Enlaces accesibilidad

China prohíbe a los buques militares de EE.UU. hacer escala en Hong Kong

  • Pekín responde a las leyes de apoyo a la protesta en la excolonia británica
  • China extiende las sanciones a ONG como Human Rights Watch

Por
Imagen de archivo del buque de guerra estadounidense USS Blue Ridge durante una escala en Hong Kong. Foto: DALE DE LA REY / AFP
Imagen de archivo del buque de guerra estadounidense USS Blue Ridge durante una escala en Hong Kong. DALE DE LA REY / AFP

China ha prohibido a los buques y aeronaves militares de EE.UU. hacer escala en Hong Kong y ha aumentado las sanciones contra ONG de ese país. Pekín responde así a las leyes aprobadas la semana pasada por Washington para apoyar las protestas en la excolonia británica. 

La portavoz del Ministerio de Exteriores, Hua Chunyin, ha calificado estas leyes de "grave violación de la ley internacional". "China tomará más medidas si es necesario, y defenderá la prosperidad y la estabilidad en Hong Kong, así como la soberanía nacional de nuestro país", ha añadido. 

HRW, sancionada

Entre las ONG sancionadas se encuentra la organización de defensa de los Derechos Humanos Human Rights Watch (HRW). Además, también serán sancionadas la Fundación Nacional para la Democracia, el Instituto Nacional Demócrata para los Asuntos Internacionales, el Instituto Republicano Internacional y Freedom House.

Hua ha asegurado que existen "muchos hechos y pruebas" que demuestran que esas ONG "apoyan el movimiento anti-China" en Hong Kong y "les animan a comprometerse en actividades violentas y criminales e instigar estas actividades separatistas".

"Cargan con importantes responsabilidades en el caos en Hong Kong y deben ser sancionadas y pagar su precio", ha asegurado la portavoz. Sin embargo, no ha detallado en qué consistirán las sanciones. 

El pasado jueves el presidente de EEUU, Donald Trump, convalidó sendos proyectos de apoyo al movimiento de protesta en Hong Kong, lo que provocó la airada reacción del Gobierno chino, que convocó al embajador estadounidense en Pekín, Terry Branstad.

Poco después de la convalidación de las leyes, el Gobierno chino amenazó con poner en marcha "contramedidas" si Estados Unidos continuaba inmiscuyéndose en los asuntos internos de China. 

Las protestas en Hong Kong comenzaron en junio a raíz de un polémico proyecto de ley de extradición, ya retirado por el Gobierno, pero han mutado hasta convertirse en un movimiento que busca una mejora de los mecanismos democráticos de Hong Kong y una oposición a la cada vez mayor injerencia de Pekín.

Noticias

anterior siguiente