Enlaces accesibilidad

'Smart Girl', ¿Y si los móviles fuesen androides que cumplieran todos nuestros deseos?

  • Fernando Dagnino nos sorprende con un cómic futurista inspirado en Blade Runner
  • “La emancipación femenina es uno de los temas principales de la historia”, asegura

Por
Fragmento de la portada de 'Smart Girl' Panini

Ya no podemos vivir sin el móvil y cada vez le dedicamos más horas al día. Por eso no nos extrañaría que algún día esos smartphones (teléfonos inteligentes) se conviertan en androides, como los de Blade Runner, que cumplirán todas nuestras órdenes. Eso es lo que nos propone el madrileño Fernando Dagnino (Batman, Superman) en Smart Girl (Panini), un trepidante y espectacular thriller futurista que se ha publicado en España y Francia.

“Yuki, la protagonista, es una voz que llevaba años rondándome en la cabeza para que la escribiera –nos comenta Fenando-. Es una “Smart Girl“ modelo IMAI-7117 . Una Ginoide “de alta gama” programada para servir a su amo Hiro como teléfono, guardaespaldas, amante, ordenador y secretaria entre otras muchas funciones”.

“Yuki ha sido programada en el amor y la obediencia abnegada hacia su amo, Hiro –continúa-. Pero tras dos años de infatigable servicio está empezando a sentir su propia obsolescencia. Se está haciendo “vieja” y está empezando a sufrir fallos de funcionamiento; apagones repentinos así como unos extraños sueños emancipatorios que prefiere mantener para sí misma”.

“Un día su amo decide que ha llegado el momento de sustituirla por un modelo nuevo de Smart Girl. Su destino inmediato parece inevitable transferir sus datos a la nueva unidad y esperar su recogida a menos que sea capaz de romper con su programación y buscar su propio destino –concluye Fernando-.

Ilustración de 'Smart Girl'

Androides evolucionados de nuestros Smart Phones

El nombre de esos androides no es casual, como nos comenta Fernando: “Estos robots vendrían a ser una evolución de nuestros actuales “Smart Phones” y realizan las funciones de asistentes humanoides de estas elites pero además como esclavos que son sirven de válvula de escape para las pasiones más ocultas de sus amos”

“El relato de Yuki –añade Fernando- transcurre en un futuro no muy lejano en el que las clases más pudientes disponen de unos “Droids” inteligentes, “Smart Boys” y “Smart Girls”. Un futuro integrado en una era posthumanista, en el que los humanoides, los implantes cibernéticos y las inteligencias artificiales online ya son una realidad. Pero también lo son las consecuencias de la debacle ecológica y el cambio climático”.

Un mundo derivado del desastre medioambiental al que nos encaminados si no ponemos alguna solución. “La escasez de recursos –comenta Fernando-, y la inhabitabilidad de gran parte del planeta debido a la contaminación medioambiental anuncian la llegada de un nuevo tipo de “humano”. Un hibrido, quizá un Cyborg o humano implantado capaz de sobrevivir en unas condiciones en las que la humanidad ya no puede”.

Página de 'Smart Girl'

Un universo dominado por una gran inteligencia artificial

Un mundo que, como el de Terminator, está dominado por una gran inteligencia artificial. “Un grupo reducido de las “Corponaciones” dominantes –afirma Fernando- han firmado un acuerdo para la creación de “Gorgona” una gran Inteligencia artificial; lo que vendría a ser una gran “SIRI que asiste y regula las redes y la vida económica, política, social y doméstica de las ciudades y los individuos desde cada uno de sus terminales”.

En cuanto a si este futuro es posible, Fernando lo tiene muy claro: “Tanto la mano de obra robótica como los robots sexuales ya son una realidad a la espera de un inexorable perfeccionamiento. En el caso de los robots sexuales, estos prometen ser un prospero negocio a medio plazo que revolucionará las pasiones y la ética como la conocíamos hasta ahora. Francis. X. Shen en su artículo “ Los Robots sexuales ya están aquí” habla sobre la posible regulación de estos nuevos ingenios y relata como un senador de los EEUU redactó ley para prohibir que estos robots pudieran adoptar la forma de un menor”.

