Enlaces accesibilidad

Argentina

Miles de personas marchan en Buenos Aires en apoyo a Macri tras su derrota electoral

  • El peronista Alberto Fernández parte como favorito en los comicios presidenciales del 27 de octubre

Por
Imagen de la manifestación de apoyo a Mauricio Macri el sábado 24 de agosto de 2019 en Buenos Aires, Argentina. RONALDO SCHEMIDT / AFP

Miles de personas ha mostrado este sábado en las calles de Buenos Aires y otras ciudades argentinas su apoyo al presidente Mauricio Macri, quien ha agradecido el respaldo desde el balcón de la Casa Rosada y ha llamado a los suyos a no "abandonar" tras su derrota en las primarias del pasado 11 de agosto.

La marcha de la capital estaba convocada en el Obelisco, pero los manifestantes se desplazaron después hasta la sede de Gobierno, la Casa Rosada, desde donde Macri, quien aspira a la reelección en los comicios de octubre, agradeció a sus seguidores, dos semanas después de su derrota en las primarias por 15 puntos ante el candidato presidencial peronista Alberto Fernández.

En un acto que no tenía programado en su agenda, el presidente salió a uno de los balcones de la Casa Rosada con una bandera argentina en las manos, junto a su esposa, Juliana Awada.

Macri se mostró emocionado, alzó su bandera al cielo y realizó gestos de cariño hacia sus seguidores, que llenaron la Plaza de Mayo.

Debido a que no contó con sistema de megafonía para dirigirse a la plaza, Macri realizó desde el balcón un vídeo que difundió por redes sociales en el que arengó a sus seguidores para que no bajen los brazos.

"Decidimos cambiar porque podemos ser mejores, no podemos abandonar, tenemos que seguir juntos ahora más que nunca porque tres años es poco para cambiar una historia y la estamos cambiando", aseguró Macri, que por la mañana había dado un discurso en Santa Fe (centro) con motivo del 25 aniversario de la última reforma de la Constitución argentina.

El presidente agradeció a los que acudieron a la Plaza de Mayo y dijo saber los problemas por los que están "pasando".

"¡Sigamos juntos, que vale la pena!", concluyó, en una señal de ánimo de cara a la remontada que tiene que protagonizar si quiere revalidar su mandato en las elecciones presidenciales del próximo 27 de octubre, para las que el favorito es el opositor peronista Alberto Fernández, quien lleva como candidata a la Vicepresidencia a la exmandataria Cristina Fernández (2007-2015).

El Ejecutivo argentino que lidera Macri tuvo que afrontar, además de la derrota electoral, la inestabilidad financiera que las sucedió, con uno de los mayores desplomes bursátiles de la historia del país austral, que está en crisis económica desde el año pasado.

La concentración de este sábado fue convocada en redes sociales en los últimos días bajo la etiqueta "#24AYoVoy" por diferentes personalidades argentinas como el actor Luis Brandoni y el director de cine Juan José Campanella.

Otra imagen de la manifestación. RONALDO SCHEMIDT / AFP

"Preocupados, pero no derrotados (...). Somos muchos más los que queremos un país republicano, democrático y decente", dijo Brandoni en el vídeo en el que llamaba a la movilización.

Otras ciudades en las que los seguidores de Macri respondieron a ese llamamiento fueron Córdoba, en el centro del país, y Rosario, en el centro este.

En las manifestaciones, los asistentes portaron banderas argentinas y carteles de apoyo a Macri. 


Un equipo del FMI visita Argentina 

Por otro lado, un equipo técnico del Fondo Monetario Internacional (FMI) ha llegado este sábado a Argentina, donde se reunirá con autoridades del Gobierno del país austral y con miembros de la oposición peronista, favorita a hacerse con la Presidencia en los comicios del 27 de octubre.

Fuentes del ministerio de Hacienda argentino confirmaron a Efe que los miembros de la organización financiera internacional aterrizaron este sábado en Buenos Aires y que mantendrán encuentros con dirigentes de la cartera tanto este sábado como este domingo.

El presidente argentino, Mauricio Macri, había afirmado que la misión del FMI llegaría a Argentina la próxima semana pero, al final, el inicio de la visita se produjo el sábado.

En un comunicado publicado el viernes, el FMI indicó que las reuinones servirán para "analizar los recientes acontecimientos económicos y financieros y los planes de políticas del Gobierno".

"El equipo también se reunirá con asesores económicos de los principales candidatos presidenciales para intercambiar puntos de vista", añadieron desde el FMI.

El día siguiente a las elecciones, la Bolsa de Argentina tuvo una de sus peores jornadas históricas con un derrumbe del 37,93% y durante la semana el dólar incrementó su valor en un porcentaje cercano al 30% frente al peso argentino.

Esos datos pueden verse reflejados en los próximos datos de inflación, que hasta antes de las primarias se esperaba que fuese de cerca de un 40% anual pero que finalmente podría llegar al 50 %, según expertos.

Macri, que fue el encargado de acordar con el FMI un préstamo de unos 57.000 millones de dólares para reactivar la economía del país, tuvo que adoptar medidas para paliar los efectos de la crisis económica y las turbulencias en los mercados financieros.

En ese contexto, el hasta entonces ministro de Hacienda argentino, Nicolás Dujovne, dimitió el sábado pasado, y Macri nombró en su lugar a Hernán Lacunza, que dirigirá la cartera los próximos dos meses antes de las elecciones.

Macri (i) junto al ministro de Hacienda argentino, Hernán Lacunza. Juan MABROMATA / AFP

Lacunza, que se desempeñaba como ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, se reunió esta semana con economistas del Frente de Todos, cuyo líder, Alberto Fernández, aseguró que estaba dispuesto a colaborar para calmar a los mercados ante un posible Gobierno suyo.

El nuevo ministro ha prometido cumplir con la meta fiscal acordada con el FMI e intentar estabilizar el valor del peso argentino.

El Fondo ya ha desembolsado a Argentina 44.100 millones de dólares del préstamo suscrito en 2018, que asciende a 57.000 millones de dólares en tres años.

El préstamo es del tipo de derecho de giro ("stand-by"), que requiere de una fuerte intervención de la institución multilateral en las políticas económicas nacionales.

Esta situación ha generado muchas críticas al Gobierno de Macri y ha provocado el ascenso de Fernández.

Noticias

anterior siguiente