Enlaces accesibilidad

Rescatadas tres espeleólogas tras perderse en una cueva de Cantabria

  • Entraron en la cueva el sábado y han sido localizadas este lunes en buen estado, aunque con leves síntomas de hipotermia
  • Las espeleólogas se habían desorientado durante el recorrido y se pararon a la espera de ser rescatadas

Por
Primeras imágenes de las tres espeleólogas que se perdieron en la cueva cántabra Cueto-Coventosa

Las tres espeleólogas a las que se buscaba desde el pasado domingo en la cueva cántabra Cueto-Coventosa han salido por su propio pie y acompañadas de los miembros del equipo de rescate y efectivos de la Guardia Civil.

Las tres mujeres, dos de Barcelona y otra procedente de Vinaroz (Castellón), entraron el sábado a las 12:20 horas en la cueva situada en el municipio de Arredondo, según han informado los servicios de emergencias del Gobierno de Cantabria.

La búsqueda se inicio en la tarde-noche del domingo, después de que un compañero suyo diese aviso de que no habían salido a la hora prevista.

En ese momento se desplegó un dispositivo de búsqueda compuesto por dos equipos que entraron cada uno de ellos por una de las dos bocas de la cueva.

Las mujeres han sido localizadas en buen estado de salud sobre las cuatro de la madrugada por uno de los equipos que las ha acompañado a un ritmo suave hasta la boca de Coventosa, por la que ya han salido.

Entraron en la cueva el sábado

Tres equipos de rescate del Gobierno de Cantabria habían estado buscando desde este domingo por la noche a las tres mujeres, de entre 40 y 50 años. Las espeleólogas entraron en la cavidad, de 6,7 kilómetros de longitud, el sábado y tenían previsto concluir el recorrido este domingo. Sin embargo, sobre las diez de la noche, se iniciaron las labores de búsqueda tras la llamada de un compañero ante la tardanza en salir al exterior de las tres expertas.

Entonces, un primer equipo entró por la boca de Coventosa y, tras seis horas, regresó sin encontrar a las espeleólogas. Después entró un segundo equipo hacia la una de la madrugada de este lunes por la boca de Cueto, que es el que ha localizado a las mujeres.

Ante la posibilidad de que puedan regresar por Coventosa -debido a que en Cueto hay un pozo vertical de más de 300 metros y es más compleja la salida-, un tercer equipo compuesto por tres personas ha entrado por esa boca con comida y agua.

La alerta inicial la dio este domingo un compañero de las tres mujeres al ver que no habían recogido los equipos de neopreno que les habían dejado en la entrada de Coventosa, como habían acordado, para que pudiesen atravesar los lagos que hay dentro de la cueva.

A partir del aviso, a las diez de la noche se montó un dispositivo de búsqueda formado por tres personas que entraron por la boca de Cueto y otros cuatro expertos que lo hicieron por la de Coventosa.

Estos últimos llegaron hasta los lagos y regresaron, en un recorrido de tres horas de ida y tres de vuelta, sin hallar rastro de las espeleólogas. Los tres socorristas que accedieron por Cueto lo hicieron a la una de la madrugada, que es cuando entraron los que accedieron por Coventosa.

Las tres espeleólogas, acompañadas de los miembros del GREIM y agentes de la Guardia Civil en la localidad de Arredondo.

Las tres espeleólogas, acompañadas de los miembros del GREIM y agentes de la Guardia Civil en la localidad de Arredondo. EFE

Se perdieron y pararon para ser rescatadas

Las tres mujeres se habían desorientado durante el recorrido por la cavidad de 6,7 kilómetros de longitud y se pararon a la espera de ser rescatadas, según ha detallado en rueda de prensa uno de los espeleólogos que ha participado en el operativo de emergencia, José Antonio Santander, quien las ha encontrado "más o menos a mitad del recorrido desorientadas y agotadas por no dormir".

"Intentaron seguir pero no estaban seguras del camino correcto y han hecho bien en detenerse, porque hubiera sido peor continuar sin tener clara la ruta", ha explicado Santander, quien ha asegurado que en su situación él hubiera hecho lo mismo.

Y ha asegurado que cuando han llegado los rescatadores, las mujeres se han alegrado de verles y han recibido el "abrigo y comida caliente" que llevaban los espeléologos, entre ellos el propio Santander.

Una vez que han sido localizadas, las tres mujeres han continuado el camino por su propio pie llevando, incluso, "sus propios petates" con la ayuda de los rescatadores hasta el exterior de la cueva.

La cueva Cueto-Coventosa

La cueva Cueto-Coventosa reúne "todas las dificultades técnicas", según fuentes de la Fundación de Espeleosocorro Cántabro, y acumula un amplio historial de accidentes y rescates.

La gruta, según las fuentes consultadas por Efe, tiene un desnivel de 685 metros y la profundidad máxima alcanza los 815. El tiempo óptimo para entrar y salir de ella oscila entre 16 y 24 horas, aunque la duración puede aumentar en función de los descansos realizados.

Una cueva caracterizada por su dureza y dificultad, algo en lo que coincide el alcalde de Arredondo, Leoncio Carrasco, quien ha destacado, en declaraciones a Efe, que hay que estar "muy bien preparado físicamente" para recorrerla.

También lo acreditan los numerosos rescates realizados en Cueto-Coventosa o los accidentes como el que costó la vida a un espeleólogo británico Julien Vahan Smith, de 27 años, en 1991.

Un informe de 2016 detalla 24 rescates desde 1985 a ese año. El año más trágico fue 1991, con el especialista británico fallecido por hidrocución (un corte de digestión) y otros dos heridos (un madrileño y un catalán) por caídas.

El informe señala que la mayor parte de los rescates se ha realizado por retrasos en las expediciones, casi todos por agotamiento o crecidas de agua. Entre los rescates destaca el de nueve espeleólogos catalanes y valencianos que fueron auxiliados en 2012 tras permanecer 30 horas en el interior de la gruta al producirse una subida del agua en el interior.

Noticias

anterior siguiente