Enlaces accesibilidad

El FMI insiste en que España debe reanudar el ajuste fiscal y reducir la dualidad del mercado laboral

  • La política monetaria del BCE y la estructura de vencimientos de la deuda soberana mitigan las vulnerabilidades españolas
  • España ocupa la segunda posición deudora neta a nivel mundial en términos absolutos, solo superada por EE.UU.

Por
El logo del FMI en la sede del organismo en Washington
El logo del FMI en la sede del organismo en Washington. REUTERS/Yuri Gripas/File Photo

España debería reanudar el proceso de consolidación fiscal con el objetivo de reducir su "todavía considerable déficit fiscal estructural" y acometer reformas adicionales para reducir la dualidad de su mercado laboral entre trabajadores indefinidos y temporales con el objetivo de rebajar las vulnerabilidades externas de la economía, según el informe anual sobre Sector Externo del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según el FMI, las reformas que se hicieron en el país como respuesta a la crisis financiera mundial, en especial la reforma laboral de 2012, -con la consiguiente moderación salarial y el ajuste fiscal- contribuyeron a la reducción de los desequilibrios.

"Mantener este progreso y reducir aún más la vulnerabilidad externa requerirá reiniciar la consolidación fiscal estructural, así como reformas adicionales para abordar la dualidad del mercado laboral", señala el Fondo.

"Impulsar la productividad y la competitividad requerirá una implementación más rápida de las reformas del mercado de productos y servicios, así como acciones para mejorar los resultados educativos, la formación de los trabajadores y la capacidad de innovación de las empresas", afirma el informe publicado.

Segundo país con mayor posición deudora neta

Según el Fondo, España ocupa la segunda posición deudora neta a nivel mundial en términos absolutos, solo superada por Estados Unidos, con un saldo negativo de 1,06 billones de dólares (unos 945.000 millones de euros al cambio actual), equivalentes al 74,3% de su PIB.

"La posición externa (de España) en 2018 fue moderadamente más débil que consistente con los fundamentos a medio plazo y las políticas deseables", señala el FMI, que subraya que el país ha logrado registrar un superávit exterior por sexto año consecutivo, algo "sin precedentes en la historia reciente de España".

Se debería tener un superávit corriente relativamente alto y un tipo de cambio real efectivo moderadamente más débil durante un periodo sostenido para alcanzar una posición inversora neta internacional suficientemente fuerte y lograr caídas adicionales del desempleo en el país, según el informe.

España, "vulnerable" ante cambios repentinos

Como factores mitigadores de las vulnerabilidades externas de España, el Fondo apunta a la favorable estructura de vencimientos de la deuda soberana, con una media de siete años, y las medidas implementadas por el Banco Central Europeo (BCE), incluyendo el programa de compra de activos, que abarató los costes de financiación de la deuda pública.

La institución considera que la relajación de la política monetaria del BCE, las reformas domésticas y la consolidación fiscal adoptadas en respuesta a la crisis, así como la fuerte recuperación económica, han contribuido a mejorar la confianza de los inversores, aunque subraya que las elevadas necesidades de financiación de los sectores público y privado hacen a España "vulnerable" ante cambios repentinos.

La guerra comercial frenará más el crecimiento global

El Fondo Monetario Internacional ha subrayado como "imperativo" evitar políticas que "distorsionen" el comercio, en plena escalada de las tensiones desencadenadas por el proteccionismo de Estados Unidos, especialmente con China, al asegurar que restarán 0,3 puntos porcentuales adicionales al crecimiento global en 2020.

Así lo ha señalado Gita Gopinath, economista jefe del FMI, en rueda de prensa al dar a conocer el informe anual sobre Sector Externo en la que ha remarcado que "los países deberían abstenerse de usar aranceles para encarar los desequilibrios comerciales bilaterales, ya que son costosos para el comercio, la inversión y el crecimiento global, y no son generalmente efectivos a la hora de reducir los desequilibrios externos".

La institución financiera internacional, que se prepara para la salida de su directora gerente, Christine Lagarde, en septiembre, presentará la próxima semana en Santiago de Chile la actualización de sus previsiones económicas globales.

Noticias

anterior siguiente