Enlaces accesibilidad

Investidura Pedro Sánchez

Un mes para cerrar un acuerdo casi imposible que evite las elecciones

  • PSOE y Podemos vuelven a la casilla de salida: los primeros quieren un gobierno en solitario y los segundos, conjunto
  • Si el 23 de septiembre no hay un presidente investido, el rey disolverá las Cortes y el 24 se convocan las elecciones

Por
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en una de sus reuniones en Moncloa
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en una de sus reuniones en Moncloa

Queda exactamente un mes para evitar la celebración de las cuartas elecciones generales en menos de cuatro años. Si el 23 de septiembre no hay un presidente investido, al día siguiente el rey disolverá las Cortes y el BOE publicará la nueva convocatoria electoral. El 10 de noviembre los españoles irían otra vez a las urnas- tras los comicios de diciembre de 2015junio de 2016 y abril de este año- y los candidatos arrancarían el 1 de noviembre, en pleno puente de Todos los Santos, una corta campaña electoral 'exprés' de una semana. 

Eso sí, en caso de repetición electoral, la precampaña se prevé larga con todos los partidos y su maquinaria electoral más que preparada para iniciar una nueva 'batalla política' de una 'guerra' que parece no tener fin. Y todo a la espera de dos sentencias judiciales con claras repercusiones políticas: la del juicio del 'procés' y la del caso de los ERE, que podrían llegar a finales de septiembre u octubre, esto es, o en plena precampaña o con el Ejecutivo socialista recién formado.

Tras el parón veraniego, esta semana ha habido movimientos que solo han constatado la distancia entre PSOE y Podemos, que no parece acortarse. Más bien al contrario.Tras la investidura fallida de Pedro Sánchez, los socialistas dieron por muerta la vía del gobierno de coalición- una opción que nunca les convenció- e iniciaron el intento de impulsar la vía del gobierno a la portuguesa, que supone el apoyo de Unidas Podemos con acuerdos exclusivamente programáticos y no competenciales.

El PSOE ve como "inviable" ahora dar ministerios a Podemos- que ha hecho esta misma semana una nueva oferta con una vicepresidencia social y tres carteras- que los socialistas han definido como "órdago impositivo". El líder de Podemos, Pablo Iglesias, dejó clara su posición este martes: "No entregamos investiduras gratis". Este mismo viernes la portavoz del Gobierno, Isabel Celáa, ha abogado por "explorar nuevas fórmulas" para conseguir un gobierno cuanto antes.

Los socialistas han repetido durante este verano que la desconfianza entre ambas formaciones es total. Las negociaciones vuelven así al punto de inicio: el PSOE vuelve a empeñarse en un gobierno monocolor y Podemos sigue queriendo estar en el Consejo de Ministros, con un cruce de reproches constantes entre los máximos negociadores, Carmen Calvo y Pablo Echenique, que no apuntan precisamente a la sintonía y el acuerdo. 

Arranca un intenso curso político y nuevas negociaciones

Este jueves el presidente en funciones retomó la actividad política con una visita a Gran Canaria, tras el incendio, donde no hizo declaración alguna sobre otro asunto. Tras sus vacaciones en Doñana, Sánchez quiere retomar las negociaciones para tratar de sacar adelante su investidura. Presidirá este viernes el Consejo de Ministros y el fin de semana participará en Biarritz (Francia) en la cumbre anual del G7.Se reunirá con PNV, PRC y los partidos nacionalistas e independentistas, antes de nuevos encuentros con Unidas Podemos, PP y Ciudadanos, cuyo líder, Albert Riverá, volverá a rechazar. De momento, Moncloa dice que la próxima semana aún no se verá con los principales líderes.

Sánchez, que cerró completamente la opción del gobierno con Podemos justo el día que fracasó su investidura, presentará también la última semana de agosto un programa "abierto y progresista" con el que quiere ser investido en septiembre, un mes siempre considerado 'caliente' en lo político por la celebración de la Diada en Cataluña, este año más si cabe por la inminencia de la sentencia del juicio del 'procés'. Ya lo dijeron Junts per Catalunya, ERC y PNV: en septiembre todo se complica.

En este sentido, JxCat no muestra una posición unitaria y mientras el presidente de la Generalitat, Quim Torra, llama a una nueva etapa de confrontación basada en la "ruptura democrática", el diputado suspendido Jordi Sànchez ha asegurado desde la cárcel que su grupo se abre a replantearse su 'no' a la investidura y evolucionar hasta al menos una abstención si se dan ciertas condiciones: un espacio estable de diálogo bilateral.

Sánchez dispondría de tres semanas- del 2 al 22 de septiembre- para celebrar una investidura. Si no amarra los apoyos, todo apunta a que no se sometería a su tercera investidura fallida. Insiste en la petición a PP y Ciudadanos para que se abstengan y le permitan seguir en La Moncloa, pero esa vía parece tan improbable como la de un gobierno de izquierdas con Podemos. Los 'populares' y 'naranjas' afean que Sánchez no haga "nada", en su opinión, para ganarse sus apoyos "naturales". 

El PP busca el rearme con una derecha unida

Por su parte, los 'populares' se preparan ya para la posible repetición electoral y apuntan a una nueva estrategia: quieren unir fuerzas con Ciudadanos con una marca electoral, España Suma, para concurrir en coalición, a imagen y semejanza de Navarra Suma. De momento, los 'naranjas' rechazan esta propuesta porque considera que son dos "proyectos diferentes y autónomos".

El PP trata de convencerles diciendo que el hecho de que se unan electoralmente no supondría que cada uno pierda "su esencia, su ideología y su proyecto diferenciado" y ponen como faro a seguir el Gobierno conjunto de la Comunidad de Madrid

Es sí, la vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra, ha asegurado este viernes en Radio Nacional de España (RNE) que su partido está trabajando para evitar que se produzca una repetición electoral, y ha advertido que esa fórmula de coalición de fuerzas de centroderecha  es una idea a largo plazo "para una convocatoria electoral que ahora mismo no existe".

Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - Gamarra rechaza la repetición electoral y advierte que 'España Suma' es una idea "a largo plazo"

Arranca por tanto un curso político que podría cerrarse en 2020 ya que a las hipotéticas elecciones del 10 de noviembre seguiría un nuevo periodo de negociaciones. El reloj sigue contando.  
 

Noticias

anterior siguiente