Enlaces accesibilidad

'El Jirón Negro', un cómic de espadachines, misterio, folletín y mucho humor

  • Es obra de Busquet y Mejan ('La revolución de los pinceles')
  • Una historia protagonizada por un antihéroe, en la que prima la aventura

Por
 Fragmento de una página de 'Jirón Negro', de Busquet y Mejan
Fragmento de una página de 'Jirón Negro', de Busquet y Mejan Dolmen

El Jirón Negro (Dolmen) recupera el cómic de aventuras con un toque de misterio, algo de terror y mucho humor negro. Un tebeo de esos que te lees casi sin darte cuenta. Una historia en la que hay acción, luchas a espada, monstruos, ironía y  sorpresas constantes. ¡Una gozada!

Es la nueva obra del guionista  Josep Busquet y el dibujante Pere Mejan, autores de la galardonada La revolución de los pinceles (Dolmen), ganadora de los premios al mejor dibujo y premio Josep Toutain al autor revelación 2008 (para Mejan) en el Salón del Cómic de Barcelona.

"El Jirón Negro  -comenta Busquet- es uno de los héroes enmascarados que protegen a los ciudadanos de los monstruos que invadieron la ciudad hace un tiempo y se instalaron de forma definitiva. Luego descubrimos que las cosas no son lo que parecen, que los héroes no son tan héroes y que los monstruos son… bueno…monstruos".

"La historia -continúa el guionista- está ambientada en una antigua ciudad europea en una época indeterminada entre la edad media y el siglo dieciocho con algún que otro elemento anacrónico puesto de forma deliberada".

"Tiene un poco de humor negro -puntualiza Busquet-, aventuras de espadachines y folletines, historias de superhéroes, creo que reúne elementos de varios tipos de cómic, tanto norteamericano, como europeo o manga. La idea es que lo pueda disfrutar cualquier tipo de lector, de hecho, en una de nuestras recientes firmas descubrimos que una chica que solo leía manga se lo había comprado porque le había llamado la atención".

"Un reto a nivel de dibujo"

Para ilustrar esta historia, el dibujante (Pere Mejan) ha cambiado bastante de estilo: "Jirón Negro ha supuesto un reto a nivel de dibujo, lo cual convertía de por sí este trabajo en un aliciente. De un lado tenía que ser capaz de trabajar a una mayor velocidad para poder cumplir con los plazos de entrega (que pretenden ser más rápidos de lo que es habitual), por otro lado hace muchos años ya que tenía ganas de adentrarme en el maravilloso mundo de las masas de negro. Así que me pareció un buen momento para combinar ambas. El dibujo de El Jirón Negro es, a mi juicio, un intento de mantenerse en equilibrio entre la funcionalidad y la estética".

"El personaje del Jirón -continúa Mejan- nació antes que el tebeo, o el guión de este. Un par de bocetos en una hoja de papel sirvieron para que Josep y yo nos enredáramos a inventar posibilidades, y el resto ya fue trabajarlas para crear el tebeo".

"Dibujar monstruos creo que es algo que siempre he hecho, lo hacía de pequeño en lugar de atender en clase… Imagino que la gran mayoría de dibujantes hacen lo mismo, es en realidad una manera de dibujar libremente sin encorsetarse en nada. Así que surgen sin más".

"Creo que cada trabajo -puntualiza Mejan- debe responder a un estilo concreto, es la manera que tiene el dibujante de impregnar un tono a la historia, esa es una de las grandezas de este lenguaje llamado cómic, el estilo de dibujo puede cambiar radicalmente una historia en función de cómo sea hecho. El Jirón pedía frescura y algo de oscuridad, me parecía una elección lógica. Obviamente existen varios maestros de las masas de negro, pero para mi Mignola es especial. No llegué a hojear nada suyo en el proceso, tiré de los residuos visuales que me transmitió hace años al leerlo".

"Así que no hubo un desencadenante concreto que impulsara un cambio de estilo. Creo que es importante reinventarse y tratar de adaptarse. Dibujar ya es suficientemente monótono a veces como para no tratar, al menos de hacerlo más divertido".

Un misterioso protagonista

El Jirón Negro es el protagonista, un misterioso y oscuro personaje del que los autores no quieren desvelar casi nada: "El editor me tiene prohibido que desvele demasiadas cosas sobre el protagonista -afirma Busquet-  pero en las primeras páginas el lector ya puede ver que sus motivaciones no son muy nobles. En el primer libro ya evoluciona, a pesar de que cuando lo conocemos ya ejerce de aventurero es en este primer libro cuando da un paso adelante convirtiéndose en un “héroe de verdad”. Es un personaje complejo e inestable. Un polvorín andante. Mi intención es que evolucione aun más. Él y todos los secundarios que van a ir apareciendo".

Un personaje destinado a hacer historia en el cómic español: "Nuestra intención es hacer tantas entregas como sea posible -comenta Busquet-, mientras las ventas y los lectores respondan, haremos Jirón hasta que se nos acaben las ideas (aunque de momento ya tengo para 7 o 8 tomos más así que no me preocupa demasiado".

