Enlaces accesibilidad

Nuria Espert se desdobla en tres personajes en 'La violación de Lucrecia', de Shakespeare

  • Hasta mediados de junio en el Teatro La Abadía de Madrid
  • La actriz ha adaptado el texto y ha elegido a Miguel del Arco como director

Por
Las mañanas de RNE - Nuria Espert se desdobla en tres personajes en 'La violación de Lucrecia', de Shakespeare

A sus 76 años, y con una dilatada carrera a sus espaldas llena de éxitos, Nuria Espert sigue asumiendo retos.

El último, la aptación teatral de La violación de Lucrecia, uno de los textos más difíciles de William Shakespeare.

Y para hacer el reto aún más difícil La Espert da vida a los tres personajes que intervienen en la obra. Verla sobre las tablas es asistir a la máxima expresión del teatro.

"Teníamos que buscar una fórmula para incorporar todos los personajes y ella lo consigue de fábula, consigue que el escenario se pueble con todas estas diferentes presencias", explica en Las Mañanas de RNE Miguel del Arco, director de la obra por elección de la veterana actriz.

"Sin Miguel esta función no existiría o sería completamente diferente y una pieza menor", ha asegurado la catalana.

"La lotería me tocó a mí al dirigir a Nuria", le contesta el dramaturgo. "Es un antes y un después en mi carrera, para mí ha sido una suerte trabajar con ella, respirar su profesionalidad y quedármela como amiga".

Víctima y verdugo

La historia se sitúa en el origen de la República en la Antigua Roma y narra la violación de una jovén de 17 años a manos de Sexto Tarquinio, hijo de Lucio Tarquinio, rey de Roma.

Sobre las tablas, durante una hora y cuarto de representación, solo vemos a Nuria pero ella se desdobla en la joven Lucrecia, el marido de ésta y su violador. La Espert es víctima y verdugo.

"Una lo consigue, a pesar de que no siempre estás en las mismas condiciones. He hecho a Lucrecia con gripe, con descomposición... Y claro, todos los personajes tenían gripe y descomposición", ha explicado Nuria Espert, quien contiúa: "Lo difícil es empezar, siempre estoy muy temerosa antes de salir al escenario pero luego no vuelvo a pensarse en eso, sale solo, el cuerpo y la cabeza ya están domesticados".

Según Miguel del Arco La violación de Lucrecia es un texto no pensado para ser representado, por eso es menos conocido y también más difícil llevarlo a escena "pero Nuria tiene la capacidad que solo tienen los verdaderamente grandes de hacer fácil lo que parece imposible".

"Pero todo se fabrica y se inventa en los ensayos, y ahí es fundamental el director", apunta La Espert. "Es ahí donde uno comete todas las equivocaciones, donde se pasa o no llega. Después el cuerpo tiene unas órdenes y a medida que se las das hace lo que tiene que hacer".

El éxito de la obra les ha llevado a prorogar dos semanas. Se puede disfrutar hasta mediados de junio en el Teatro La Abadía de Madrid.

Radio

anterior siguiente