Enlaces accesibilidad

The Cure practican la hipnosis colectiva en la primera jornada del BBK Live

  • A pesar de los problemas técnicos, Robert Smith y compañía deslumbran
  • Snow Patrol, The Maccabees o La Habitación Roja cumplen con el encargo
  • Este viernes le toca el turno a Radiohead, Mumford & Sons o The Kooks
  • Radio 3 te ofrece resúmenes del festival el sábado y domingo a las 16 horas

Por
The Cure practica la hipnosis colectiva en el BBK LiveHa

Un desperfecto técnico (un maldito cable, vaya) se convirtió en el gran problema y a la vez en el elemento que hizo aún más especial el concierto de The Cure en la inauguración del séptimo BBK Live de Bilbao. Casi sumando una hora de retraso, era el propio Robert Smith el que se disculpaba ante el público: "En dos minutos estará arreglado", decía.

Poco antes del cuarto de hora, con todas las tablas y la valentía del mundo, el propio Smith volvía al escenario sin el problema resuelto aunque con una sorpresa, su guitarra. Hasta tres canciones cantó el líder de The Cure con la sola compañía de su acústica: "Three Imaginary Boys", "Fire in Cairo" y la imprescindible "Boys Don't Cry" sonaron en una atmósfera que llegó a ser íntima y especial a pesar de las 36.000 personas reunidas.

Y aunque el experimento funcionaba, al vocalista parecía agotársele la paciencia: "La banda tiene que salir, no habéis venido a ver a Robert Smith, habéis venido a ver a The Cure". Tras encontrar el problema que impedía escuchar los teclados (básicos en el sonido de los ingleses), el concierto iniciaba con una hora de retraso y sin el mínimo rechistar del público, que pacientemente esperó lo que estaba por venir.

Todos los éxitos de The Cure y más, en el BBK

Hasta que el reloj sumó tres horas más, lo visto sobre el escenario del festival BBK Live fue una lección de solidez y solvencia sobre el escenario. La formación puso (como suele, y como hizo en el Primavera Sound) lo mejor de sí para ofrecer un recital que iba mejorando a medida que se imponía retos. Así sonaron todos los éxitos necesarios, explosivos y a la vez melancólicos del grupo: "Just Like Heaven", "In Between Days", "Lovesong", "A Forest", "Lullaby", "Close to Me" o "Friday I'm In Love". Y claro, también hubo tiempo para que The Cure demostrara con joyas como "Love Cats" o "Last Dance", que no son sólo una retahila de éxitos ochenteros y que tienen una gran discografía en la que bucear.

Sonaba nuevamente (esta vez con la banda al completo) "Boys Don't Cry" y daba la sensación de haber asistido a algo magistral, a una comunión musical colectiva. Por entonces, los también ingleses Bloc Party llevaban medio concierto con su habitual traca, pero al parecer la gran mayoría del público asistente prefería marcharse con el buen gusto de The Cure en la boca. Y ojo, tanto la banda de Kele Okereke como la sesión de DJ de James Murphy (líder de los extintos LCD Soundsystem) eran excusas perfectas, bailonas y traviesas para alargar la fría noche bilbaína antes de emprender el éxodo que supone salir del recinto del festival.

Snow Patrol, correctos

Horas antes, Snow Patrol salieron a escena con su rock popero con pretensiones, pero con posibilidades justas. Se esmeran mucho Gary Lightbody y los suyos para que su ristra de éxitos suenen potentes sobre el escenario. Son como ese pretendiente mono, tímido y educado que ronda a tu hermana: inspiran confianza y tienen lo necesario para defender sus canciones, pero les falta un punto de fuerza para llegar a convertirse en una banda de estadios y grandes festivales (para ser Coldplay, vaya).

Aún así, si es la primera vez que ves a los escoceses en directo, convencen gracias a canciones de factura impecable, como la bailable "Just Say Yes", la coreable "Take Back The City", la reciente "Called Out In The Dark", o esa tanda de éxitos melosos como "Open Your Eyes" o la efectiva (aunque en exceso llorona) "Chasing Cars".

The Maccabees, lo justo para animar la tarde

"Madrugó" mucho este primer día de BBK Live. Tanto, que antes de las 9 de la tarde, tres grandes espadas de la música alternativa nacional ya habían pisado sus correspondientes escenarios: Lori Meyers, McEnroe y La Habitación Roja; todos ellos, ejemplo del buen trabajo que realiza la música local. Pero claro, en pleno jueves a primera hora de la noche, estas tres bandas contaron con poca audiencia para gran efectividad de sus actuaciones.

Es a partir del guitarreo de The Maccabees donde el BBK empieza a dar señales de vida. Los ingleses sacaron sus únicas aunque siempre veraces y resolutivas armas: guitarras pegadizas y la particular voz de su cantante, Orlando Weeks. Así, el quinteto dio lo mejor de sí interpretando desde el "About Your Dress" o el "Latchmere" que sorprendieron en aquel primer álbum de 2007, hasta las emotivas "Pelican" o "Feel to Follow" de su genial tercer álbum. El público lo agradeció con los coros, palmas y saltitos que amerita un grupo como este, que ha logrado traspasar el hype (la pura moda) para convertirse en una nombre importante del rock indie británico.

Viernes con Radiohead en el BBK

Se espera mucho más de la segunda tanda de conciertos en Kobetamendi. Para la jornada del viernes, todo está acomodado para que Radiohead vuelvan a demostrar que su magistralidad puede ser constante. Junto a ellos, también encenderán la luz grupos como The Kooks, Mumford & Sons, Here We Go Magic, Noah & The Whale o los nacionales Vetusta Morla, Triángulo de Amor Bizarro, o Bigott

Radio

anterior siguiente