Enlaces accesibilidad

El Roto: "La obra de Goya es de una extraordinaria vigencia por su crítica social"

  • El viñetista presenta una colección de dibujos con los que homenajea al pintor y que coincide con la exposición Dibujos de Goya. Solo la voluntad me sobra
  • Puede verse en el Claustro de los Jerónimos, del Museo del Prado, hasta el 16 de febrero

Por
Las mañanas de RNE con Pepa Fernández - El Roto presenta su último libro, que es una mirada a Goya

Investigador del alma humana, por el pincel de Goya se coló la intemporal sátira. Como viñetas en el periódico, su iconografía lograba retratar a la sociedad de aquel entonces y, sin saberlo, también a la actual. “Su trabajo tiene una extraordinaria vigencia. Por su técnica –acuarelas y tinta-, por su iconografía y por su crítica social”, defiende Andrés Rábago (El Roto) en Las Mañanas de RNE con Pepa Fernández. Una reflexión que le lleva a preguntarse: "¿Es que no hemos cambiado como sociedad?".

El dibujante y viñetista presenta No se puede mirar, una colección de dibujos que se expondrá en el Museo del Prado, hermanada con la muestra Dibujos de Goya. Solo la voluntad me sobra. Una coincidencia en el tiempo y en el espacio que forma parte de un proyecto que vincula las obras de ambos artistas. "Observando a Goya descubrí más obras burlescas de las que imaginé”, cuenta Rábago que durante los últimos meses ha estado recorriendo las salas de la pinacoteca para detectar las obras con más capacidad crítica o satírica del pintor. La obra de Goya, con quien Rábago comparte una punzante visión crítica, permite establecer un diálogo a medio camino entre el capricho y el disparate.

La hoja que da título a la exposición de El Roto, No se puede mirar, perteneciente al Cuaderno C, forma parte de un conjunto de más de cien dibujos elaborados por Goya hacia 1808-14, y constituye una de las más intensas reflexiones sobre la condición humana: sus miserias, violencias y temores. El dibujo lleva inscrito de su propia mano un título que Goya utilizó también en el Desastre 26, donde un grupo de civiles -niños, mujeres y hombres- esperan dramáticamente el momento de su muerte bajo las balas de los fusiles. En ese mismo cuaderno, un hombre mayor es izado con poleas para su tormento, como un mártir, pero, en este caso, de la Inquisición. "Siempre es necesario interpelar al lector, a la persona que ve el dibujo. Como Goya, nunca he buscado la risa complaciente, sino una aproximación crítica a lo que está viendo", continúa el autor de El Roto.

En ambos creadores se encuentran temas íntimamente ligados al comportamiento y la condición del ser humano. La colección –que puede verse en el Museo del Prado hasta el 16 de febrero- forma parte del libro homónimo, editado por Reservoir Books. “Un sentido homenaje a Goya”, afirma su autor. Esta mirada personalísima ahonda en el espíritu negro del pintor español para ofrecernos un profundo examen sobre la persistencia de la estupidez terrenal. Convergen aquí las miradas intemporales de dos artistas entregados a hacer partícipe a la sociedad de sus críticas al comportamiento humano.

Radio

anterior siguiente