Thomas Young, el polifacético científico que descubrió el astigmatismo

  • Debe su fama a sus trabajos sobre física óptica y fisiología
  • Inventó el eriómetro e investigó la elasticidad
alto:37, ancho:'550', flashcontentId:'audioplayer1420941', assetID:'1420941_es_audios', location:'mmedia', source:'audio1420941'
A HOMBROS DE GIGANTES (RNE) 

El físico, médico, fisiólogo y egiptólogo británico Thomas Young nació en Somerset el 13 de junio de 1773, en el seno de una familia cualquiera. Fue el menor de diez hermanos, y dueño de una mente prodigiosa. Con tan solo dos años ya sabía leer y con cuatro había leído dos veces la Biblia. A los catorce comenzó estudios de griego, latín, francés, italiano, hebreo, caldeo, sirio, samaritano, árabe, turco y persa. Estudió medicina en Londres, Edimburgo, Gotinga y en Cambridge, donde era conocido como “Phenomenon Young”.

Una vez licenciado, Young abrió una consulta de medicina privada en Londres que mantuvo durante casi toda su vida. También fue un destacado conferenciante en la Royal Institution, recién fundada por Rumford. Como egiptólogo colaboró en el desciframiento de la piedra de Rosetta, y abrió el camino que luego continuaría el lingüista francés Champollion. Fue secretario de la Royal Society de Londres y de la Junta convocada por el Parlamento británico para determinar la Longitud.

Young debe su fama a sus trabajos sobre óptica física y fisiológica. Se interesó por la percepción de los colores. Investigó la fisiología del ojo y descubrió el astigmatismo y el cambio de curvatura del cristalino en la acomodación a la distancia. A él se debe la teoría de los tres colores, que afirma que la visión del color se debe a la combinación de las señales de tres receptores distintos (los conos de la retina) sensibles al rojo, verde y azul, llamados colores primarios. La percepción de cualquier otro color se debe a la combinación de los primarios. La teoría fue ampliada posteriormente por Helmholtz y actualmente lleva el nombre de ambos.

En un célebre experimento que lleva su nombre, Young comprobó que si un rayo de luz atravesaba dos pequeñas rendijas muy próximas, en la pantalla aparecían unas bandas brillantes que alternaban con otras más oscuras. La luz que pasa por los orificios recorre caminos diferentes dependiendo del punto de la pantalla al que llegan. Este fenómeno sólo tiene explicación si la luz está formada por ondas, que pueden sumarse (dando lugar a las bandas claras) o restarse y anularse mutuamente (en las bandas oscuras).

La teoría ondulatoria de Young fue muy discutida por sus coetáneos, pues se oponía a la corpuscular de Newton… Pero abrió el camino a los avances de Fresnel y Arago. A partir de su experimento de la difracción de la luz visible, Young pudo calcular la longitud de onda que resultó inferior a la millonésima parte del metro. Los resultados de sus investigaciones se hallan expuestos en sus” Memorias sobre la luz y sobre el color”, donde aparecen formuladas por vez primera las teorías de la interferencia de la luz y de su naturaleza ondulatoria.

Un científico polifacético


Young fue un científico polifacético. Inventó el eriómetro, instrumento que cuenta los hematíes de la sangre, y estudió la fiebre amarilla. En Física investigó los fenómenos capilares y la elasticidad. Descubrió que al tensar o comprimir ciertos materiales, se deforman en proporción a la fuerza que se les aplica. Y fue el primero que hizo uso de la palabra energía en su versión moderna: propiedad que confiere a un sistema la capacidad para producir trabajo.


Murió en Londres el 10 de mayo de 1829. La constante de elasticidad longitudinal que caracteriza el comportamiento de un material elástico, según la dirección en la que se aplica una fuerza, se llama “módulo de Young” en su honor.

Espacio reservado para promoción
cid:1873