"Hay varios motivos, por un lado, muchos lectores y autores prefieren leer historias que acaben y no tener que seguir una colección -asegura Busquet-. A otros autores les gustará no repetir y variar de libro a libro. Otros no querrán hacer planes a largo plazo e ilusionarse con algo que si tienes malas ventas, no pase del número uno. Aunque creo que en la mayoría de los casos se debe a que es muy difícil o imposible vivir haciendo cómics solo para España, entonces uno lo hace en sus ratos libres alternándolo con otras cosas, a eso hay que añadir la velocidad de cada autor, los hay que se toman mucho tiempo en cada página".

"Eso puede hacer que tarden 3 o 4 años en producir un álbum del personaje si es una serie. Tiempo más que suficiente para acabar hasta la coronilla de cualquier personaje. Pero no creo que haya una única respuesta a esta pregunta. Con el Jirón por ejemplo, queremos hacer una serie pero que cada una de las entregas, en principio sea auto conclusiva y se pueda leer y disfrutar sin tener las anteriores (aunque no tanto, claro)".

Un maravilloso blanco y negro

Para este personaje, que podría ser primo de Nosferatu, Mejan se luce con sus espectaculares páginas en blanco y negro: "El Blanco y Negro añade, a mi juicio, una atmosfera única. Seguramente podríamos haber realizado este trabajo a color. Pero originalmente lo visualizamos de este modo y ya no se planteó la opción de hacerlo de otra manera. El formato nos pareció acorde con el tipo de historia que se cuenta en el Jirón Negro".

"A partir de aquí toca seguir el camino que se ha empezado -continúa Mejan-. Imagino que el estilo irá mutando, creciendo en algunos aspectos y perdiendo garra en otros. Dibujar tebeos es un proceso largo y muy vinculado a los estados anímicos por los que pasan los autores durante todo el período de tiempo que dura. Evolucionará seguro, esperemos que para bien".

Dos autores muy bien compenetrados

Busquet y Mejan forma uno de los dúos mejor compenetrados del cómic español: "Nuestro trabajo -asegura Busquet- es muy natural y fluido, nos conocemos desde hace años y es muy fácil trabajar juntos. Desarrollar proyectos junto a él es tremendamente sencillo. Como estamos constantemente en contacto de una forma o otra, aunque estemos trabajando en algo siempre soltamos ideas para futuros proyectos y estos se van desarrollando poco a poco de forma natural".

"Sobre el estilo de Mejan en el Jirón creo que es una evolución natural tras La Revolución y la adaptación de Jekyll y Hyde que hicimos para Delcourt. Ha abandonado las tramas para abrazar la mancha de negro, cosa que ya llevaba un tiempo practicando en Fargons & Gorgons que hacemos para la revista Amaniaco y Puntos de Experiencia que aparecerá en breve con Dibbuks".

Mejan tampoco escatima halagos con su guionista: "Hace ya algunos años, un montón en realidad, que nos conocemos. Trabajamos juntos desde hace relativamente poco (en relación al menos al tiempo que hace que nos conocemos), pero todo este tiempo lo hemos pasado compartiendo opiniones, dando vueltas a proyectos que nunca surgieron, y en definitiva acumulando ideas en un baúl de fondo infinito…"

"Ahora todo surge de manera espontánea y natural -continúa el dibujante-. No hay duelo de egos ni distancia en los puntos de vista. Trabajamos como un equipo bien avenido. Hay mucho feed-back durante todo el proceso de trabajo. Josep tiene muy en cuenta con que dibujante está trabajando y para quien está realizando el guión. Adapta cada guión a los gustos específicos de cada dibujante".

Futuros proyectos

Ambos aspiran a seguir trabajando juntos, como nos han confesado:

"Aparte de hacer cómics con Pere -afirma Busquet- tengo unos cuantos proyectos con varios autores más. Algunos están en busca de editor, otros ya están firmados, sería muy largo hacer una lista pero los que están a punto son Bacon & Friends, unas tiras sobre perros que hago con Ximo Abadía y que saldrán a la venta de la mano de Diábolo en diciembre. Con Pedro J. Colombo tengo dos proyectos para el año que viene, uno para el mercado francés y uno para aquí. Para Dolmen junto al dibujante Yayu estamos dándole los toques finales a Thom. Estos son los que tienen una fecha de salida más cercana pero hay alguna cosa más".

"Trabajar en el Jirón Negro -puntualiza Mejan-, y dado que pretendemos mantener un ritmo de producción que nos permita sacar varios número al año, hay poco margen para trabajar en nada más. Aún así tengo sobre la mesa realizar, junto a Álvaro Iglesias y la directora de documentales Raquel Barrera, un tebeo sobre el viaje que realizamos a principios de año a Territorio Palestino Ocupado. Es un proyecto del que espero poder empezar a dibujar páginas en breve… Por otro lado, junto a Josep, seguimos acumulando ideas, así que imagino que aparecerán nuevos proyectos…".

Esperamos poder seguir disfrutando, durante mucho tiempo, de las aventuras de este misterioso y despreciable personaje, El Jirón Negro, que a pesar de su mezquindad (O quizá por ella), nos ha cautivado.

RTVE

anterior siguiente