Enlaces accesibilidad

Irán anuncia la detención de 17 espías de la CIA y asegura que algunos de ellos ya han sido condenados a muerte

  • Donald Trump asegura que "la información sobre la captura de Irán de espías de la CIA es totalmente falsa"
  • Los espías detenidos formaban parte de una red de espionaje cibernético de EE.UU., aseguran las autoridades iraníes

Por
Rascacielos en Teherán, capital iraní, vistos desde la sede del Ministerio del Interior.
Rascacielos en Teherán, capital iraní, vistos desde la sede del Ministerio del Interior. REUTERS/Gabriela Baczynska/File Photo

La Inteligencia iraní ha anunciado este lunes la detención de 17 iraníes que trabajaban como espías para la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos y ha asegurado que algunos de ellos han sido ya condenados a muerte.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha negado este lunes que los 17 iraníes detenidos por el Gobierno de Irán trabajaran para la CIA y ha sostenido que las acusaciones son "solo más mentiras y propaganda" por parte del país persa, al que ha calificado de "desastre total".

"La información sobre la captura de Irán de espías de la CIA es totalmente falso. Nada de verdad. Solo más mentiras y propaganda (como su dron derribado) divulgada por un Régimen Religioso que está fallando malamente y no sabe qué hacer", escribió el mandatario en un mensaje publicado en su cuenta personal de Twitter.

Según revelaron el mes pasado las autoridades iraníes.Los espías detenidos formaban parte de una red de espionaje cibernético de EE.UU. que fue desmantelada por Irán hace algún tiempo.

El jefe del antiespionaje del Ministerio de Inteligencia de Irán, cuyo nombre no es público, ha señalado en una rueda de prensa que aquellos que "habían colaborado consciente y deliberadamente (con la CIA)" fueron entregados al Poder Judicial y condenados a muerte o a "largas" penas de prisión.

Los sentenciados a la pena capital, de los que no ha dado una cifra exacta, han sido hallados culpables de "corrupción en la tierra", según ha señalado, un cargo que la jurisprudencia islámica castiga generalmente con la horca.

Empleados en "centros importantes del país"

Algunos de los detenidos, según el responsable de antiespionaje, que "interactuaron con plena honestidad con la Inteligencia (iraní)" y cuyo "arrepentimiento" fue aprobado, fueron utilizados para conseguir información de EE.UU..

Los 17 detenidos no estaban en contacto entre ellos sino que cada uno se comunicaba con un agente de la CIA, y eran empleados en "centros importantes del país", como por ejemplo nucleares, según ha explicado el agente.

La CIA se acercó a los iraníes en conferencias científicas celebradas en África, Asia y Europa o les contactó por las redes sociales e internet, prometiéndoles dinero y visados o residencia en EE.UU..

Los espías contaban con documentos de identidad falsos, que la CIA ha dado la orden de eliminar tras ser desmantelada la red de espionaje, según la Inteligencia iraní.

Una red de espionaje cibernético

Todos estos nuevos datos han sido revelados después de que el pasado 17 de junio el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamjaní, anunciara que habían acabado con una red de espionaje cibernético.

Esta red tuvo "un papel importante en las operaciones de la CIA en diferentes países", según Shamjaní, quien citó la cooperación con otros países y la detención de un número de espías, pero sin ofrecer detalles.

Shamjaní denunció que Estados Unidos tiene un largo historial de ataques cibernéticos contra otros países, incluido Irán, pero aseguró que las autoridades de Teherán han tomado las medidas necesarias para defenderse.

Las acusaciones de espionaje son comunes entre Teherán y Washington, que mantienen una relación al borde del conflicto desde que el año pasado EE.UU. decidiera retirarse de modo unilateral del acuerdo nuclear de 2015 y volver a imponer sanciones económicas a Irán.

La tensión se ha extendido al golfo Pérsico, donde en los últimos meses se han producido varios ataques a barcos, el derribo de drones y la captura el pasado viernes por parte de Irán de un petrolero británico.

Derribo de un dron iraní

El Gobierno de Estados Unidos insiste en que el pasado jueves su buque de asalto anfibio USS Boxer derribó un dron iraní por realizar una maniobra "hostil" al sobrevolar el estrecho de Ormuz, donde según el recuento de los hechos por partes de Trump, se situó "muy cerca" del barco estadounidense e ignoró "múltiples" avisos, un derribo que niega Teherán.

También a mediados de junio, la Guardia Revolucionaría iraní anunció el derribo de una aeronave no tripulada estadounidense por sobrevolar la región de Koohe Mobarak, en la provincia meridional de Hormozgan, una alegación que fue rechazada de plano por el Pentágono.

El presidente Trump ha continuado su mensaje afirmando que la economía iraní "está muerta y se pondrá aún peor", ante de concluir: "Irán es un desastre total".

Por su parte, sobre la detención de los presuntos espías, un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca se ha limitado a declarar que este órgano "no comenta actividades de inteligencia".

Noticias

anterior siguiente