El gran diccionario del Primavera Sound 2012

tipoCont=n&idCont=532413&posMenuSocial=topMenuSocial&tipoPagina=newMenuSocial
Ampliar foto Sharon Van Etten

Sharon Van Etten

Ampliar foto The Rapture

The Rapture

Ampliar foto Atlas Sound

Atlas Sound

ÍÑIGO PIÑEIRO (RADIO 3) 

Primavera Sound es un festival de dimensiones inabarcables. Más de 250 artistas de todos los géneros desfilan por sus distintos escenarios a lo largo de cuatro días de febril actividad musical. El sufrido fan se ve en la necesidad de trasladarse de un escenario a otro para poder disfrutar de parte de la oferta de un evento que obliga a tomar partido. Este diccionario se ofrece como una guía alfabética (irremediablemente incompleta) del cartel del festival. No están todos los que son, pero los que son, están.

A

Aeroplane: Electrónica bailonga pilotada por el belga Vito Deluca. Programado con buen criterio a las 4 de la mañana, una hora en la que el éxtasis está garantizado.

Afghan Whigs: Banda de soul secuestrada por un grupo de rock que nadie entendió del todo en los 90. 

Afrocubism: Colectivo cubano-maliense con un nombre brillante. Cubre la cuota exótico-étnica del festival. Nadie les va a ver, pero todos diremos que estuvieron magníficos.

Anímic: Delicatessen catalana que hace parecer a Manel una banda de punk troglodita. 

Atlas Sound: Un tipo raro y enfermo que hace canciones a punto de ser bonitas. Éxito seguro a poco que pose. Como mínimo, garantiza la sonrisa de "Mona Lisa".

B

Barça: Término populista de referencia para todos los artistas que estén haciendo aguas. En esta edición podría ser sustituido por un "Guardiola" mal pronunciado que será recibido con indulgencia.

Baxter Dury: Espléndido autor de canciones de art-pop taciturno y candidato a convertirse en el primer hijo en igualar la talla artística de un padre canonizado (a Jeff Buckley no le dio tiempo).

Beach House: Todo preparado para que canten en Barcelona el alirón de la liga indie 2011/2012. No está mal para la sexta mejor banda de Baltimore.

Bjork: Deja un vacío enorme. No será fácil encontrar una celebridad venida a menos a la que machacar con saña. (Noel Gallagher no está y Franz Ferdinand no dan la talla como villanos). 

Black Lips: Garajeros con sustancia que tocan el miércoles y el domingo. Cientos de onubenses protestan indignados.

Bombino: Le han colgado la etiqueta de "Jimi Hendrix del Sahara" pero en realidad podría pasar por un J.J.Cale tuareg que, más allá del virtuosismo, hace canciones hipnóticas y vivificantes al mismo tiempo.

C

Chavez: Editaron dos discos de indierock macizo más que apreciables en los 90, cuando su nombre aún no tenía connotaciones bolivarianas. Cuando le quisieron sacar partido a la gracia era demasiado tarde: ya habían colaborado con Billy Corgan. 

Codeine: Clásicos del slowcore que triunfaron en los 90 entre la gente con menos de 50 pulsaciones por minuto. 

D

Danny Brown: La gran atracción hiphopera del festival junto a A$ap Rocky tras la lamentable cancelación de El-P. El MC de Detroit tiene carisma y canciones de sobra para darle una penúltima oportunidad a un género que empieza a agonizar por agotamiento.

Death cab for cutie: El grupo que no sabes si odias amar o amas odiar. En cualquier caso, el peinado de Ben Gibbard tiene la culpa.

Dominique A: Un clásico del festival que nunca antes había generado tanta expectación. Vers les lueurs, el disco en el que ha ajustado la producción a los gustos cultivados del momento, tiene la culpa.

E

Erol Alkan: DJ británico de moda. Siempre hay uno.

F

Father John Misty: Ojos azules, barba perfectamente arreglada, bonitas chaquetas de pana, canciones de country-rock clásico más que correctas...Va a arrasar. Luego, en el escenario, ya veremos.

Franz Ferdinand: Ídolos caídos. Su reinado indie fue breve y aún no ha pasado suficiente tiempo para que puedan pasar por entrañables y, mucho menos, por reivindicables. Durante su concierto, todos los que corrieron a comprarse su debut en 2004 se pasearán con su camiseta nueva de Beach House mirando para otro lado.

G

Grimes: Una estrella en ciernes. Claire Boucher firma desde Canadá uno de los mejores álbumes del año: 'Visions', un disco de electropop excitante y multiforme. Estamos ansiosos por verla brillar ahí arriba.

