Enlaces accesibilidad

Sánchez no logra convencer a Iglesias, Casado ni Rivera para desbloquear su investidura en los contactos 'in extremis'

Por
El presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa
El presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa. EFE/Emilio Naranjo

El presidente del Gobierno en funciones y líder del PSOE, Pedro Sánchez, no ha logrado recabar el apoyo de Unidas Podemos ni la "abstención técnica" del PP y de Ciudadanos en las llamadas telefónicas mantenidas este lunes con Iglesias, Casado y Rivera, en un intento in extremis para desbloquear su investidura, horas antes de que el rey cierre las consultas, y ha insistido por carta al líder de Ciudadanos en que ya cumplen las tres condiciones que piden para abstenerse, después de que este pidiera una reunión urgente para abordar su propuesta.

[Sigue minuto a minuto las consultas de Felipe VI y las conversaciones para desbloquear la investidura]

Sánchez ha hablado primero con el líder de Unidas Podemos y, según fuentes socialistas, Pablo Iglesias le ha confirmado que mantendrán la abstención en la investidura salvo que el PSOE acepte formar un gobierno de coalición y le ha advertido que valorarán su postura en caso de producirse un acuerdo con Cs.

En esa conversación, según ha asegurado Iglesias en rueda de prensa tras entrevistarse con el rey, el líder de Podemos ha trasladado a Sánchez que consideran que "lo razonable" es compartir "responsabilidades", dado que Podemos "representara el 33%" de un hipotético gobierno de coalición y que esta es la opción que "responde más al sentido común", por los resultados electorales, y que garantiza "un gobierno estable".

Una hora después, a las 12:00 horas, el líder del PSOE hablaba por teléfono con el presidente del PP, Pablo Casado, y ambos mantenían una conversación cordial, según fuentes populares, que han preferido no facilitar detalles de su contenido. 

En esa llamada, según fuentes del PSOE, Casado ya habría trasladado a Sánchez su negativa a una "abstención técnica" para facilitar la investidura del líder socialista y habría confirmado el voto en contra de los populares.

Sánchez habría trasladado al líder del PP en esa conversación su intención de construir un Gobierno progresista para no depender de las fuerzas independentistas y le habría pedido su abstención. La negativa del PP, según estas mismas fuentes socialistas, es interpretada por el PSOE como el rechazo a "un Gobierno estable" en España y a evitar una repetición electoral. 

Rivera ve una "tomadura de pelo" en la respuesta de Sánchez

Pese a que no ha trascendido el contenido de la conversación telefónica de Sánchez con Rivera, que se ha producido a las 12:30, las declaraciones de la portavoz parlamentaria socialista, Adriana Lastra, y del líder de Cs, apuntan a su fracaso, después de que la formación naranja haya ofrecido su abstención si el PSOE se compromete por escrito a cumplir tres condiciones: no indultar a los líderes del procés y "planificar la eventualidad" de aplicar el artículo 155 en Cataluña, negociar un gobierno "constitucionalista" en Navarra sin dependencia de los nacionalistas y Bildu, y a no subir los impuestos a familias y autónomos.

Lastra ha asegurado que el PSOE solo espera el voto en contra de la formación naranja y Rivera ha calificado, a través de Twitter, como "una tomadura de pelo" la respuesta del PSOE en la que Sánchez insiste en que ya cumplen los tres requisitos que piden para su abstención.

En relación a la condición de Cs sobre Navarra, la carta de Sánchez a Rivera asegura que el PSOE ya se encuentra "plenamente comprometido" con la Constitución y con el "régimen foral" y niega "pacto alguno" con Bildu y que este partido forme parte del actual gobierno regional. 

Sobre la condición de Ciudadanos sobre Cataluña, Sánchez responde que el PSOE ha "acreditado" su defensa de la Constitución en esa comunidad autónoma, que lo ha hecho defendiendo el diálogo dentro de la legalidad y que no dudaría en aplicar el artículo 155 si fuera necesario. Al tercer requisito planteado por la formación naranja, el líder socialista responde que el propósito de su partido es distribuir con la mayor justicia la carga fiscal. 

La carta, en la que Sánchez ha tachado el tratamiento protocolario de "señor Rivera" y lo ha sustituido con su propia letra por un "estimado Albert", señala que, por todo ello, "no debiera existir problema para contribuir con su abstención y "desde la oposición, al desbloqueo político"". 

Lastra acusa a Cs de buscar "un golpe de efecto"

La portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, ha acusado además a la formación de Rivera de buscar "un golpe de efecto" y le ha advertido que hoy es "el día de la responsabilidad" y que quien se reúne es el jefe de Estado con los líderes de las distintas formaciones políticas. 

"Si lo que está pidiendo a este partido es que defienda la Constitución, ya lo hacemos", ha señalado Lastra en declaraciones a los periodistas, antes de recordar que pidieron "muchas veces" a Rivera que se reuniera con el presidente del Gobierno en funciones y que fue Rivera "quien se negó de forma reiterada". 

Antes de anunciar el PSOE esta nueva ronda de conversaciones, su secretario de Organización, José Luis Ábalos, entrevistado en Las mañanas de RNE, afirmaba que están dispuestos a reunirse con Rivera y, por otro lado, aseguraba que aceptarían el respaldo de Unidas Podemos en la investidura aunque no hubiera un acuerdo previo.

La semana decisiva para el desbloqueo político comenzaba este lunes, tras iniciarse la ronda de consultas del rey, con la propuesta de Cs para abstenerse junto al PP si el PSOE se comprometía por escrito a cumplir tres condiciones: no indultar a los líderes del procés y "planificar la eventualidad" de aplicar el artículo 155 en Cataluña, negociar un gobierno "constitucionalista" en Navarra sin dependencia de los nacionalistas y Bildu, y a no subir los impuestos a familias y autónomos.

Noticias

anterior siguiente