Enlaces accesibilidad

Israel

Gantz aceptaría encabezar un gobierno de unidad con Netanyahu pero sin ultraortodoxos ni ultraderecha

  • Netanyahu habría firmado un compromiso con las formaciones ultraortodoxas y la alianza de partidos de derecha y ultraderecha
  • "Los israelíes quieren un gobierno de unidad. Lo formaré conmigo a la cabeza", asegura el líder centrista de Azul y Blanco

Por
14 horas - Gantz exige ser primer ministro a Netanyahu

El líder de alianza Azul y Blanco, el centrista Benny Gantz, ha aceptado la propuesta del primer ministro de Israel en funciones, Benjamín Netanyahu, de formar un gobierno de unidad para acabar con el bloqueo, aunque ha rechazado la presencia de los partidos ultraortodoxos y de ultraderecha al tiempo que ha exigido estar a la cabeza de la jefatura de Estado.

"Los israelíes quieren un gobierno de unidad (...). Formaré ese gobierno conmigo a la cabeza", ha señalado Gantz tras una reunión con responsables de su partido.

La formación de este gobierno de concentración se presenta como la gran posibilidad de evitar unas terceras elecciones en Israel, después de que en los comicios celebrados el martes ninguno de los dos grandes bloques alcanzara la mayoría suficiente como para formar un gobierno.

Con un 98 % de los votos escrutados, el partido de Netanyahu, el derechista Likud, ha obtenido 31 escaños, por 33 que ha ganado Azul y Blanco. "No hay otra opción que formar un amplio gobierno de unidad", dijo Netanyahu, quien propuso una reunión inmediata con Gantz.

Sin embargo, la oferta ha llegado después de que Netanyahu hubiera firmado un compromiso con las dos formaciones ultraortodoxas (Shas y Judaísmo Unido por la Torá) y la alianza de partidos de derecha y ultraderecha, Yamina, para llevar a cabo las negociaciones como un solo bloque.

El ejemplo de Simón Peres y Yitzhak Shamir

La respuesta de Gantz no coincide con la propuesta que le había realizado horas antes Benjamín Netanyahu de formar un ejecutivo de unidad nacional en el que incluso ambos pudieran rotar el cargo de primer ministro

Durante su intervención en un acto en memoria del ex primer ministro israelí Simón Peres -en el que también estuvo presente Gantz-, Netanyahu recordó que el antiguo líder de la izquierda ya logró un acuerdo con el conservador Yitzhak Shamir en el que ambos se rotaron en el cargo entre 1984 y 1988.

"Cuando no hubo una victoria en las elecciones a la Knéset (el Parlamento israelí), Simón optó por la unidad nacional. Él y Yitzahk Shamir estuvieon de acuerdo en cooperar para conducir a Israel hasta una orilla segura", señaló el primer ministro israelí ante la presencia de Gantz, líder de la alianza Azul y Blanco.

Previamente, en un vídeo difundido por Twitter, Netanyahu había asegurado que "no hay otra opción que formar un gobierno de unidad"

 

"Tampoco en estas elecciones hay un claro ganador. Y te llamo a tí, Benny Trabajemos juntos para llevar de nuevo al Estado de Israel a orllas seguras", añadió.

"Me dirijo al diputado Gantz. Benny, el pueblo pide un gobierno unitario amplio, con responsabilidad. Vamos a formar un amplio gobierno de unidad hoy mismo", afirma en las imágenes.

"No hay ningún motivo para que vayamos a unas terceras elecciones", aseguró el líder derechista.

Así, Netanyahu acepta que no tiene votos para formar un gobierno por sí solo, y abre la puerta a lo que demanda Avigdor Lieberman, líder de Israel Nuestro Hogar, cuyos ocho escaños son imprescindibles para formar ejecutivo y que pide un gobierno de unidad con su partido, el Likud y Azul y Blanco.

Medios israelíes citados por el digital Times of Israel aseguran que oficiales de Azul y Blanco han descalificado la oferta, que consideran una artimaña política que responde a la mala situación del Likud tras los últimos comicios.

Situación ventajosa para Gantz

Según el recuento actual, el partido centrista se haría con 32 escaños, superando por uno al Likud de Netanyahu, lo que le pondría en una situación ventajosa para negociar y podría hacer que el presidente, Reuvén Rivlin, le encargue a él la formación de gobierno.

Netanyahu se reunió el miércoles por la tarde con el resto de formaciones derechistas y religiosas, para explorar la configuración de un bloque que se presente unido ante la consultas de Rivlin.

Los líderes de estos partidos han firmado este jueves un documento en el que se comprometían a recomendar a Netanyahu como candidato.

Azul y Blanco ha reiterado desde un principio su voluntad de crear un gobierno unitario con el Likud, pero se niega a hacerlo con Netanyahu, al que quiere fuera del poder por los casos de corrupción que le acechan, cuya acusación está pendiente de una vista con el fiscal general del Estado, prevista para el próximo 3 de octubre.

Noticias

anterior siguiente