“Por otro lado –añade el autor- cada día alrededor nuestro observamos como los coches se hacen “Smart”, las casas, los relojes, las maletas y hasta la ropa es ahora “inteligente”. Pronto ya no bastará con que una bufanda sencillamente nos abrigue si no que esperaremos que cómo mínimo tenga una app para amplificar o distorsionar nuestra voz”.

“Así que lo veo un futuro más que posible. Que se cumpla o no la visión más pesimista de esta distopía dependerá como siempre del sistema educativo del momento presente aunque la única manera que hemos tenido hasta ahora de avanzar ha sido equivocándonos” -concluye Fernando-.

Página de 'Smart Girl'

La emancipación femenina

Para Fernando, uno de los grandes temas del cómic es: “La emancipación femenina. El hecho de que la protagonista sea una “Ginoide”, una Galatea robótica, hace referencia al proceso de emancipación femenina. Pero la intención de esta referencia en el del relato no es monetarizar el reclamo del feminismo, si no ahondar en como esta emancipación necesaria desencadena la liberación de otros tantos personajes del cómic ajenos o contrarios a ella”.

Smart Girl -continúa- describe un proceso de descategorización es decir: Yuki inicia un cuestionamiento de lo aprendido: sus roles , la identidad que le ha sido impuesta, los miedos y afectos que ella cree que la definen. En definitiva de aquello para lo que ha sido programada y que le está abocando a unos comportamientos inerciales y alienantes”.

“La gran lección que nos está aportando esta revolución de los géneros -añade Fernando- es la de la deconstrucción del “saber/poder” que nos ha venido diciendo hasta ahora quiénes éramos. Por eso me interesa. La emancipación de la “mujer” trae consigo la emancipación también de la sensibilidad masculina y hasta de las meras categorías de hombre y mujer. Sólo así podemos respetar la otredad , lo diferente como lo que es. Y eso sólo puede realizarse desde una aceptación profunda de uno mismo”.

Por supuesto, la relación del hombre con la tecnología es otro de los grandes temas del cómic. “Me interesa en especial –asegura Fernando- las relaciones de parentesco entre el creador y la tecnología creada; y como esta última, en caso del Smart Droid en el caso de que adquiriese conciencia podría establecer una relación paterno filial e incluso querer asemejarse a sus progenitores o temerles pues de igual manera que les han dado la vida se la puedan quitar".

Página de 'Smart Girl'

Los villanos

En cuanto a otros protagonistas del cómic, Fernando Dagnino destaca: “Los PRI.F o Primitivos del futuro son un grupo político de corte populista, antirobótico y religioso que aboga por la limitación del uso de los Smart droids y la redistribución tecnológica así como por la defensa de su propia interpretación torticera de “los Derechos Humanos”.

Son unos fanáticos reaccionarios –continúa-. Este movimiento canalizará el descontento de las clases sociales que han sido sumidas en las pobreza energética por las “Elitechs” Los PRIFS desprecian a los smartdroids a los que despectivamente se refieren como “Mater” o “Materia” sin alma”.

Ilustración de 'Smart Girl'

De Ray Bradbury a ‘Blade Runner’

La influencia más visible del cómic es Blade Runner (Ridley Scott, 1982), pero no la única. Vamos a empezar por las literarias: “Durante los dos años y medio de creación del cómic -nos cuenta Fernando- me he empapado de distintos tipos de lecturas como Manifiesto contrasexual de Paul.B.PreciadoVigilar y castigar de Foucault o Manifiesto Cyborg de Donna J. Haraway. Y también de innumerables charlas que he escuchado mientras dibujaba , creo que debo estar ya en cuarto de youtube”.

