Enlaces accesibilidad

'Brexit'

El Supersábado que decidirá el 'Brexit': los dos escenarios del drama en Westminster

  • Por cuarta vez el futuro del 'Brexit' está en manos del Parlamento británico, que vota el nuevo acuerdo
  • Una derrota de Johnson ahondaría la crisis política, pero una victoria tampoco resolvería la cuestión

Por
El primer ministro británico Boris Johnson con las banderas de  la Unión Europea y Reino Unido de fondo
El primer ministro británico Boris Johnson con las banderas de la Unión Europea y Reino Unido de fondo REUTERS/Toby Melville

Por cuarta vez, el futuro del Brexit está en manos del Parlamento británico. En las próximas horas, con una crucial votación en el horizonte, el primer ministro británico, Boris Johnson, debe convencer de su nuevo acuerdo a los euroescépticos, hacer las paces con los moderados expulsados de su partido y birlarle apoyos al líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, en sus mismas narices.

Cada uno de los tres fracasos de la ex primera ministra, Theresa May, ahondó la crisis política en el país, y una derrota de Johnson causaría ahora un impacto igual de profundo, pero una victoria tampoco resolvería la cuestión. El drama en Westminster parece asegurado.

Si los comunes votan "sí"

Boris Johnson ni se molesta en convencer al Partido Unionista Democrático norirlandés (DUP), sabe que no van a dar su brazo a torcer. Los tories, en cambio, salivan con la posibilidad de un Brexit ordenado en sólo 12 días, de poner fin a tres años de pesadilla. Casi todos los euroescépticos duros votan a favor y también buena parte de los moderados expulsados, quizá así, piensan, se les permita volver al partido. Un puñado de laboristas a favor del Brexit desafían a Jeremy Corbyn y, voilà, "¡The ayes have it!", el acuerdo es aprobado. Lo imposible ha sucedido: el acuerdo Boris sale adelante.

Pero no hay tiempo ni para el confeti ni para descorchar el champán, el parlamento debe correr para convertir el acuerdo en ley antes del 31 de octubre. Son 9 días febriles. La frágil mayoría a favor del acuerdo se tambalea por momentos, con diputados denunciando amargamente que les han vendido gato por liebre. La oposición siembra el trámite de trampas y, por momentos, el Reino Unido vuelve a asomarse al abismo del Brexit abrupto. El primer ministro ya no está obligado por ley a la prórroga y cualquier bache o retraso podría llevar al país al precipicio.

El jueves 31, a apenas horas de la salida, los Comunes ratifican el acuerdo. Minutos después, el Parlamento Europeo, a la espera de noticias de Westminster, da también luz verde al texto. A las 23.00, el Reino Unido sale de Europa de forma ordenada, sin colas kilométricas en los puestos fronterizos, ni escasez de alimentos o medicinas, ni disturbios en las calles. Ya puede comenzar la parte más difícil del proceso: una negociación de años para concretar la futura relación entre Londres y Bruselas.

Europa abierta - 'Brexit': las miradas puestas ahora en el Parlamento británico

Si los comunes votan "no"

En la mañana del Supersábado, al primer ministro no le salen las cuentas. El debate del acuerdo, tenso y crispado, confirma sus peores presagios. Uno tras otro, los diputados a favor del Brexit  toman la palabra para condenar el acuerdo y pedir una salida abrupta. Los proeuropeos huelen la sangre, saben que cuanto más se enrede el proceso, más cerca queda un segundo referéndum. "¡The Noes have it!", (¡Gana el "no"!) grita el portavoz de la Cámara, John Bercow. Theresa May 3, Boris Johnson 1. Caos en el parlamento, euforia en el exterior del palacio de Westminster, donde cientos de miles de manifestantes proeuropeos gritan de júbilo.

Cabizbajo, Boris Johnson acata la ley y el mismo sábado pide a Bruselas otra prórroga. Los 27 no dan crédito a lo que está pasando, pero la conceden. El primer ministro trata de convocar elecciones y, esta vez sí, Jeremy Corbyn le da el visto bueno.

O Boris se niega a pedir la prórroga. El lunes, los tribunales escoceses son tajantes: o pide la extensión o acabará en la cárcel. El primer ministro se sigue negando. El partido laborista aprieta el botón nuclear: una moción de censura contra el primer ministro. Johnson pierde y la oposición, algunos con la nariz tapada, hace a Jeremy Corbyn primer ministro. Ya en el 10 de Downing Street, Corbyn pide de inmediato la prórroga y convoca elecciones prometiendo otro referéndum.

Todo Noticias - Mañana - La UE y el Reino Unido logran un acuerdo para el 'brexit' tras ocho meses de negociaciones

Noticias

anterior siguiente