Enlaces accesibilidad

Oscar 2020

'Parásitos', contra el muro de los subtítulos en los Oscar

  • La película surcoreana podría ser la primera que no habla inglés en ganar el Oscar a mejor película

Por
El reparto de 'Parásitos', junto al director Bong Joon-ho, celebra su victoria en los premios del Sindicato de actores. AFP JEAN-BAPTISTE LACROIX

Con el Globo de Oro en la mano, Bong Joon-ho lo explicó así: "Una vez que superen la barrera de una pulgada de altura de los subtítulos, tendrán muchas más películas increíbles". Hablaba al espectador pero la Academia de Hollywood puede darse por aludida: Ninguna película en idioma no inglés ha ganado el Oscar a mejor película. En teoría, no distinguen nacionalidades ni idiomas; en la práctica, sus más de 9.000 académicos discriminan -y mucho- a lo largo de los 92 años de historia de su premio más importante.

Ese dato –la gran mancha de los premios más publicitados del cine- se ha visibilizado más la última década. Desde que fuese nominada en 1938 La gran ilusión, de Jean Renoir, solo nueve películas más lo han logrado: Z (1969), Los emigrantes (1972), Gritos y susurros (1973), El cartero y Pablo Neruda (1995), La vida es bella (1998), Tigre y dragón (2000), Amor (2012), Roma (2018). Este año, Parásitos, del surcoreano Bong Joon-ho, la gran sensación internacional del año en Hollywood y seis veces nominada ha abierto el debate: ¿romperá al fin Hollywood su techo de cristal?

Menos reparos históricos ha tenido la Academia en nominar directores, intérpretes y toda clase de técnicos de películas de habla no inglesa. La categoría más internacional ha sido siempre mejor guion original: hasta 64 nominaciones acumulan guiones de otros idiomas (el último en ganar fue Pedro Almodóvar por Hable con ella en 2002).

Pedro Almodóvar gana el Oscar al Mejor Guión Original por 'Hable con ella' (2003)

Se puede hablar de una primera época a finales de los 60 y comienzos de los 70, en la que Fellini, Truffaut, Bergman o Kurosawa entre otros se asomaban con frecuencia a la categoría de dirección. Y, ya en este siglo, una segunda oleada: la Academia ha nominado en los últimos 20 años a 31 documentales en otro idioma, 15 direcciones de fotografía, o 10 trabajos de dirección (Alfonso Cuarón fue el primero en ganar por Roma). 

Interpretando los números, el resumen es que -para los Oscar- las películas de otros idiomas saben cómo dirigir, actuar, fotografiar o montar, pero jamás son la mejor película del año.

¿Del #oscarsowhite al Oscar para una película en otro idioma?

Los datos apuntan a que el cerco se estrecha. El #oscarsowhite que clamaba por la diversidad a partir de 2015 es uno de los factores que han cambiado el ecosistema de los Oscar. En su intento de diversificar su clásico perfil de académico (hombre blanco de más de 50 años), la Academia incrementó hasta un 40% los miembros internacionales en las nuevas invitaciones.

¿Por qué? Los Angeles Times apunta a que -solamente con estadounidenses- era difícil para la Academia doblar el número de mujeres y personas de color. A largo plazo, está por ver si esa nueva diversidad tiene el efecto deseado (más nominaciones para mujeres e intérpretes afroamericanos) o tendrá una consecuencia no tan buscada (más nominaciones para las películas de habla no inglesa).

El efecto negativo del Oscar a la mejor película internacional

El año pasado, además de Cuarón por RomaPawel Pawlikowski era uno de los cinco nominadas a mejor dirección, sin embargo su película (Cold War) no estaba entre las ocho finalistas a mejor película. El motivo de la incongruencia se explica por el método de votación: a mejor dirección solo votan de los académicos directores; a mejor película, todos y con un método particular, el llamado voto preferencial

Para la mejor película, los académicos no eligen simplemente su preferida: ordenan las ocho finalistas de mejor a peor. Si alguna alcanza el 50% de votos, es elegida. Si no, se elimina la que tiene menos votos y se vuelve a recontar. Así, hasta que alguna película llegue al 50%. ¿Qué implica esto? Que si alguna película polariza lo tiene mucho más complicado que una cinta que no despierte ni mucha crítica ni mucha pasión. El  ‘voto preferencial’ se utilizó para explicar la victoria de Green Book sobre Roma (de habla no inglesa y también participada por Netflix) el año pasado.

'Green Book' se impone en una gala muy reivindicativa

Parásitos obtuvo la Palma de Oro (históricamente un hándicap del cine de autor, porque desde Marty en 1955 ninguna ganadora de Cannes ha logrado el Oscar) y superado toda expectativa de taquilla en EE.UU., pero lo más probable es que, como ha sucedido con muchas de sus precedentes de habla no inglesa, los académicos consideren que el llamado ahora Oscar internacional salde la deuda con la película y sea innecesario el doble reconocimiento.

Bong Joon-ho las quinielas le apuntan como favorito a mejor guion original, pero en segundo lugar -tras 1917- en mejor película. Si así resulta, la Academia, después de todo, habrá apreciado la lectura de los subtítulos de su película.

Noticias

anterior siguiente