo contrario, con el fondo completamente blanco. Lorenzo me dijo que no es lo que habíamos hablado pero estuvo de acuerdo conmigo en que está de puta madre”.

Un afortunado regreso al mundo del cómic de un gran artista. Esperamos que se animen otros dibujantes que abandonaron este medio hace muchos años por la eterna crisis del cómic español.

Más contenidos de RTVE

anterior siguiente