Enlaces accesibilidad

Festival de Cannes

La Francia fallida de 'Les Misérables' del distrito 93 sacude Cannes

  • El cineasta francés Ladj Ly presenta la primera gran película del festival
  • Un policíaco social que avisa: o se cuida a la juventud de los suburbios o la revolución está en camino

Por
Presentación de 'Les Misérables', del cineasta Ladj Ly, en el Festival de Cannes Alberto PIZZOLI / AFP

Pocos lugares tan conscientemente contradictorios como el Festival de Cannes. Yates, fiestas romanas, alta costura y bólidos deportivos rodean el complejo cinematográfico más lujoso del mundo en el que -se apagan las luces- y se proyecta un puñetazo social que deja tambaleando la sacrosanta idea de la mismísima República francesa.

Les Misérables, del cineasta Ladj Ly, sacude el estado letárgico del festival tras su apertura zombie (Dead don’t die, de Jim Jarmuch dejo fríos hasta a fans más declarados del cineasta estadounidense) y regala la primera gran película de la edición con un absorbente policíaco social sobre los distritos abandonados de París que es una llamada de alerta a Macron: la tesis de Ly es que, si no se toman medidas, la revolución está en camino.

Un poderoso prólogo sitúa el escenario: jóvenes de los suburbios acuden en masa al centro de París con su camiseta de les bleus. Francia juega la final del Mundial 2018. La banlieue grita los goles, se jalea a Mbapeé, se entona La Marsellesa. La máquina de hacer franceses funciona.

Pero no: a continuación se despliega la realidad de la barriada de Montfermeil, en el distrito parisiense de Seine-Saint-Denis. El distrito 93 que el mundo entero todavía asocia a los disturbios de 2005 en el que ardieron miles de coches. El estallido de cólera pasó, pero, según muestra Ladj Ly la rabia sigue latente y nadie aporta futuro en el callejón de los suburbios.

TRAILER LES MISÉRABLES WITH ENGLISH SUBTITLES from Salaud Morisset on Vimeo.

(tráiler del cortometraje homónimo de Ladj Ly)

Victor Hugo en el '93'

Ly, de origen senegalés, creció en Montfermeil, nada en su película parece impostado y su autoridad es indiscutible. Montfermeil es célebre también por inspirar a Víctor Hugo Los miserables. “No hay malas hierbas ni hombres malos, solo hay malos cultivadores”, escribió Hugo en la novela, una cita rescatada por Ly para subrayar que poca responsabilidad pueden tener miles de niños y adolescentes estigmatizados por un estado ausente.

Les Misérables combina la facilidad francesa para el naturalismo con personajes y estructura narrativa que aprovecha todos los códigos del género policíaco: un policía timorato en su primer día de patrulla asiste a los desmanes de sus dos colegas.

Esos tres policías no son únicamente arquetipos: son la única conexión entre los jóvenes de los suburbios y el estado. Drogas, prostitución, falsificaciones son el motor económico de un delicado equilibrio tribal entre mafiosos, Hermanos Musulmanes a la caza de vocaciones, gitanos y policías. Cuando un chaval roba una cría de león a un circo de gitanos, los contrapesos, agravados por la torpeza policíal, revientan

Colocar la ópera prima en la lucha por la Palma de Oro se cuenta con los dedos de las manos (no sucedía desde 2015 con Hijo de Saul). Es el caso de Ladj Ly, documentalista que venía avalado por el multipremiado cortometraje homónimo del que ha brotado su película.  Aunque se asocia a El odio, de Mathieu Kassovitz, por su retrato de la rabia, y a Ley 627, de Bertrand Tavernier, por su realismo policial, Les Misérables tiene personalidad suficiente para olvidar las referencias.

Ly viene del documental, pero su película no es un reportaje y toma partido. Insiste en los abusos policiales y es benevolente con los Hermanos Musulmanes, algo que escocerá a los que asocian ‘el 93’ con el terrorismo. Les Misérables es una advertencia –aunque mientras se acababa la película los chalecos amarillos ya tomaban las calles-, pero la pregunta de Ly sigue abierta: ¿hasta cuándo puede soportar un país fundado en la idea de igualdad tanta asimetría?

Al salir del Palais des Festival, no hay ni rastro del distrito 93. Ly posiblemente comparta la extrañeza que sintió Ken Loach (que por cierto será el próximo en desfilar por la alfombra roja) cuando ganó hace tres años la Palma de Oro¿Qué hago con una película social como esta en un sitio como este?

Noticias

anterior siguiente