Enlaces accesibilidad

El proyecto Teatronika del laboratorio SPECS

  • Estarán disponibles 4 robots Nao a través de un concurso de guión corto
  • Prenteden una reflexión sobre el papel de la robótica en las artes

Por

El proyecto Teatronika del laboratorio SPECS (Synthetic Perceptive, Emotive and Cognitive Systems) de la Universidad Pompeu Fabra, y con el soporte de Radio 3, se enmarca dentro de una propuesta más amplia, RoboArt-Cultura (que cuenta con el soporte de la FECYT) dedicada al acercamiento de la robótica a todos los públicos. Acercamiento en el sentido de entender y resaltar sus limitaciones actuales y los beneficios que puede aportar a la sociedad y con el fin de tratar de asociar más la robótica con la cultura que con otros ámbitos.

Dejemos atrás los miedos a la invasión de robots, el miedo al sutil reemplazo de personas trabajadoras por robots; estos miedos aunque no del todo infundados pudieron tener sentido al principio de la revolución industrial y la revolución tecnológica.

Afrontemos ahora un reto mucho más desafiante, el de entender el cerebro utilizando como herramienta la robótica, entender en su totalidad a los animales mas sencillos como el gusano de 1 milímetro C-Elegans del cual conocemos todo su Conectoma (red de 300 neuronas) pero somos incapaces de averiguar cómo se genera su complejo comportamiento: el gusano es capaz de buscar alimento, aprender dónde lo puede encontrar en relación, por ejemplo, a la temperatura y exhibir complejos comportamientos de apareamiento.

Durante el abordaje de estos retos, podremos convertir los robots en juguetes multiusos que exploten la creatividad y los potenciales de los más pequeños y refuercen y puedan rehabilitar a los más mayores.

Avances en robótica

La robótica ha dado en otras direcciones avances destacables: el coche de Google conduce por las calles de San Francisco durante horas de forma completamente autónoma, el robot Big Dog y sus sucesores caminan por terrenos montañosos y se equilibran resistiendo golpes.

Ahora bien, como dice el físico teórico y divulgador Michio Kaku: el nivel de desarrollo de los robots se puede equiparar al de una cucaracha, y es más, al de una cucaracha lobotomizada. Hay posibilidades con los avances en capacidad de computación y de inteligencia artificial que llegue en 20 años al nivel de una rata. Aunque es difícil de imaginar que conoceremos cómo funciona el cerebro de una rata en 20 años, cuando en la actualidad no somos ni remotamente capaces de entender el cerebro de 350 neuronas del gusano C-Elegans.

Entender el cerebro

Entender el cerebro ayuda a diagnosticar sus déficits y a poder repararlo y mejor la calidad de vida. Se está demostrado que es muy difícil poder entender cómo aprende el cerebro si lo separamos del cuerpo. El cerebro no podría aprender sin el cuerpo y viceversa. Incluso se descubren cada vez más funciones que se realizan fuera del cerebro ya en la espina dorsal.

Desde este punto de vista el super-ordenador HAL de la película 2001 sería bastante difícil de concebir. Parece ser un prerrequisito haber experimentado con tu propio cuerpo ciertos movimientos sensoriales y motores para poder entender esos mismos patrones en las imágenes que nos proporcionan los ojos. La robótica se convierte entonces en una herramienta fundamental para entender como funciona el cerebro humano.

La robótica y la cultura

Qué mejor opción que la de empezar a asociar la robótica con la cultura y desligarla de una vez por todas de sus abusivos y cuestionables usos en el ámbito militar, industrial, y para fines de vigilancia. Usar robots en escena se está convirtiendo en una práctica extremadamente común (ver por ejemplo el artículo de David Lu donde caracteriza los diferentes usos de robots en escena según su grado de autonomía, tipología de control y su capacidad de reaccionar a eventos externos).

Mencionemos dos obras que están de gira en 2015: la pieza de danza de Blanca Li, Robots!, donde entre otras apariciones utiliza 5 robots Nao. Luego tenemos a uno de los robots hiperrealistas de Hiroshi Ishiguro que participa (sentado en una silla de ruedas) en un revisita a las 3 hermanas de Txechov.

Concurso para robots Nao 

En la UPF disponemos de 6 robots Nao debido a las repetidas intervenciones en las competiciones ROBOCUP de fútbol para robots (liderados por Vladimir Estivill del grupo de Inteligencia Artificial que dirige Hector Geffner). 

Desde el laboratorio SPECS (grupo de Paul Verschure) de la UPF se nos ha ocurrido poner a disposición de todo el mundo a 4 de ellos a través de un concurso de guión corto cuyas obras destacadas podrán ser interpretadas por los robots mismos: el concurso Teatronika de guión corto para ser interpretado por cuatro robots. 

El concurso quiere animar a la participación de cualquier persona mayor de edad a reflexionar sobre el uso y el papel de la robótica en las artes con herramientas al alcance de todos: la escritura de un guión. Un jurado interdisciplinar escogerá los 8 mejores guiones y una selección será interpretada por cuatro robots humanoides NAO.

Estamos muy contentos con esta iniciativa y creemos que todo el mundo saldrá ganando del resultado. Contamos con el soporte de Radio 3 que nos apoya y ayuda en la difusión, especialmente dentro del programa Fallo de Sistema.

Radio

anterior siguiente