Enlaces accesibilidad

Islam

La 'Tramdina' o el agotamiento del ayuno del Ramadán

  • Unos 1.500 millones de musulmanes practican el ayuno en todo el mundo
  • En Marruecos es obligatorio bajo pena de cárcel o multa y en algunos casos aparece la Tramdina tras 16 horas sin comer ni beber

Por
Rezo en la mezquita de Hay Inbiaat en Rabat
Rezo en la mezquita de Hay Inbiaat en Rabat. EFE

Cada tarde cuando se pone el sol suena un cañonazo en el Palacio Real de Rabat. Es la señal, y el efecto es inmediato. Las calles se vacían en pocos minutos, coches y motos se volatizan como por arte de magia y la ciudad se queda sola. Es hora de romper el ayuno, comienza el Ftour.

Después de 16 horas sin comer, beber ni fumar, los marroquíes, literalmente, vuelan por volver a casa para "desayunar" cuando ha caído la tarde. Lo primero, beber agua, zumo o leche. Comer unos dátiles, huevo duro y las deliciosas Chebakías (parecidos a nuestros pestiños), después viene la tradicional Harira (una sopa de legumbres muy nutritiva). Pero los expertos recomiendan evitar atracones y bebidas muy azucaradas para romper el ayuno.

"Hay que cenar con normalidad, como el resto del año. Lo mejor para nutrirse después del ayuno es comer mucha fruta, verduras y beber mucha agua", explica la doctora Bahia Hazzaz, experta en nutrición. "Hay muchos jóvenes que rompen mal el Ramadán, comen demasiado y luego tienen muchos problemas digestivos". Al final del mes, las consultas se llenan de pacientes con indigestiones, diarreas, subidas de tensión arterial y problemas biliares.

 

El día a día del Ramadán

     

Vivir de noche

El Ramadán no solo es ayunar, también supone modificar horarios, trasnochar y alterar el ritmo cotidiano. En Marruecos se ha retrasado una hora el reloj durante el mes de mayo para que el amanecer y el atardecer sean antes y se note menos la falta de líquidos y alimentos. Funcionarios y estudiantes reducen sus jornadas; se adelantan las citas en los ambulatorios; cafés, tiendas y gimnasios, cerrados durante el día, abren hasta la madrugada. Porque lo que no se hace de día, se vive de noche.

Los marroquíes acuden varias veces al día a rezar a la Mezquita durante su mes más sagrado, después vuelven a casa a cenar y ver junto a la familia las grandes series de la televisión, todo un clásico durante este periodo y que arrasan en audiencias. Muchos vuelven a salir para hacer la compra o hacer la digestión mientras pasean para volver a ingerir el último bocado antes del alba. "Hay que respetar las horas de sueño porque en Ramadán, la primera víctima es el sueño", asegura la Doctora Hazzaz.

Así que, después de haber dormido menos, cansados y con el estomago vacío, la mayoría de los musulmanes pretende hacer lo mismo de cada día. Pero el humor se resiente, están más irritables y, en algunos casos, se vuelven coléricos y agresivos. Es cuando aparece lo que aquí se conoce como la Tramdina, un cambio de carácter que según los expertos se debe a la falta de glucosa en la sangre.

Para todos los públicos Medina en TVE - Ramadán: adoración y convivencia - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Llega el mes bendito de ramadán.

Para todos los musulmanes

es un periodo de gran júbilo y felicidad.

Ayudamos durante el día,

rezamos y leemos el Corán

durante una buena parte de la noche.

Queridos amigos, muy buenos días.

El ayuno consiste, meramente,

en abstenerse de la ingestión de comida y bebida,

sino que también implica

el eliminar los comportamientos negativos

e inmorales,

y en mostrar la solidaridad

con los que tienen algún tipo de necesidad.

El ayuno en el mes de ramadán,

el mes noveno del calendario lunar islámico,

es uno de los cinco pilares

sobre los que se construye la casa de islam.

Durante este mes,

cada musulmán sano es requerido a ayunar

diariamente desde el alba hasta el crepúsculo.