Grupo de expertos solynieve: Creadores de un género: el country andaluz. Un hito cultural español. Está pasando. No llegues tarde.

I

I Break Horses: Los integrantes de este dúo sueco se conocieron en un foro para hipocondríacos, lo que inmediatamente te hace simpatizar con ellos. Hacen shoegaze de diseño y dream pop de temporada, pero da igual, son elegantes y neuróticos y con eso basta.

Inborn!: Grupo de Luxemburgo, lo que ya es relevante en sí mismo. Hacen canciones de pop electrónico con ese punto de misterio y sofisticación que tan alejado está de la emoción genuina.

J

Jeff Mangum: En los 90 fue la más brillante alternativa a los alternativos de portada. Escurridizo y enigmático, vuelve a dar señales de vida con la intención de recordar porqué 'In a aeroplane over the sea' es uno de los mejores discos de los últimos 20 años.

K

Kings of Convenience: Dúo de folk-pop preciosista y cálido. Si tienes un mal día, son asombrosamente reconfortantes . Si tienes uno bueno, te hunden para luego reconfortarte. Así cualquiera.

L

Lisabö: Intensidad euskaldun más allá del hardcore. El hype más inesperado de la temporada.

Los Negretes: No pueden representar mejor a México D.F, su ciudad natal: caóticos, temerarios, disparatados y divertidísimos. Garage-punk que dignifica el género, que aún se puede.

Lower Dens: Irregular banda de Baltimore, a medio camino entre los Radiohead de 'Kid A' y los Can más accesibles. Su vocalista le da un nuevo sentido al término andrógino.

M

M83: O lo que es lo mismo, Anthony Gonzalez. De Antibes, Francia. Autor del himno "Midnight City", el "Waka waka" indie.

N

Nacho Vegas: Sí, también aquí.

Napalm Death: Padres del grindcore y clásicos del metal por derecho propio. En Primavera Sound se enfrentan a público que en su mayoría no entiende de matices y que se acercará a verlos como quien se acerca a una jaula de monos en un zoo. Con curiosidad y distancia irónica. 

Neon Indian: Electropop psicodélico atento a la melodía.  Lo de menos es el nombre, pero le llaman chillwave. Recuérdalo dentro de 30 años: la segunda década del siglo XXI sonaba a esto.

O

Off!: Hardcore de la vieja escuela. Expeditivo, sin concesiones. Y a todo trapo: su último disco despacha 16 temas en 17 minutos. Les sobran los últimos 15.

Other lives: El mejor sucedáneo posible para los que lloran la ausencia del falsete de Bon Iver. 

R

Rufus Wainwright: Compositor en continúo estado de gracia a pesar de sus excesos barrocos, e intérprete exuberante y un poquito chinchorrero. Rufus ha llegado a un punto de su carrera en el que hasta le sobra el apellido.

S

Saint Etienne: Como quien no quiere la cosa, estos avispados londinenes se han convertido en clásicos modernos a fuerza de mutaciones oportunistas pero indiscutiblemente brillantes. Regresan con un disco ejemplar: el pop comercial de estos tiempos tendría que sonar como suena hoy Saint Etienne.

Sharon Van Etten: Tiene cosas de P.J.Harvey y Cat Power. Pero no las verdaderamente importantes.

T

The Black Keys: Ah, no.

The Cure: El único concierto del que se puede escribir la crónica antes de empezar: suenan espectaculares, combinan sus imbatibles hits de siempre con temas oscuros de su repertorio y en los bises se hacen eternos, en todos los sentidos.

The Olivia Tremor Control: Pop alucinógeno, sueles leer en las reseñas. Pop alucinante, en realidad. ¿Ha llegado el momento de hacerles justicia? 

The Rapture: O cómo vivir del revival. La lista es larga pero debería empezar por aquí.

The Weeknd: La última gran esperanza negra, dicen los gurús blancos. 

W

White Denim: Banda mutante y virtuosa con un punto exhibicionista que les resta credibilidad pero que en directo amplifica las virtudes de su pastiche de rock (aparentemente) moderno.

Wilco: Jóvenes dinosaurios cuyo declive discográfico desde que se convirtieron en sexteto es inversamente proporcional a su apasionante puesta en escena.

Y

Yo La Tengo: Banda residente. Un Primavera Sound sin ellos es como un whisky sin alcohol: inconcebible.

tipoCont=n&idCont=532413&posMenuSocial=bottomMenuSocial
Espacio reservado para promoción
cid:56050