“Y, por supuesto, clásicos de la ciencia ficción como, Ray Bradbury, Flann O´Brien, Philip. K .Dick, Ibsen y su Casa de Muñecas...  hasta poemas sufies del murciano Ibn-Arabi”.

En cuanto al cómic y al cine: “El subgénero de la ciencia ficción Cyber-Noir y la temática de las inteligencias artificiales está muy manido -confiesa Fernando-. Por eso en este tiempo he revisado muchismas películas y animes como Ghost in the Shell , Ex-Machina, Her, Trascendence, West World, etc... para saber qué pequeño enfoque podía aportar Smart Girl, que no estuviera ya hecho”.

Blade Runner es una de mis películas favoritas y la estética de Oxyo city donde transcurre la historia está claramente inspirada en el mundo de esta película. Esa mezcla de cine negro, ambientes opresivos y contaminados, vestimentas ochentenas y escenarios art decó con toques futuristas me encantan y casi diría que definen un género en sí mismo, una perfecta continuación del género policiaco”.

Viñeta de 'Smart Girl'

Ciencia ficción distópica y superhéroes

Destacar el ritmo endiablado y la trepidante acción del cómic, que nos recuerda que Fernando es un gran dibujante de superhéroes. “Al ser este un proyecto personal he intentado combinar las cosas que más me gustan de la narrativa del comic book americano como el dinamismo en las escenas de acción, las elipsis narrativas o la composición de página con otros elementos más propios de la BD francesa como una mayor densidad de trama y un mayor número de viñetas por página”.

“Hay muchísimos ejemplos de comics de estilo superheroico -continúa-, que cuentan historias distópicas como LOW de Rick Remender. Por lo que la línea entre ambos géneros es casi ya inexistente”.

“Llevo los últimos once años trabajando para el cómic de superhéroes americano y la influencia en mi estilo es obvia y me encanta. En el caso de Smart Girl, el estilo cobra unos tintes más “noir” y parecidos a los clásicos de EC de los años 40 y 50, de los que soy fan absoluto” -concluye-.

Ilustración de 'Smart Girl'

Un proyecto personal

Viendo la estupenda edición de Panini es casi increíble que Smart Girl haya sido un arriesgado proyecto personal. “He tardado dos años y medio en realizar este comic –asegura Fernando- y no he contado con ningún otro tipo de financiación mas allá de las ilustraciones por encargo y la realización en paralelo de un cómic para la editorial Glenat, El agente, que se publicará este próximo mes de Junio”.

“Ha sido por tanto un esfuerzo tremendo -confiesa- y ya de partida sabía por limitaciones de presupuesto sabía que sería imposible realizarlo a color. Así que opte por unas sombras de negros muy marcadas y unos juegos de grises para reforzar los ambientes y los volúmenes. Vamos, que no tenía un duro para colorearlo".

 noticias

¿Volverá Smart Girl?

Cuando uno acaba de leer el cómic, lo primero que se nos viene a la cabeza es que queremos más aventuras de Smart Girl. “Si, me encantaría poder continuarlo -confiesa Fernando-. Creo que hay varios hilos que han quedado planteados en este primer tomo que me gustaría desarrollar más en profundidad: La situación sociopolítica, las luchas entre los fanáticos detractores de los robots y los posthumanistas… y, sobre todo, la evolución psicológica de la protagonista”.

“Pero para poder hacerlo tendría que plantearme otro modelo de financiación algo más elaborado que el “amor al arte”.

Mientras, Fernando Dagnino sigue trabajando para el mercado Europa y Norteamérica: “En estos momentos estoy trabajando en una serie llamada Killers para la editorial americana Valiant y también estoy comenzando a escribir el guión de una nueva serie para Glenat, un thriller de magia negra en el que también haré el dibujo”.

Fernando Dagnino y portada de'Smart Girl'

Noticias

anterior siguiente