Es una institución para acercarse a la excelencia

del carácter espiritual de los seres humanos.

El propósito del ayuno es múltiple.

Alá, el todopoderoso,

señala en el Corán que el ayuno se ha prescrito a los creyentes

como antes se prescribió a los pueblos

que vivieron antes que ellos

con el fin de ayudarles a adquirir un autocontrol

y hacerlos más más conscientes de Dios.

Adel Mohamed Najjar, imán de la mezquita de Badajoz,

presidente de la Unión de las Comunidades Islámicas

de Extremadura

y delegado de la Comisión Islámica de España en Extremadura.

Bienvenido.

Muchísimas gracias.

Adel, el objetivo de ayuno es ayudar a obtener el autocontrol,

la "autopurificación" y el conocimiento...

La compasión, el espíritu de cuidar a los demás

y compartir el amor de Dios con los demás seres humanos.

Es una costumbre universal,

¿es recomendada por todas las religiones del mundo?

Bueno, en primer lugar, "ramadán mubarak" a todos.

El ayuno ha sido prescrito a las religiones anteriores

como ha sido prescrito en el islam.

Lógicamente, tiene un objetivo fundamental,

quizá la parte más fácil es dejar de comer,

beber, los actos sexuales desde el alba hasta el ocaso.

Eso es lo que todo el mundo sabe sobre el ayuno.

Pero creo que hay un objetivo mucho más importante,

es llevar a los musulmanes a un nivel de valores y ética.

La cuestión no es dejar de comer y de beber,

el profeta nos enseña quién,

que su ayuno no le deja abandonar los malos actos,

y las mentiras que Dios no necesita que dejes tu comida y bebida.

Estamos hablando de moral, de ética.

Porque detrás de todos los ritos del islam,

hay un objetivo, una finalidad,

que es los valores de los buenos modales.

No podemos olvidar que el profeta Muhammad,

la paz y las bendiciones de Dios sean con él, dijo:

"He sido enviado para completar y enseñar los valores morales".

No solamente en el ayuno, como dije,

todos los fundamentos del islam

buscan llevar al musulmán

a un nivel espiritual muy alto.

Un nivel educativo de buen comportamiento.

La oración:

(HABLA EN OTRO IDIOMA).

"La oración libera de los actos deshonestos".

Si alguien que su oración no le deja abandonar las maldades

de las malas conductas,

Dios no necesita esta oración.

Entonces, el mes de ramadán no es el mes de los noes,

es el mes de los síes.

Educación, comportamiento, purificación del alma...

Claro, el ayuno es un ejercicio.

Pero la finalidad es que el musulmán

tenga buena conducta

y también que piense en los demás.

Podemos sentir felices estando con nuestra familia,

con nuestros hijos,

pero hay que pensar que hay otras personas

que necesitan nuestro apoyo, necesitan nuestra aportación.

Pues eso, el ayuno no es solamente pasar hambre,

acaba de decirlo, sino que es "ibadah", es adoración,

un acto de obediencia a...

Expresión de nuestro agradecimiento a Dios, al mismo tiempo,

entrenamiento espiritual, ¿verdad?

Sí, en el ayuno también hay tantos beneficios,

beneficios emocionales, incluso físicos,

espirituales y sociales.

Si hablamos de beneficios espirituales,

lógicamente, con la lectura del Corán, con los rezos,

crece el estado espiritual en el mes del ramadán.

Lógicamente, eso beneficia al acercamiento del siervo,

del musulmán, hacia Alá, hacia Dios.

También beneficios físicos.

Dios no pretende castigar al musulmán

por privarle de comida o bebida.

Al contrario, el profeta Mohammad, la paz y bendiciones sean con él,

dijo: "Ayunad, y gozaréis de buena salud".

Entonces ese es el objetivo.

El islam cuida y sana el cuerpo.

Entonces el islam prohíbe violencia, el ramadán,

el mes del ayuno también prohíbe violencia

porque hemos visto unas malas lecturas,

malas interpretaciones por parte de unos grupos

que llamamos grupos terroristas, yihadistas, etc.

