Enlaces accesibilidad

'El taller de bicicletas', la magia de los pequeños detalles

  • Sueños, secretos, amistad y mucho sentido del humor en una bellísima obra de Sempé
  • El francés es uno de los mejores ilustradores del mundo, famoso por su trabajo para The New Yorker

Por
Ilustración de 'El taller de bicicletas', de Sempé Blackie Books

Jean-Jacques Sempé (Burdeos, 1932) es uno de los mejores ilustradores y dibujantes del mundo que, desde hace más de treinta años, colabora con la mítica revista The New Yorker, con sus cálidas y luminosas ilustraciones que reflejan la vida cotidiana. El pasado enero se publicaba el libro Sempé en Nueva York (Norma Editorial), que recogía gran parte de esas ilustraciones y chistes sobre la ciudad que le han hecho famoso en todo el mundo.

Sempé también es muy popular por su personaje El pequeño Nicolás (creado en 1950 junto al guionista René Goscinny, el padre de Astérix). Pero, además de ser uno de los mejores dibujantes, su trabajo también destaca por su sensibilidad, calidez, optimismo, buen gusto… y siempre con un gran sentido del humor. Es de esos pocos dibujantes cuyos dibujos nos transmiten buen rollo.

Hoy os queremos recomendar otro de sus mejores trabajos que nos transmite todas esas sensaciones y cuya lectura es un placer. Un cuento para adultos (y para niños) que habla de los sueños, esperanzas y miedos del ser humano y que también nos transmite esa alegría de vivir que rezuman todas las obras de Sempé (aunque no estén exentas de crítica).

Nos referimos a El taller de bicicletas (o el secreto inconfesable de Raoul Taburin), que publica Blackie Books, que también nos ha regalado otras obras imprescindibles del gran autor francés (Marcelín, Catherine y El señon Lambert)

Ilustración de 'El taller de bicicletas', de Sempé

Todos guardamos un secreto

Todos tenemos nuestros secretos. Pero… ¿Qué pasa cuando uno de esos secretos inconfesables condiciona toda nuestra existencia? ¿Nos atreveríamos a compartirlo sabiendo que nuestra vida cambiaría radicalmente? Eso le pasa a Raoul Taburin, el protagonista de este bellísimo cuento ilustrado.

Taburin es el dueño de un taller de bicicletas de la pequeñísima localidad de Saint-Céron, en Francia. Y vive para su trabajo, que le encanta. Hasta tal punto que podría decirse que es el mejor mecánico de bicicletas del mundo. Solo con ver a una por la calle sabe la avería que tiene o que tendrá.

Ilustración de 'El taller de bicicletas', de Sempé

Y las arregla con un mimo y una delicadeza que hace que montar en esa bici sea uno de esos pequeños placeres de la vida que no tienen precio. Su reputación es tal que, en toda la región, las bicis se llaman taburinas. Y recibe clientes de lugares muy lejanos.

Pero la tranquila vida de Taburin se tambaleará cuando reciba la visita de un misterioso fotógrafo empeñado en hacer un reportaje sobre él. Taburin sabe que no podrá seguir manteniendo mucho más tiempo su secreto. Además, todos tenemos la necesidad de compartir esos secretos si no queremos que su pesada carga nos agobie.

Ilustración de 'El taller de bicicletas', de Sempé

Ternura, pasión, belleza y sentido del humor

Una historia bellísima, llena de ternura pero también con muchísimo sentido del humor. Os garantizo que la escena cumbre es una de las más divertidas que leeréis este año.

Un cuento para adultos que es un canto a la amistad y que nos invita a enfrentarnos a nuestros miedos y superarlos. Y que también es una reivindicación de la belleza de las cosas cotidianas de la vida y del trabajo bien hecho. Y que nos cuenta que hay que compartir todo, incluso los secretos (siempre con la persona adecuada, claro).

En definitiva, un libro que habla sobre la vida y la pasión por las pequeñas cosas. Que al final son las que diferencian la vida de cada uno. Yo no cambiaría el cómic por nada, al igual que Taburin no cambiaría sus bicicletas.

Ilustración de 'El taller de bicicletas', de Sempé

Unas ilustraciones bellísimas

Una pasión que brota de las maravillosas ilustraciones de Sempé, con sus pequeños personajes siempre situados en entornos bucólicos en los que abundan los detalles.

Y es que, a pesar de la aparente sencillez de sus ilustraciones, si nos damos cuenta, están llenas de detallitos y de amor por el arte y la vida (otra vez los pequeños detalles que mencionábamos). Casi parecen miniaturas chinas que nos invitan a soñar.

Y con unos colores pastel maravillosos.

Ilustración de 'El taller de bicicletas', de Sempé

Destacar el contraste entre los paisajes urbanos a los que Sempé nos tiene acostumbrados con sus ilustraciones para The New Yorker y el pequeño pueblo y los parejes campestres que lo rodean.

El taller de bicicletas es uno de los libros más bellos, emocionantes, humanos y divertidos de este año. Esperemos que Blackie Books nos siga ofreciendo estas maravillas dentro de su colección dedicada a Sempé.

Un libro que es ideal para regalar. Y para guardar entre nuestros tesoros bibliográficos.

Por cierto, que en 2018 se estrenó una adaptación cinematográfica dirigida por Pierre Godeau y titulada como el libro francés Raoul Taburin.

Portada de 'El taller de bicicletas'

Noticias

anterior siguiente