Enlaces accesibilidad

Elecciones municipales

El duelo Casado-Rivera por liderar la derecha ya tiene lema electoral: el "contrapeso" a Sánchez

Por
Elecciones 26M: Casado pide al PP remar en la misma dirección para responder a los problemas de España

El duelo por el liderazgo del centro derecha sigue plenamente abierto tras las elecciones generales del 28 de abril, cuando PP y Ciudadanos quedaron a apenas 200.000 votos de distancia. Pablo Casado y Albert Rivera han trasladado su carrera particular a esta "segunda vuelta" de las elecciones autonómicas y municipales del 26M, y desde las primeras horas ya se ha visto que intentan colocar un mismo mensaje para tratar de imponerse el uno sobre el otro a ojos de los ciudadanos. Es la imagen del "contrapeso" a Pedro Sánchez y al Ejecutivo que puede formar.

Ser el contrapeso político a Sánchez y sus posibles pactos de Gobierno es otra manera de autoproclamarse líder de la oposición, y sobre todo de marcar territorio una vez reconocido que será el PSOE el que forme un Ejecutivo, de una manera u otra. Este concepto, el de "contrapeso", está entrando repetidamente en los discursos de los líderes de PP y Ciudadanos, sin apenas diferencias y compartiendo el mismo objetivo.

PP, "contrapeso" y "correctivo"

Lo ha hecho este viernes el presidente del PP, Pablo Casado, en el acto de presentación de su programa y candidatos a las elecciones europeas, en Zaragoza, a la orilla del río Ebro. Allí, junto a Dolors Montserrat y el excomisario y exministro Miguel Arias Cañete, ha pedido el voto al PP para que sirva de "contrapeso" para que los socialistas sepan "que no hay una autopista libre para que sigan haciendo lo que quieran, con las alianzas que quieren ocultar, con guiños a los independentistas y los comunistas de Podemos". 

“¿Vamos a permitir que con el escaso resultado del PSOE reciban otro espaldarazo el 26 de mayo para que gobiernen con los escaños de Podemos y ERC, que es por donde apunta la vía Iceta que ya están ensayando?”, ha dicho el líder 'popular'.

"Contrapeso" está siendo el mensaje empleado también por otros candidatos del PP que se juegan en estas elecciones no sólo mantener u optar al Gobierno, sino quedar por delante de Ciudadanos, aunque según lo apuntado por la encuesta preelectoral del CIS -realizada antes de conocerse el resultado de las elecciones del 28A- no habría 'sorpasso' de los naranjas más que en el Ayuntamiento de Barcelona.

Sin embargo, de contrapeso al PSOE y el bloque de izquierdas hablaron también el jueves los candidatos al Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y a la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso. Todos citan como ejemplo -y lo seguirán haciendo como leitmotiv de sus discursos en los próximos días- la función de "contrapeso" de las políticas del PP en tiempos del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero o ahora, de Pedro Sánchez. Ayuso ha prometido este mismo viernes a los madrileños que "cada vez que Pedro Sánchez les suba los impuestos", ella "se los va a bajar".

Ciudadanos, "contrapeso" y "resistencia"

De la misma manea, el "contrapeso" del PP a Sánchez quiere ser "correctivo", el de Ciudadanos quiere ser además "resistencia". Estas palabras las ha empleado en sus primeros discursos el líder de esta formación, Albert Rivera, que postula a su partido a nivel municipal y regional como un frente al Gobierno nacional de Pedro Sánchez respaldado por Podemos. 

"Os pido que nos movilicemos por dos causas", ha dicho Rivera este viernes en un acto en Manresa (Barcelona), junto a Inés Arrimadas. "Una, a de la libertad y la unión de todos los españoles y europeos, y otra, ser el contrapeso al gobierno de Sánchez con los independentistas y con Iglesias. Necesitamos un gran resultado electoral en las municipales y las europeas para frenar a Sánchez y sus socios y que España tenga un proyecto de futuro que se llama Ciudadanos", ha proclamado. 

"Si Sánchez quiere subir impuestos, tiene que haber gobiernos que los bajen. Si Iglesias quiere machacar a las clases medias y las familias, tiene que haber gobiernos autonómicos y municipales que las defiendan. Si en Europa algunos quieren destruir Europa y España, como los separatistas, hay que tener un gran resultado en las europeas para defender España y Europa", subrayaba Rivera el jueves en la apertura de campaña.

A fin de cuentas, la apelación al "contrapeso" es otra fórmula para pedir pedir el famoso voto "útil", bien para los 'populares' o bien para los naranjas, como representante primero del centro-derecha, de cuya fragmentación y sus efectos se sigue quejando Casado en sus mítines.

Líder de la oposición

Todo este discurso de Casado y Rivera busca un objetivo: ser percibidos y poder ejercer como líder de la oposición en el Congreso una vez que pase este ciclo electoral. Con una importante salvedad: tal "contrapeso" no conduce a ninguna distinción, como tratan de atribuir desde uno u otro partido para sus respectivos presidentes.

Y es que la figura del líder de la oposición no existe en la normativa parlamentaria. Es más bien una práctica y costumbre que un cargo; un distintivo que arroga cierta autoridad política, aunque no supone ninguna representación efectiva de la "oposición" política al Gobierno ejercida en las Cortes, ya que no está regulada ni en el Reglamento del Congreso ni en ninguna otra norma. 

Al final, la distinción como líder del partido con más escaños es un despacho específico en el Congreso, el orden de intervención de sus portavoces en los debates o el orden protocolario junto al resto de autoridades del Estado en los actos oficiales, informa la agencia Efe.

Noticias

anterior siguiente