Enlaces accesibilidad

Irán

Irán-Estados Unidos: siete días de alta tensión que se cobraron la vida de decenas de inocentes por error

  • El asesinato del general Soleimani y la respuesta de Teherán han llevado a ambos países al borde de un conflicto abierto
  • El derribo del avión ucraniano por una cadena de errores es, por ahora, el último capítulo de la escalada bélica

Por
Un grupo de gente camina junto a los restos del avión ucraniano derribado el miércoles en Teherán.
Un grupo de gente camina junto a los restos del avión ucraniano derribado el miércoles en Teherán. AFP AFP

La escalada bélica entre Irán y Estados Unidos en las últimas semanas está en el origen del desastre del avión de Ukranian Internacional Airlines en el que murieron 176 personas y que fue derribado por un misil, según ha reconocido la Guardia Revolucionaria, que lo atribuye a una cadena de errores.

Pese a que las relaciones entre Washington y Teherán son muy complicadas desde hace años, el asesinato del general Qasem Soleimani y la posterior respuesta de Irán, con el bombardeo de dos bases militares estadounidenses en Irak, han llevado a ambos países al borde un conflicto abierto que, de momento, parece haberse frenado pero que, de forma indirecta, se ha cobrado la vida de decenas de inocentes.

El 3 de enero las agencias lanzaron la alerta de una noticia que hizo saltar por los aires el frágil equilibrio existente en la región. Estados Unidos había matado al general Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución de Irán.

El ataque, autorizado personalmente por el presidente de EE.UU., Donald Trump, tuvo lugar en una operación militar con un dron en las proximidades del aeropuerto de Bagdad y en el mismo murieron, además de Soleimani, el líder de la milicia iraquí, Abu Mahdi al-Muhandis, y otras seis personas.

14 horas - ¿Quién era Qassen Soleimani, el comandante iraní asesinado por EE.UU.?

Asalto a la embajada de EE.UU. en Bagdad

Esta acción llegó días después de que un contratista estadounidense perdiera la vida en un ataque contra una base militar, al que Washington respondió con una acción contra posiciones de la alianza de milicias chiíes iraquíes Multitud Popular, que dejó 25 muertos en sus filas.

En represalia, miembros y seguidores de esas milicias asaltaron la embajada de EE.UU. en Bagdad, en unas protestas que Trump dijo que estaban orquestadas por Teherán.

Pero fue el asesinato selectivo de Soleimani lo que hizo saltar todas las alertas mundiales. Considerado como el hombre más poderoso del régimen iraní por detrás del propio líder supremo, Alí Jamenei, su muerte hizo clamar "venganza" contra Estados Unidos en un entierro multitudinario al que asistieron cientos de miles de personas.

Aunque Estados Unidos no dejó claro por qué optó por una acción de tan alto nivel como la eliminación de un general al que el propio sistema teocrático iraní había presentado como un héroe, el Pentágono aseguró que se trataba de "disuadir" los futuros planes de Irán y que Soleimani estaba "desarrollando activamente planes para atacar a los diplomáticos y miembros del servicio estadounidense en Irak y en toda la región.

14 horas - ¿Por qué ahora? La pregunta que más suena en Washington

Por esa razón, en Washington estaban seguros de que la respuesta de Teherán iba a llegar de un modo u otro y se prepararon para un ataque, que se produjo el 8 de enero con el lanzamiento de una veintena de misiles balísticos que impactaron contra dos bases militares estadounidenses en Irak. 

Respuesta no proporcional

Sin embargo, el ataque no produjo víctimas mortales y, a pesar de que sirvió para calmar las ansias de venganza a nivel interno, los expertos consideran que no es proporcional al asesinato de Soleimani, como asegura a Efe el analista iraní Mehdí Motaharnia, quien apunta que, para tener el mismo peso político y militar que el general asesinado, Irán debería haber elegido como blanco "por ejemplo al secretario de Defensa estadounidense".

En cuanto al lugar elegido, Motaharnia considera que, para que hubiera sido proporcional la reacción de Irán, debería haberse llevado a cabo "en un lugar cercano a Estados Unidos, como Canadá o México".

Todo esto muestra, para el analista, que "Irán ha tomado una medida en concordancia con su capacidad militar y económica", que no es equiparable a la de Estados Unidos.

The Washington Post apunta en un artículo que, tras el asesinato de Soleinami, Estados Unidos envió mensajes secretos a Irán a través de emisarios suizos en el que instaba a Irán a no responder con una fuerza excesiva que obligara a Trump a ir aún más lejos. Algo que se vería refrendado en el hecho de que Washington no haya planteado dar réplica al bombardeo de sus bases en Irak.

Sea como sea, lo cierto es que la grave situación económica que sufre el país persa debido a las sanciones impuestas por EE.UU. en 2018 y el embargo internacional afectan a su armamento, especialmente a su aviación, que está anticuada, por lo que la crisis ha evidenciado la limitación de respuesta de Irán.

Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - Una guerra de EE.UU. contra Irán sería "devastadora"

Cadena de errores

Es posible que esa frustración esté en el origen del negro capítulo que, de momento, cierra esta escalada de tensión: el derribo del avión de Ukranian Internacional Airlines que el miércoles se estrelló con 176 personas a bordo en las inmediaciones del aeropuerto de Teherán.

Pese a que el régimen iraní negó reiteradamente estar detrás del siniestro, la Guardia Revolucionaria tuvo que reconocer este sábado que las hipótesis lanzadas por países como Canadá o Estados Unidos -y que eran refrendadas por un vídeo publicado por The New York Times- eran ciertas y que todo se debió a una cadena de errores.

Un vídeo demostraría el derribo del avión ucraniano por un misil

Las autoridades militares iraníes han explicado que las Fuerzas Armadas de la República Islámica se posicionaron en situación de guerra al más alto nivel debido a la posibilidad de un ataque estadounidense e incluso agregaron sistemas defensivos y ofensivos en Teherán.

Pese a ello, no informaron al a Organización de la Aviación Civil de que debía cancelar los vuelos comerciales. A ello se une una alerta errónea acerca del lanzamiento sobre el país de varios misiles de crucero, lo que hizo a las defensas confundir el Boeing 737 con uno de esos misiles.

Por este motivo, terminaron disparando contra el aparato con un misil de corto alcance que lleva "una pequeña cabecera de guerra", ha explicado el comandante de la Fuerza Aeroespacial de la Guardia Revolucionaria, Amir Alí Hayizadeh, quien asegura que esta es la razón de que el aparato tuviera tiempo de girar tras el impacto y que no se destruyera hasta chocar contra el suelo.

Aunque la comunidad internacional ha admitido que Irán ha dado "un paso importante" al reconocer su error en el siniestro, este sábado miles de iraníes protestaron en las calles y en las redes sociales por lo que consideran una "vergüenza" -no hay que olvidar que 82 de las víctimas del siniestro eran iraníes-. Con lemas como "muerte al dictador" -en alusión a Alí Jamenei- la manifestación contra las autoridades se saldó con varias detenciones, entre ellas la del embajador de Reino Unido en Teherán, Rob Macaire, liberado una hora después.

De momento, Estados Unidos parece salir ganador de este asalto, que deja tocado al régimen de Teherán, incapaz de dar una respuesta militar a la altura y con un aumento del descontento interno, agravado por la difícil situación económica que atraviesa la República Islamista. Pero es difícil que los tambores de guerra dejen de sonar en una de las regiones más conflictivas del planeta.

Noticias

anterior siguiente