Enlaces accesibilidad

Muere Robert Frank, uno de los fotógrafos más influyentes del siglo XX

  • Ha fallecido a los 94 años en Canadá
  • En The Americans, retrató en blanco y negro la América de los años 50

Por
Fotografía tomada por Robert Frank en París, en 1952

El fotógrafo Robert Frank ha fallecido este lunes a los 94 años de edad en Inverness, Nueva Escocia (Canadá), según informa el periódico The New York Times.

Su muerte fue confirmada por Peter MacGill de la Galería Pace-MacGill Gallery de Manhattan, pero no se han ofrecido detalles acerca de las causas de su fallecimiento.

Robert Frank nació en 1924 en Suiza y se instaló en EE.UU. a los 23 años. Su obra más conocida es el libro de fotos The Americans, que reúne las fotografías en blanco y negro que tomó durante los viajes que realizó por Norteamérica a mediados de la década de 1950. na cruda representación en blanco y negro de la sociedad estadounidense de la posguerra. Un trabajo  que fue un verdadero manifiesto contra la tradición y que influyó profundamente en las generaciones posteriores.

The Americans estaba en línea con la Generación Beat, un movimiento literario y artístico donde el instinto prevalece sobre los fundamentos de las técnicas de fotoperiodismo.

"El lado oscuro del sueño americano"

Frank hizo más de 27 000 retratos, de los cuales solo 83 fueron seleccionados para un mítico libro que iba acompañado por un prologo del escritor "beat" Jack Kerouac.

"Extrajo un triste poema de Estados Unidos sobre una película, y se ubicó así como uno de los trágicos poetas del mundo (...) A Robert Frank envío este mensaje: tienes ojos", escribió Kerouac.

"Intenté olvidar las fotos fáciles para intentar sacar algo del interior", explicó el autor, para quien lo más importante era la sensación de inmediatez y el énfasis en el punto de vista del fotógrafo. .

Esa obra es un retrato del lado oscuro del sueño americano y una referencia de la fotografía documental del siglo XX.

Empezó como fotógrafo de moda

Nacido el 9 de noviembre de 1924 en Zurich (Suiza), en una familia de industriales judíos alemanes, Robert Frank se apasionó por la fotografía a una edad muy temprana, trabajando en laboratorios en Zurich y Basilea en 1940. En 1947, se mudó a los Estados Unidos, donde trabajócomo fotógrafo de moda y reportero para revistas como Fortune, Life o Harper's Bazaar. Pero rápidamente descubrió que ese mundo de lujos y dinero no era para él.

Y empezó a viajar por América Latina, Europa, particularmente en Francia y París, una ciudad que le encantaba.

En 1953, regresó a Nueva York, donde recibió una subvención de la Fundación Guggenheim, que le dio la libertad de hacer su trabajo como quisiera. Será la aventura de los "estadounidenses". En 1961, presentó su primera gran exposición en Chicago, seguida de muchas otras.

Hasta que el "miedo a repetirse" le hizo cambiar la fotografía por el cine de vanguardia. Su primera película, Pull My Daisy, se estrenó en 1959, con Delphine Seyrig. Marcará, entre otros, al director John Cassavetes.

Entre esas películas sobresale el polémico documental Cocksucker Blues sobre una gira de los Rolling Stones en 1972, con imágenes explícitas de consumo de drogas y sexo en grupo que provocó su prohibición.

También realizó filmes experimentales como Conversations in Vermont (1969) y Life Dances On (1980).

Una vida marcada por la tragedia

La década de 1970 fue una época difícil: separado de su esposa, con quien tuvo dos hijos, se mudó con su segunda esposa a una pequeña población de Nueva Escocia, Canadá. Su hija murió en 1974 en un accidente aéreo en Guatemala, mientras que su hijo murió de una enfermedad mental (se suicidó a principios de la década de 1990)

En 1996, recibió el Premio Internacional de la Fundación Hasselblad, uno de los más prestigiosos de fotografía.

Su última retrospectiva Looking In: Robert Frank's The Americans fue estrenada en la Galería Nacional de Washington en 2009.

Robert Frank en 2014 (EFE/EPA/WALTER BIERI)


 

Noticias

anterior siguiente