Enlaces accesibilidad

Especial FIB Heineken 2009

Cuando el viento acalló la música

  • Las fuertes rachas de viento en el recinto que alberga el FIB, obligaron a suspender gran parte de los conciertos por motivos de seguridad
  • The Horrors, Mäximo Park o los cabezas de cartel, Kings of Leon, fueron algunos de los grupos que no subieron al escenario
  • No te pierdas todos los detalles de esta edición del festival en nuestro completo especial

Por
Lo que el viento se llevó del FIB Heineken 2009
Dicen que contra la naturaleza poco puede hacerse, y anoche esto quedó patente en una de las noches más decepcionantes de la historia del FIB Heineken. Ya desde primeras horas de la tarde, a medida que el sol iba cayendo, fuertes vientos comenzaban a presentarse en el recinto presagiando un trágico final para las dosis musicales que venían a protagonizar la noche del viernes.

Paul Weller será el único que nos deje un titular de esta jornada. A pesar de tener que suspender su concierto a unos 10 minutos de su final, el ex The Jam, subió al escenario con la elegancia mod que le caracteriza para hacer un repaso por algunas de las mejores canciones de su carrera. Weller resolvía y empezaba a encender el ambiente, y tras varios éxitos encadenados -incluido ese feliz 'All I Wanna Do (Is Be With You)' de su disco del año pasado-, tenía que bajarse del escenario por razones puramente metereológicas. Antes la presentación magistral de Weller, el Escenario Verde ya había sido abierto por las melodías alegres que caracterizan la propuesta pop de Cooper.

Aún con el sol fuera, y sin sospecha alguna de cómo terminaría la noche, se podía escuchar a Nudozurdo interpretando las canciones de su primer disco. La banda revelación de 2008 según los Premios de la Música Independiente, resolvió con soltura su subida al escenario, demostrando la potencia que consiguen sobre el mismo con temas como 'Negativo'. Lo hicieron ante un reducido aunque agradecido público, conformado en su mayoría por españoles.

Esto mismo ocurrió con un Nacho Vegas que salía al escenario Fiberfib cuando el viento empezaba a amenazar seriamente. Mientras el público extranjero continuaba tirado en el cesped o hacía la larga cola para acceder a las primeras filas del escenario verde, el asturiano deleitaba a un público fiel que coreaba unas canciones resueltas maravillosamente sobre el escenario, con un Nacho creyéndose el papel de hombre fatal del pop español: movimientos los justos, gafas y camisas negras a juego con el fondo del escenario. Sonaban los acordes de Dry Martini S.A. y todo el público coreaba mientras a un costado del escenario se podía ver a una deslumbrante Christina Rosenvinge como espectadora de lujo del cantante.

A partir de entonces todo fue historia. Las carpas de catering y de prensa terminaron por ser desalojadas por el equipo de seguridad del festival, que ya tenía la tarde alterada desde que horas antes, un incendio frente al recinto disparara todas las alarmas. Y así fue como parte del público se quedó sin conciertos esperados como los de The Horrors, que horas antes ya se paseaban por el festival con su particular indumentaria.

Tampoco hubo oportunidad de ver a Los Planetas. Los granadinos, ya unos clásicos del FIB se quedaron con las ganas de celebrar en directo la salida de su recopilatorio de grandes éxitos, puesto a la venta hace unos días.

Y así una larga lista, cuyas más dolorosas pérdidas venían de la mano de Mäximo Park y por supuesto Kings of Leon. Al anunciar que se suspendería esta segunda jornada del festival, desde la organización se prometía que al menos se tratarían de salvar estas dos actuaciones y ofrecerlas a lo largo del sábado. Algo que, tomando en cuenta la talla y la consideración internacional de ambas bandas, es a todas luces complicado. En el caso de Kings of Leon es la segunda vez consecutiva que no salen a un escenario español tras la cancelación de su concierto en el Palacio de Vistalegre de Madrid en Marzo pasado "por enfermedad de dos miembros del grupo" según reconocía su promotora en aquel momento.

Hoy todos los ojos están puestos en una parte del cartel que puede redimir en parte la mala jornada del día de ayer. Por delante, queda un sábado en el que se presentarán grupos y artistas internacionales como Lily Allen, Elbow, Foals o Peaches, además de unos cabezas de cartel que vienen dispuestos a hacer olvidar las penas: los escoceses Franz Ferdinand. También habrá sitio para grupos nacionales, importantes apuestas de Radio 3 como The Unfinished Sympathy, Russian Red, L.A. o todo un veterano como Josele Santiago.

Pero en Benicàssim, ni la falta de la razón primordial de una cita como esta, hace que se pierdan los ánimos. Sobre las dos de la madrugada la gran mayoría de los fibers calmaban el frío que provocaba el fuerte viento, en base a bailes, bebidas y mucha fiesta. Sin música, pero mucha fiesta.