Enlaces accesibilidad

El futuro de Madrid Central, en el aire

  • La decisión de Almeida de dejar de multar en Madrid Central desde el 1 de julio pone en duda su viabilidad
  • Pero la capital deberá cumplir con la exigencia europea sobre emisiones bajo amenaza de una multa millonaria

Por
La supresión de las multas significa en la práctica la desmantelación de Madrid Central.
La supresión de las multas significa en la práctica la desmantelación de Madrid Central. EFE/Victoria Suárez

El futuro de Madrid Central, la zona con restricciones a la circulación de vehículos en el centro de la capital de España, está en entredicho tras la llegada del nuevo Gobierno municipal que preside José Luis Martínez Almeida (PP), en coalición con Ciudadanos y con el apoyo de Vox.

Apenas 48 horas después de asumir el mando, Almeida definió de "fracaso" el proyecto anunció una moratoria de las multas desde el 1 de julio lo que, en la práctica, supone dejar sin efecto la medida que puso en marcha su antecesora, Manuela Carmena.

Todo ello a pesar de que los últimos datos ofrecidos por el consistorio madrileño certificaran que los niveles de contaminación bajaron en la estación de medición de El Carmen -la única ubicada dentro del perímetro de Madrid Central- un 14% respecto a la media histórica entre diciembre y abril

Sin embargo, no parece haber una postura unánime dentro de los socios de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, ya que mientras Vox aspira a decretar la libre circulación en la zona centro de la capital española, Ciudadanos cree que es mejor reconvertir el área. "No sería una buena política simplemente revertirlo todo", ha dicho en una entrevista en El Mundo la líder de Ciudadanos en Madrid y vicealcaldesa, Begoña Villacís.

Polémica entrada en vigor

Desde su puesta en marcha el pasado mes de marzo, Madrid Central ha sido objeto de polémica: mientras un sector de los vecinos y las asociaciones ecologistas se han mostrado muy partidarios de su implementación, los comerciantes, los automovilistas y parte de los usuarios han criticado su entrada en funcionamiento.

Las posiciones no han cambiado demasiado, de modo que el anuncio de Almeida ha vuelto a reavivar la controversia.

Madrid Central, reto europeo

"Eliminar la parte sancionadora de una norma equivale a invitar a incumplirla", asegura a RTVE.es Enrique Villalobos, presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid. Villalobos cree que, con esta medida, Almeida busca dejar sin efecto "por la puerta trasera una norma que, por plazos legales, no puede invalidar de otro modo".

La federación vecinal madrileña afirma que desmontar Madrid Central "no es tan fácil, tiene que pasar por una serie de procesos legales que no son cuestión de un día". Además, añade Villalobos, está el "riesgo altísimo" de una sanción por parte de la Unión Europea que cifra en "unos 500 millones de euros".

Este aspecto, el de las sanciones, es una espada de Damocles que pende sobre el Ayuntamiento de Madrid en lo relativo a la calidad del aire. 

Así lo ha recordado, sin querer entrar a valorar la medida anunciada por Almeida, el comisario europeo de Energía y Clima, Miguel Arias Cañete -del Partido Popular-, quien ha insistido en que "la Comisión Europea ya en su momento puso de manifiesto qué ciudades españolas no cumplían los límites de calidad del aire, qué medidas correctoras tenían que poner en marcha y los procedimientos de infracción pertinentes".

En febrero de 2017, la Comisión Europea abrió procedimiento sancionador contra nueve de sus Estados miembros, entre ellos España por los altos niveles de dióxido de carbono en algunas zonas como Madrid y Barcelona. 

Hace un año, en mayo de 2018, la CE decidió no llevar a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por este asunto al considerar que el Gobierno español había tomado medidas para controlar la contaminación del aire, entre ellas, Madrid Central.

Pero Almeida ha afirmado en este sentido que "la Unión Europea no exige Madrid Central, la UE exige resultados eficientes en la lucha por la contaminación", lo que deja la puerta abierta a importantes cambios en el proyecto.

Ecologistas: "Una medida inmoral"

"El único replanteo razonable de Madrid Central es ampliarlo", asegura a RTVE.es el coordinador de Ecologistas en Acción, Paco Segura, quien señala que la iniciativa del nuevo alcalde de la capital es "inmoral".

Segura añade que el 'fracaso' que Almeida atribuye a Madrid Central es "sencilla y llanamente mentira, los datos están ahí" y pide demostrar "con modelos científicos y estudios" que se pueden reducir las emisiones con un modelo distinto.

Otra voz que se ha alzado contra la moratoria de las multas en Madrid Central es la del director general de Tráfico, Pere Navarro, quien ha tachado de "ridículo" ante la Unión Europea la posible supresión del área restringida.

"Nadie en Europa lo entendería. Detrás de Madrid Central, que estará mejor o peor, hay mucho trabajo y mucho esfuerzo. Lo que no podemos es tirarlo por la borda. Seguro que hay que corregirlo, seguro que hay que mejorarlo, pero anularlo...", ha comentado.

Pere Navarro: "Haríamos el ridículo si se suprime Madrid Central"

Empresarios y comerciantes: "Balance negativo"

Pero la propuesta de Martínez Almeida respecto a Madrid Central ha tenido mejor acogida entre los empresarios, que desde el principio mostraron su temor a los graves perjuicios económicos que podía acarrear la iniciativa para el sector.

El nuevo presidente de la patronal madrileña (Ceim), Miguel Ángel Garrido, ha hecho un llamamiento a "hacer compatible la necesaria apuesta por la sostenibilidad" con la ausencia de trabas "para realizar la actividad económica".

En sus primeras declaraciones tras su elección como presidente, Garrido ha instado al nuevo Gobierno municipal a encontrar soluciones "buenas para todos" y, sobre todo, a que el proyecto "cuente con el pequeño comercio".

Crónica de Madrid - La patronal madrileña: "Madrid Central debe contar con el pequeño comercio"

Mientras, en declaraciones a RTVE.es, el director general de la Confederación de Comercio Especializado de Madrid, José Antonio Asensio, ha descartado valorar la moratoria de multas en Madrid Central "mientras no se plasme formalmente", aunque recuerda que el balance económico para el comercio de la zona centro ha sido "negativo".

Asensio deja claro que el colectivo de comerciantes no está en contra de la implantación de normas "que favorezcan la salud de los ciudadanos" pero sí con que "se haga de la noche a la mañana y sin diálogo con los afectados".

Automovilistas Europeos Asociados, entidad que recurrió ante la justicia la puesta en marcha de Madrid Central, se muestran más entusiasmados por la decisión de Almeida, que valoran "muy positivamente".

El presidente de este colectivo, Mario Arnaldo, cree que Madrid Central "ha funcionado mal: han aumentado los atascos y se ha creado un efecto frontera, trasladando las retenciones a las vías de circunvalación".

A su juicio, la solución al problema de las emisiones no reside tanto en limitar el acceso de vehículos al centro como en otras medidas, caso del "rejuvenecimiento del parque automovilístico o la eliminación de trayectos inútiles".

Parece claro que, si finalmente Madrid Central continúa en vigor, lo hará con un importante lavado de cara. Un replanteamiento que, vistas las distintas opiniones, será difícil que pueda contentar a todos los actores interesados.

Noticias

anterior siguiente