Enlaces accesibilidad

Macron promete bajar el impuesto de la renta y más descentralización como respuesta a los 'chalecos amarillos'

  • El presidente francés plantea una reforma constitucional que llegue al Parlamento antes del verano
  • “Hay un profundo sentimiento de injusticia fiscal, territorial y social. Y hay que darle una respuesta” ha dicho Macron

Por
Macron presenta las iniciativas que ha extraído del gran debate nacional como respuesta a los 'chalecos amarillos'

El presidente de Francia, Emmanuel Macron ha presentado este jueves una bateria de medidas que incluye bajar el impuesto de la renta para los trabajadores al tiempo que pretende vincular las pensiones más bajas con la inflación, en respuesta a la crisis de los 'chalecos amarillos' que puso en jaque a su gobierno.

Macron ha defendido durante su discurso ante 320 periodistas en el Elíseo, el primero de este estilo que celebra desde su llegada en mayo de 2017, la necesidad de "trabajar más" para compensar el descenso de impuestos y la reducción del gasto público que busca su Gobierno, en una rueda de prensa.

Después de cinco meses de protestas y dos meses de gran debate nacional, el presidente galo ha enumerado otros objetivos para el resto del mandato y que espera llevarlos al Parlamento antes de verano, como una reforma constitucional que permita una descentralización "diferenciada", la reducción del número de parlamentarios, la introducción de un porcentaje de proporcionalidad en la Cámara Baja y la supresión de la ENA, el vivero de las élites francesas.

“Hay un profundo sentimiento de injusticia fiscal, territorial y social. Y hay que darle una respuesta”, ha reconocido Macron en un discurso que tenía previsto pronunciar el pasado 15 de abril y fue cancelado por el incendio de la catedral de Notre Dame.

Suprimir puestos funcionarios

Emmanuel Macron se ha declarado dispuesto a "abandonar" el objetivo de suprimir 120.000 puestos de funcionario que se había fijado "si no es soportable", y  ha pedido al Gobierno que dé "su análisis antes de verano".

"Cuando debemos reinvertir en seguridad, en educación y en justicia, no voy a dar órdenes contradictorias al Gobierno", ha declarado. 

El presidente galo ha matizado sobre la reducción que desea en el impuesto sobre la renta que estima "en torno a 5.000 millones, y piensa que "estaría bien", aunque ha dejado en manos de su Gobierno precisar la cuantía. Además, esta bajada se financiará en parte con el fin de algunas exenciones fiscales que benefician a empresas.

Macron ha admitido la necesidad de acelerar su plan de reformas, pero ha rechazado que lo realizado haya sido en vano. Los cambios "no han sido lo suficientemente radicales ni rápidos, pero creo profundamente que han sido justos".

Junto a la bajada de impuestos, el presidente galo ha decidido que desde enero de 2020 las pensiones de menos de 2.000 euros se vincularán a la inflación y esto se generalizará al conjunto a partir de 2021.

La intención es que el mínimo para las pensiones contributivas quede por encima de los mil euros y alargar el período de cotización para los trabajadores, aunque no por retrasar la edad legal de jubilación.

Suspende el impuesto ISP

Macron se ha mostrado favorable a la supresión de la Escuela Nacional de Administración (ENA), que es considerada el vivero de las élites del país, una de las medidas más polémicas de las que ha desgranado en su comparecencia.

También, ha hablado de ampliar la posibilidad de los referéndums, sobre todo para cuestiones de ámbito local y ha hablado de “un nuevo acto de descentralización” y un “nuevo pacto territorial” para acercar más las decisiones a la gente.

El presidente francés ha agregado que este "nuevo acto de descentralización" tendría que basarse en unos pocos principios simples, "en primer lugar responsabilidad, legibilidad y financiamiento" y ha añadido que la descentralización en el pasado ha sido "todo menos clara".

Asimismo, ha prometido que de aquí a finales del quinquenio en 2022 no se cerrarán más escuelas ni hospitales sin el acuerdo de los alcaldes correspondientes, lo que no implica que haya una "reorganización".

Macron ha reforzado su intención de continuar las reformas y ha rechazado algunas de las principales medidas reclamadas por los 'chalecos amarillo' como la de reintroducir el criticado suspendido impuesto sobre la fortuna (ISF).

A cambio, ha propuesto bajar a un millón el número de apoyos ciudadanos necesarios para impulsar el ya existente referéndum de iniciativa compartida, que también exige el respaldo de un número de diputados.

El Gobierno se reunirá el lunes próximo lunes para preparar la aplicación de sus medidas, cuya presentación también ha servido de inicio oficioso de la campaña para las europeas de mayo.

Noticias

anterior siguiente