Enlaces accesibilidad

Will Smith brilla en una flojita versión de 'Aladdín'

  • También cumplen los jóvenes protagonistas, Mena Massoud y Naomi Scott
  • Pero fallan la dirección de Guy Ritchie y el villano, un Jaffar descafeínado
  • Aladdin se estrena este viernes, 24 de mayo 

Por
Tráiler de 'Aladdín'

Disney sigue empeñada en llevar a imagen real todos sus clásicos animados. Una empresa en la que ha conseguido grandes éxitos, como El libro de la selva y La bella y la bestia, películas interesantes (Dumbo) y algún que otro bodrio. Aladdin se queda en tierra de nadie. No es una película maravillosa ni tampoco lamentable, pero está muy lejos de su referente, el clásico animado dirigido por Ron Clements y John Musker en 1992.

La película es trepidante, divertida y cuenta con buenas interpretaciones (sobre todo la de Will Smith como el Genio), pero falla en aspectos fundamentales como la dirección para salir del paso de Guy Ritchie, algunos efectos especiales bastante pobres y un villano totalmente plano que nos hace añorar al Jaffar de la película animada.

14 horas - Aladdin vuelve a la gran pantalla

Lo más destacable quizá sea el mensaje feminista de la cinta, que ya estaba en el clásico de 1992 porque que Jasmine fue uno de los personajes femeninos más rebeldes de la época. Pero aquí hay hasta una nueva canción que incide en ese aspecto de princesa indomable y merecedora de ser sultana sin tener que casarse para ello.

Mena Massoud y Will Smith en una escena de la película

Además, Ritchie (también coguionista) incorpora situaciones y personajes nuevos (como la sirvienta de la princesa) que son muy interesantes a priori, pero que terminan por no ir a ningún lado. Parece que quiere innovar pero que al final no se atreve para no defraudar a los fans.

Ese es uno de los principales problemas de la película, que promete mucho y luego no destca particularmente en nada. Sobre todo visualmente, destacando algunas escenas en las que los efectos especiales son bastante mejorables, sobre todo las de acción. Y es que también echamos de menos ese ritmo frenético del clásico.

Aunque también cuenta con una ventaja a la que es difícil resistirse: su banda sonora que incorpora los temas más inolvidables de la primera entrega (que consiguió los Oscar a mejor banda sonora y mejor canción) y otros nuevos creados por Alan Menken (La Bella y la Bestia, El jorobado de Notredame), también responsable de la versión de 1992 junto al desaparecido Tim Rice

Una película que, como decimos, no aporta nada nuevo y posiblemente defraude a los fans de la versión animada, pero que puede gustar a los que no hayan visto ese clásico y se dejen llevar por la magia de un cuento universal.

Marwan Kenzari no convence como el malvado Jaffar

Will Smith casi a la altura de Robin Williams

Uno de los aspectos más critícados por los fans era el casting que, sin embargo, ha resultado bastante afortunado. Y es que, aunque Will Smith no haga olvidar al incomparable Robin Williamssi logra otorgar su propia personalidad al genio, demostrando que sigue siendo uno de los mejores actores de comedia de la actualidad. Vista su actuación no se nos ocurre otro mejor para este remake. Por supuesto, se ha reescrito su papel para darle mayor protagonismo. Y es que cuando él no está, la película decae.

Smith es divertido y tierno y protagoniza una simpática historia con uno de los nuevos personajes que comentábamos, el de la doncella de la princesa Jasmine, interpretada por Nasim Pedrad. Un personaje de lo más divertido e interesante pero también desaprovechado. 

Nasim Pedrad y Naomi Scott

También destaca y tiene buena química la joven pareja protagonista, los jóvenes Mena Massoud (Aladdin) y Naomi Scott (Jasmine) que, además, cantan bastante bien. 

Como decimos, otro de los fallos de la película es el poco interés que despierta el malvado Jaffar, interpretado por Marwan Kenzari (Ben-Hur), un villano totalmente plano que no da miedo ni resulta gracioso. Es totalmente monocorde. 

Destacar también la influencia de Bollywood, sobre todo en los numeros musicales y en la relación de los protagonistas. 

Como decimos, también rechinan un poco los efectos especiales, sobre todo en las persecuciones y si las comparamos con la perfección técnica a la que nos han acostumbrado los superhéroes de Marvel. 

En fin, una película con un gran Will Smith, canciones que ya forman parte de nuestras vidas y que olvidaremos nada más salir del cine. 

Mena Massoud (Aladdín) a punto de hacerse con la lámpara

Noticias

anterior siguiente