Y esta violencia crece en el mes del ayuno.

¿Qué se puede decir en este sentido?

Se puede decir que el ayuno no es castigar a una persona,

y como dije anteriormente,

la faceta de dejar de comer y beber es la faceta más fácil.

Hay una faceta más importante,

que hay que cuidar la lengua y las buenas conductas.

Dirigirse al otro con respeto, especialmente a nosotros aquí,

vivimos en una sociedad, mayoritariamente, no son musulmanes,

y nuestro objetivo es dar la buena imagen.

Aquí hablamos del lado social,

los musulmanes tenemos que saber que nuestros vecinos,

la mayoría de nuestros vecinos no son musulmanes.

Y hay que abrir y hago un llamamiento

desde este programa,

a todas las mezquitas, que abran sus puertas

ante sus vecinos.

Que dejemos que nuestros vecinos y conozcan nuestra cultura.

Claro que sí, eso para luchar en contra de los estereotipos,

pero, ¿qué mensaje tenemos que transmitir

a nuestros jóvenes en el sentido de que el ramadán no es violencia?

El ramadán es paz, es diálogo, ramadán es respetar al otro.

Nosotros somos sus ciudadanos, pertenecemos a la sociedad de todos.

Convivimos y convivimos con los demás y tenemos que defender

lo que hemos conseguido,

hemos conseguido una convivencia ejemplar.

Hemos conseguido igualdad,

incluso ante la ley ya tenemos nuestros derechos,

pudimos aclamar nuestros derechos

y hay que actuar como ciudadano y trabajar,

aportar nuestro grano de arena por la sociedad,

por defender la ciudad, la religión,

el país en el que estamos.

Hay que defender la tolerancia, el respeto, y luchar, desde luego,

contra el radicalismo que quiere destruir

lo que hemos conseguido y no vamos a permitir a nadie

que rompa la convivencia que llevamos trabajando muchos años.

Por nuestros vecinos, por nuestros hijos, y por el futuro.

Claro que sí, y por este país de acogida.

Y el espíritu de ramadán, ¿en qué se puede...?

¿Cómo nos acercamos a este mes del ayuno?

¿Cuál es el comportamiento, digamos, del musulmán en este mes?

Tiene que ser un comportamiento ejemplar.

No hay que aislarse.

Sí. La espiritualidad son momentos,

pero durante el día trabajamos,

durante el día conectamos con los demás,

hay momentos espirituales,

pero hay otros momentos que el musulmán, lógicamente,

debe defender los valores, debe defender la buena conducta,

debe defender la convivencia con todo el mundo.

¿Y qué tenemos que intensificar en el mes del ramadán,

en este mes de ayuno,

como actividades más destacadas

para tener una actividad intelectual y espiritual?

Sí, el mes del ramadán es un mes de actividades,

lógicamente hay actividades espirituales

relacionadas con los rezos,

la mezquita se abre ante los musulmanes,

las mezquitas están llenas.

También hay actividades, como dije anteriormente,

sobre organizar jornadas de ruptura de ayuno

donde podemos invitar a la autoridad, a...

Es muy importante.

Es importante y se hace,

en las mezquitas ya se está haciendo esta actividad

porque nos acerca a los demás.

También las actividades,

los musulmanes intentan leer el Corán

todo el Corán para acercarse al buen estado espiritual

cercano de Alá.

Entonces se puede decir que en este mes de ayuno,

tenemos un lema: "mezquita abierta".

Desde luego. Y a todos.

Una mezquita abierta para todos.

La mezquita no es únicamente para los musulmanes,

es la mezquita del barrio.

Hay que tratar la mezquita como la mezquita del barrio

e invitar a todos.

Yo insisto que a nuestros vecinos hay que invitarles,

hay que abrirles las puertas, hay que enseñarles,

e incluso invitarles a la ruptura del ayuno,

a que saboreen los platos típicos árabes.

También la gastronomía puede acercarnos a nuestros vecinos.

