Enlaces accesibilidad

La guerra comercial EE.UU.- China provoca un aumento de ventas en la UE, México y Taiwan

  • Desde que ha comenzado el conflicto, China ha registrado un desplome del 55% en sus ventas hacia Estados Unidos
  • Los consumidores estadounidenses están sufriendo las consecuencias al elevarse el precio de los productos

 Donald Trump durante un discurso como presidente de Estados Unidos
Donald Trump durante un discurso como presidente de Estados Unidos AFP

La continua guerra comercial entre China y Estados Unidos ha provocado, entre otras consecuencias, un descenso del 25 % de las exportaciones chinas a EE.UU. debido a la política arancelaria de la administración Trump. Como resultado, se ha producido un aumento de las ventas de países como Taiwán, México o la Unión Europea hacia compradores estadounidenses durante todo el primer semestre de 2019, según un estudio publicado este martes por Naciones Unidas.

El informe, elaborado por la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) se ha centrado en los efectos de la guerra comercial entre el país norteamericano y China. Desde el comisionado de la ONU se arrojan unas conclusiones preocupantes para el gigante asiático. Desde que ha comenzado el conflicto, los aranceles impuestos por Trump han ocasionado a China unas pérdidas de 35.000 millones de dólares en exportaciones a EE.UU..

Mayor dependencia de países europeos y asiáticos

El rechazo de productos chinos ha provocado una mayor diversificación del comercio exterior estadounidense, lo que se ha traducido en un aumento de 4.200 millones de dólares para las exportaciones taiwanesas hacia EE.UU.. Respecto al país mejicano, se ha experimentado un aumento de 3.500 millones de dólares en su facturación exportadora. Desde la Unión Europea ese aumento ha sido cifrado en torno a los 2.700 millones de dólares aproximádamente, según los datos proporcionados por la UNCTAD.

El sector más beneficiado en el pequeño país asiático por el aumento de las exportaciones ha sido el de maquinaria de oficina y equipamientos de comunicaniones. Por su parte, en México las gancias han sido sobre todo para el sector de la agricultura y los equipamientos de transporte y eléctricos. Dentro de la zona euro se ha elevado el nivel de ventas de maquinaria en diversos campos con destino al país nortemaricano.

Otras economías que han aumentado sus exportaciones a Estados Unidos gracias a la reducción de las importaciones estadounidenses desde China han sido Vietnam (2.600 millones más) y en menor medida otras naciones del sureste asiático como Corea del Sur, Canadá e India, según el documento publicado.

Unas pérdidas que se pueden agravar

En China, el sector más perjudicado por la caída de las exportaciones ha sido el de maquinaria de oficina (ordenadores, impresoras, fotocopiadoras, etc), con un desplome del 55% de sus ventas a EE.UU. y unas pérdidas estimadas en torno a los 15.000 millones de dólares.

Empresas chinas químicas, de muebles y maquinaria eléctrica también han sufrido cuantiosas pérdidas, añadió el informe, que se ha elaborado con datos previos al verano de 2019, por lo que no ha tenido en cuenta las más recientes presiones arancelarias realizadas por la administración estadounidense y desde la ONU se reconoce que las pérdidas actuales podrían ser aún mayores.

EE.UU.  aumenta sus ventas a nivel nacional

No toda la pérdida en exportaciones chinas a EE.UU. benefició a otros países, ya que el estudio calcula que de los 35.000 millones de dólares perdidos por el gigante asiático sólo 21.000 millones se han traducido en ventas directas desde otras economías a Estados Unidos.

Los 14.000 millones restantes se han perdido totalmente "o han beneficiado a productores estadounidenses", según el organismo de Naciones Unidas, fin que persigue una de las promesas de Trump desde que llegó a la Casa Blanca. 

El informe no ha analizado el impacto de la guerra comercial en el mercado chino, aunque UNCTAD asegura que seguramente es similar al visto en Estados Unidos: precios más altos para los consumidores del país asiático, pérdidas para los exportadores estadounidenses y ganancias en ventas al mercado chino para otros países.

Una guerra comercial que daña a ambas economías

El informe concluye que la guerra comercial "está dañando económicamente a los dos países" y que en EE.UU. quienes se están llevando la peor parte en el conflicto son los consumidores, ya que el descenso del comercio bilateral entre las dos mayores economías mundiales ha significado en muchos casos precios más elevados.

El estudio ha destacado que algunas firmas exportadoras chinas están intentando reducir ese coste para los consumidores bajando los precios de sus ventas a EE.UU., con el fin de compensar el efecto de los aranceles en los precios finales.

"Los resultados del estudio han de servir de advertencia para todos, ya que esta guerra no sólo está dañando a los principales contendientes, sino que está comprometiendo la estabilidad de la economía global", ha subrayado al presentar el estudio la directora de comercio internacional de UNCTAD, Pamela Coke Hamilton.

Noticias

anterior siguiente