La verdad es buen motivo.

Sobre todo, les encanta la cocina árabe.

Hacemos la cocina árabe muy buena y gusta a la gente.

Gusta a la mayoría de nuestros vecinos.

El té, los pasteles, el harira,

que es un plato típico en el mes del ramadán.

Entonces, la verdad que vemos la cara de nuestros vecinos,

satisfacción y alegría.

Por la cercanía y por lo que conseguimos todos.

Para volver un poco a la época del profeta.

En este mensaje para un ramadán preñado de baraka

por una razón especial.

Es el mes en el que Alá reveló su mensaje final

para la Humanidad

al través de nuestro profeta, que las bendiciones estén con él.

Se vuelve mucho diciendo que volvemos al origen,

al comportamiento de los compañeros del profeta

y las actitudes del profeta.

Este mensaje de paz se ha preservado.

Este mensaje de convivencia se está preservando hoy en día.

Recuerdo unas palabras de un sabio islámico,

que en Marruecos lo concen mucho, y en todo el mundo musulmán.

Dijo:

"Prefiero la compañía de un pecador con buenos modales

que la compañía de un creyente con malos modales".

Qué buen ejemplo de convivencia.

Entonces rezamos, ayunamos,

si no completamos esto con buena conducta,

con una sonrisa ante nuestros vecinos,

no hemos conseguido nada.

Aunque el propósito verdadero del ramadán

debería de ser disciplinar nuestra alma

en nuestra conducta moral,

es también objetivo del ramadán desarrollar la misericordia

de nuestro corazón hacia las personas

menos afortunadas en la vida.

Es un instrumento completo para nuestra evolución

como seres humanos.

En lo social y económico, en lo intelectual y físico,

en lo espiritual y filantrópico, en lo privado y lo público.

En lo personal y lo común, en el interior y el exterior.

En todas las esferas de nuestra vida.

Todo en uno.

Adel Mohamed Najjar, muchas gracias por acompañarnos

en este programa dedicado al mes del ramadán.

Un placer.

Señoras y señores, gracias por elegirnos,

volvemos con todos ustedes el próximo domingo.

Ramadan Karim, feliz mes de ayuno.

Adiós.

Medina en TVE - Ramadán: adoración y convivencia

Nervios e irritabilidad

Por eso, mejor evitar las horas previas al Ftourentre las tres y las siete de la tarde. El tráfico de Rabat, una ciudad amable y tranquila, se convierte en un infierno. Hay más atascos y accidentes de tráfico y a los conductores se les suelta rápido la lengua. Todo el mundo quiere volver a casa para echar una cabezada y luego cocinar y poner la mesa.

Si no han roto bien el ayuno, harán mal la digestión y se ponen nerviosos por nada

"El problema de esa gente es que duerme poco. Están más nerviosos y sobreexcitados, sobre todo si son fumadores. Si no han roto bien el ayuno, harán mal la digestión y se ponen nerviosos por nada. Pero los que hacen bien el Ramadán y duermen bien están más calmados porque este mes significa paz, cuidarnos nosotros y nuestro cuerpo", aclara la doctora.

Más de 1.500 millones de musulmanes en el mundo practican el Ramadán. Se celebra en el noveno mes del calendario lunar por el que se rigen. Dura entre 29 y 30 días, desde que aparece la luna creciente hasta la siguiente luna nueva. Coincide con la fecha en la que el profeta Mahoma recibió la primera revelación del Corán, el libro sagrado de los musulmanes, y es uno de los cinco pilares del islam. Los devotos deben ayunar y no mantener relaciones sexuales durante las horas diurnas.

En Marruecos, el ayuno es obligatorio según el artículo 222 del Código Penal, que prevé penas de cárcel de hasta seis meses y una multa a los que beban y coman en público durante el día. Es posible que la rigurosa policía marroquí se haya relajado en sus funciones pero es peor la presión de la calle para los que no quieren practicar el Ramadán.

14 horas - Hoy comienza el Ramadán

Noticias

anterior siguiente